CON DANIELE GRASSO AL FRENTE

El Confidencial, referencia del I Congreso Internacional de Periodismo de Datos

La Unidad de Datos de este diario, nacida en el verano de 2013, presenta en el encuentro celebrado en Málaga algunos de sus mejores trabajos que explican las claves de su éxito

Foto: 'The Migrants Files'. (EC)
'The Migrants Files'. (EC)

Académicos y periodistas coinciden de modo unánime. Sin discusión. La Unidad de Datos de El Confidencial que pilota Daniele Grasso se ha situado en la referencia indiscutible del I Congreso Internacional sobre Periodismo de Datos celebrado este jueves y viernes en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga ('hashtag' #indatamlg) en la que han participado los principales medios nacionales, Aron Pilhofer, editor ejecutivo digital de ‘The Guardian’ y Stephen K. Doig, Premio Pulitzer 1993.

La Unidad de Datos de este diario, nacida en el verano de 2013, la primera de un medio español, modelo de otras desarrolladas por El Mundo o El Español, está integrada dentro de la estructura de El Confidencial Lab. El equipo lo conforman, además de Grasso, Jesús Escudero (especialista en solicitar información a las administraciones vía Ley de Transparencia), Adrián Blanco y el programador Antonio Esquembre. ¿La filosofía? Crear historias de datos… cuando no hay datos.

El multipremiado 'The Migrants Files'

El periodista italiano, que lleva siete años de residencia en España, radiografió algunos de los principales trabajos desarrollados en El Confidencial como el multipremiado The Migrants Files, junto a otros 15 periodistas europeos con el que ganó el Data Journalism Awards 2014 y el European Press Pritze 2015. Esta investigación, basada en un hecho noticioso, y con un enfoque paneuropeo que certificó 23.000 muertes verificadas (2014), detalló cómo se repartían el dinero de las mafias y el coste de al menos 15.000 millones de euros a los ciudadanos europeos. "Conseguimos demostrar con datos que levantar muros sólo consigue que los migrantes vayan por rutas más peligrosas", resaltó Grasso (aquí su presentación).

El responsable de la Unidad de Datos también explicó el estudio Generation E sobre la emigración de los jóvenes al sur de Europa, más de 2.000 historias, incluidos datos abiertos, todo ello basado en una narrativa común. El trabajo se publicó, además de en El Confidencial, elegido por Google como medio para fomentar la innovación periodística, en ‘Público’, ‘Radio Bubble’, ‘Il Fatto Quotidiano’. También tuvo eco en medios como ‘The Guardian’, ‘Columbia Journalism Review’ o ‘Vice’.

¿Y en el día a día? El Prometómetro se ha convertido en uno de los trabajos de más relevancia de la Unidad de Datos de El Confidencial (“Los candidatos ya han prometido 253.000 millones de euros”). El método se basó en leer con detalle los programas electorales de cada uno de los partidos. O #Madridaasco, esto es, cómo utilizando las redes sociales y las fotografías de los usuarios se recrea en un mapa interactivo la suciedad en la capital con la huelga de basuras de diciembre de 2014.

"Dentro de cinco o diez años se dejará de hablar de periodismo de datos. Sólo se hablará de periodismo"Grasso vaticina que dentro de “cinco o diez años” dejaremos de hablar de periodismo de datos, será solo periodismo. “Es importante tener la mente súperabierta. Hay que escuchar y entender a los compañeros que están en las redacciones clásicas y que sepan que no hacemos mapitas, sino periodismo, entendiendo qué significa un dato y en qué contexto ponerlo”, admite el periodista, que define como “muy líquida” la Unidad de Datos de El Confidencial. “Se mueve por toda la redacción. Trabajamos con otros compañeros que a menudo te dan un enfoque en el que tú no habías caído.

El jefe de la Unidad de Datos adelantó que El Confidencial Lab tendrá su propia web de referencia, integrada dentro de la página de este diario, y valoró el trabajo del departamento técnico, “una mina de oro”. “Son gente muy potente. Es como tener un superhéroe al lado”, resaltó. “A veces cumplimos una función de departamento de comunicación moderno. Nos manejamos con redes de acceso libre, creamos bases de datos conectadas entre sí y rompemos barreras”.

Mar Cabra, miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), integrado por 185 reporteros en más de 50 países, también diseccionó en el congreso de Málaga alguno de sus trabajos publicados en El Confidencial como la Lista Falciani del banco HSBC (#swissleaks). En una intervención muy didáctica, titulada ‘De mayor quiero ser periodista de datos’ (aquí la presentación completa), Cabra incidió en la necesidad del trabajo en equipo, en amar los datos… y la Hoja Excel, una herramienta imprescindible a la que los periodistas clásicos no están nada acostumbrados.

La periodista elaboró una suerte de decálogo que sirve de referencia para todo aquel estudiante o periodista que se quiera iniciar en el periodismo de datos. A saber: al principio hay que huir de proyectos complicados. Hay que explotar fuentes públicas. Para ello, puso el ejemplo de este diario: ‘Las infracciones por aparcar mal representan el 57% de las multas de tráfico en Madrid’, una información elaborada por el tándem Grasso & Escudero o cómo la Ley de Transparencia puede ofrecer una exclusiva como el reportaje ‘Dónde están y cuántas multas ponen cada año los más de 300 radares fijos de la DGT’, publicada por El Confidencial en abril de 2015.

Aprender a programar

Cabra tiene muy en cuenta la frase de la periodista Amanda Cox (‘The New York Times’): “Nunca nada importante empieza con el titular: ‘Aquí tienes los datos. Espero que encuentres algo interesante”. Antes de acabar su intervención, resaltó la importancia de aprender a programar, la comprobación de los datos, cómo hay que chequearlos varias veces “o que los revise un compañero”, además de la contrastación de informes oficiales, mencionar siempre a la fuente, contar la metodología y publicarla.

Antonio Delgado, responsable de la Unidad de Datos y Visualización de ‘El Español’, abundó en cómo en el contexto periodístico actual “sobran tertulianos y opinión y falta información”. “Se haría un buen favor si el periodismo de datos consigue acabar con el periodismo de declaraciones”, explicó Delgado y corroboró Manuel Castillo, director del diario ‘Sur’, moderador de una de las mesas redondas.

El congreso se puede resumir en una frase de Paula Guisado, de la Unidad de Datos del diario ‘El Mundo’: “Tener los datos no significa que estén listos para ser utilizados. Hay que invertir tiempo en pensar”. Grasso comparte la misma opinión: “Un trabajo riguroso necesita de tiempo”. Son opiniones, pero ellos prefieren hablar con datos. Y periodismo.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios