cursos de formación

Susana Díaz y Juanma Moreno abren una ‘guerra sucia’ con sus parejas en la diana

El PP trata de cercar a la presidenta por la supuesta vinculación de su esposo en el fraude de los cursos, y Díaz entra en el fango con acusaciones contra la mujer del líder popular

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el líder del PP-A, Juan Manuel Moreno. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el líder del PP-A, Juan Manuel Moreno. (EFE)

Susana Díaz se mostró más nerviosa y crispada de lo habitual el pasado jueves en su cara a cara con el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla. El PP bromea con lo que le está cambiando el carácter, a peor, mientras Pedro Sánchez le gana el pulso interno del PSOE en Madrid. Al margen de maledicencias, fue muy comentado desde otros grupos de la oposición que asistían al duelo el tono tan duro e hiriente con el que la presidenta de la Junta replicó a las críticas del líder popular. Sobre todo fue llamativo que fuera ella, tan celosa de su vida familiar, la primera que arremetiera contra la mujer del líder del PP-A, que asistía estupefacta al debate en la tribuna de invitados, poniendo de manifiesto que la pareja de Moreno se haya negado a hacer pública su declaración de la renta.

Hace ya dos años, en 2012, desde que llegó a la presidencia del PP andaluz, que los socialistas recurren a la negativa del líder popular a hacer público el IRPF de su pareja, Manuela Villena, licenciada en Ciencias Políticas, que tiene separación de bienes, no ocupa cargo público y lleva en paro desde que la familia se trasladó a Sevilla. En Madrid, ocupó con Ana Botella como alcaldesa el puesto de gerente de la Junta Municipal del Distrito Barajas, un puesto de libre designación con una remuneración de 85.669 euros, según figuró en su momento en la web municipal. “Algo hay, tenemos información”, insinúan desde el equipo de Susana Díaz, sin aportar ni un dato más, ni una prueba, ni un papel.

Al término del debate, se pudo observar al vicepresidente del Gobierno, Manuel Jiménez Barrios, conversar en el hemiciclo con el líder del PP-A. Al parecer, le trasladó su desazón por el cruce de reproches personales con las parejas de los líderes políticos en la diana. Sirvió de poco. Moreno Bonilla, que tenía ciertas dudas sobre entrar en el juego con el marido de la presidenta, José María Moriche, decidió tras los ataques a su esposa arremeter de lleno contra el esposo de Susana Díaz. Este tampoco es un tema nuevo. Justo este jueves, después de cuatro meses de reclamaciones, ha llegado a la comisión de investigación sobre el fraude de los cursos el expediente relativo a una fundación de UGT, el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES), clave porque esta fundación fue supuestamente una de las que más fondos públicos desviaron, cargando a la Junta por presuntas acciones formativas todo tipo de gastos del sindicato.

Contrato de mileurista

El marido de Susana Díaz, José María Moriche, y el expresidente del Gobierno Rodríguez Zapatero. (EFE)
El marido de Susana Díaz, José María Moriche, y el expresidente del Gobierno Rodríguez Zapatero. (EFE)

En ese expediente, el 98/2009/J/217, es donde el PP supone que figura el marido de Susana Díaz. Moriche trabajó como administrativo en esta fundación de UGT. Según fuentes del Gobierno andaluz, tuvo un contrato de fijo discontinuo “durante unos ocho años” y lo llamaban de forma puntual “por meses”. Su sueldo, aseguran, era de “mileurista”. Hasta ahora, la Junta había limitado la vinculación de Moriche con el sindicato a un año, 2010. Las declaraciones de IRPF de la presidenta y de su pareja se han hecho públicas desde que accedió al cargo en 2012. En la última, de 2014, la presidenta acredita 64.072 euros de ingresos anuales y su esposo, 18.719.

El PP ha dejado claro que va a tratar de cercar a Susana Díaz con las supuestas vinculaciones de su cónyuge con la trama de los cursos de formación. De hecho, han pedido “en un plazo de 24 horas” todos los expedientes que existan donde figure Moriche y han exigido que se envíen digitalizados. La Junta sigue mandando toneladas de papeles “desordenados” para obstruir la investigación, asegura el PP. El expediente de la fundación de UGT está formado por centenares de folios, casi un millar. Fuentes del Gobierno andaluz aseguran que tras la revisión interna de este documento, no hubo “ni una sola objeción a los salarios”. Insisten en que el contrato de Moriche era como administrativo.

La fundación de UGT emitió un comunicado en mayo de 2014, tras destaparse supuestas irregularidades, en el que aseguraba que “todos los costes imputados a los cursos se ajustan a la norma y han sido justificados”. El sindicato aseguraba que el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) firmó un convenio con UGT que facultaba al sindicato a impartir acciones formativas para los desempleados andaluces y señalaba que en ese convenio se reconocía que estos cursos los organizara la fundación ‘ugetista’ sin que ello supusiera una subcontratación de las acciones formativas. La nota defiende que todos los gastos cargados a la formación estaban “justificados”.  “Así es que los costes justificados de D. José Mª Moriche Ibáñez, como los de todos los/as trabajadores/as de esta Fundación vinculados a este programa, responden a gastos reales y necesarios relacionados de manera indubitada con la actividad subvencionada y aplicables a dicho programa por su naturaleza y finalidad”, concluye UGT.

El PP quiere saber "en qué cursos ha dado clases y cuánto ha cobrado" el marido de Díaz

El PP también pone en duda, de momento sin pruebas, que la pareja de Susana Díaz cobrara como administrativo. El diputado Miguel Ángel Torrico aseguró que desde el PP-A quieren saber "en qué cursos ha estado trabajando como profesor, qué materias ha impartido, durante cuánto tiempo, qué proceso de selección ha pasado para ser elegido o cuánto cobró". El PP ha comenzado a rastrear la documentación para analizar si parte de las nóminas de Moriche fueron cargadas por el sindicato a las subvenciones de la Junta como acciones formativas. Desde el entorno de Susana Díaz, insisten en que en su contrato y sus nóminas figura su categoría “como administrativo”.

La Junta siempre ha defendido que Moriche fue despedido del sindicato una vez que Susana Díaz tomó posesión como consejera de Presidencia, en 2012. Tras meses en paro, fue contratado como administrativo por la cadena de librerías Beta, con vinculaciones con la productora ZZJ. La presidenta siempre ha defendido que “eso no es noticia”.

El hilo de la "financiación ilegal"

En el caso de UGT, sindicato hermano del PSOE, la supervisión de las subvenciones entregadas por la Junta provocó una ruptura en las relaciones. De hecho, el sindicato, que dirige Carmen Castilla, ha llevado a los juzgados la reclamación de 1,8 millones de euros que le hizo la Junta y hasta ha ganado una de las demandas, anulando el juzgado parte de uno de los expediente de reintegro. A la presunta trama del fraude de la formación, en el caso del sindicato UGT hay que sumar un gran caso de presunta financiación ilegal, mediante un alambicado sistema de facturas falsas y comisiones a proveedores.

El PP también ha dejado claro que aprovechará la comisión de investigación para rastrear sobre una posible financiación ilegal del PSOE a través de los cursos de formación mediante el alquiler de sedes del partido al sindicato para celebrar las acciones formativas. La jueza Alaya también activó esa vía de investigación, sin éxito hasta el momento. El Parlamento andaluz comienza este viernes a recibir a los comparecientes de la comisión de investigación presidida por Ciudadanos y que en estos cinco meses desde que se constituyó no ha arrojado ninguna luz sobre la presunta estafa millonaria. Serán los interventores de la Junta los que arranquen las comparecencias. A Susana Díaz le tocará desfilar el próximo mes de junio.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios