renunció a su escaño en el senado

La marcha de Griñán no despeja dudas sobre el resto de imputados en los ERE

Los socialistas no volverán a incluir como senadores a quienes sigan imputados, y el diputado José Antonio Viera podría dimitir por consejo de sus abogados para dilatar su causa

Foto: José Antonio Griñán, expresidente de la Junta de Andalucía, en una imagen de archivo. (EFE)
José Antonio Griñán, expresidente de la Junta de Andalucía, en una imagen de archivo. (EFE)

La renuncia oficial del expresidente José Antonio Griñán como senador no arroja luz sobre el futuro inmediato del resto de los otros cuatro imputados que permanecen en el Senado y el Congreso por el caso ERE. El PSOE andaluz asegura que no piensa modificar sus tiempos y prepara el relevo de los senadores por la comunidad autónoma dentro de los “primeros plenos”. Eso supondría no sólo la salida de Griñán, sino también de la senadora Mar Moreno si se designan estos puestos antes de que hable el Supremo. Aunque las quinielas judiciales señalan que posiblemente para la exconsejera de la Presidencia el juez instructor archivará el caso, su salida sería inevitable si la decisión del Alto Tribunal se demora.

Griñán formalizó ayer su renuncia y dejará de estar aforado, por lo que posiblemente saldrá de la terna de exdirigentes socialistas en manos del Supremo. Esta circunstancia le obligará a quedar en manos del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, donde la sustituta de Mercedes Alaya, la magistrada María Núñez Bolaños, tomará posesión este martes de forma oficial de su nueva plaza. Aunque Alaya espera respuesta del Consejo General del Poder Judicial sobre una comisión de servicio que le permita permanecer en su puesto, es más que improbable que permanezca al frente del caso ERE. Ella misma ha hecho saber que esa instrucción la considera más que encarrilada, tras cuatro años desde que arrancó el caso y con unos 271 imputados, y que prefiere hacerse cargo de los cursos de formación o los avales fallidos a empresas desde la Junta. En cualquier caso, la decisión dependerá de la nueva titular.

Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía. (EFE)
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía. (EFE)

La designación de senadores por el Parlamento andaluz no tiene fecha. Dependerá de la decisión que tome la Mesa de la Cámara, donde se sientan también el resto de partidos de la oposición. Fuentes parlamentarias aseguraron que no es tan rápido ni tan fácil y que debe proponerse una candidatura conjunta y paritaria de todos los partidos. Andalucía deberá nombrar a nueve representantes en la Cámara Alta y el reparto previsto es que sean cuatro del PSOE, tres del PP, uno de Podemos y uno de Ciudadanos. No obstante, desde los servicios jurídicos del Parlamento andaluz indicaron que, aplicando la ley D’Hont, serían cinco socialistas, por lo que Ciudadanos podría quedar fuera.

Griñán ha difundido los dos escritos que ha hecho llegar a Susana Díaz en los últimos meses. La primera misiva está fechada el 10 de abril, cuando por primera vez pone su cargo a disposición de la dirigente socialista y le comunica que no quiere seguir los meses que quedaban hasta la designación de nuevos senadores. Lo hizo el día después de acudir a declarar al Supremo y cuando asumió: “No hubo un gran plan pero sí un gran fraude”. La segunda carta está fechada el pasado 7 de junio; ese día Griñán reiteraba su deseo de no seguir en el escaño para facilitar la investidura de Susana Díaz.

Fuentes próximas al expresidente andaluz aseguraron que su renuncia, que ayer se registró en el Parlamento andaluz y este martes aceptará la Mesa del Senado, se debe a motivos “personales y políticos” y no forma parte de ninguna estrategia judicial. De hecho, las cartas, insisten estas fuentes, se redactaron mucho antes de que circulara la posible decisión del Supremo de seguir adelante con la causa de Griñán y mucho antes también de que se supiera que la juez Alaya no iba a seguir en su puesto.

Fuera de los aforados pero sin caer en Alaya

La juez Alaya. (EFE)
La juez Alaya. (EFE)

Sobre la decisión que ahora tomará el Alto Tribunal, todas las fuentes consultadas son cautas, aunque la secuencia de los hechos acontecidos hasta ahora apunta a que el expresidente saldrá del Supremo al perder su aforamiento. La sala del Alto Tribunal dejó claro, en contra de las tesis de Alaya, que la causa no era “inescindible”, como mantuvo la magistrada, y se limitó a asumir la instrucción de los aforados. Además, posteriormente el instructor ha denegado hasta tres peticiones de imputados que solicitaron personarse en el Supremo alegando que no estaban aforados. En un correo electrónico a Díaz, el expresidente andaluz le relata su “dolor” por verse en este trance “tras 45 años de servicio público”. “Así que sólo me queda desearte mucha suerte y de vez en cuando tomar un cafetito. Cuídate. Besos”, se despide.

Tras la marcha de Griñán, los socialistas quieren agilizar la designación de senadores andaluces y señalan que cualquier imputado quedaría fuera de sus propuestas. Eso dificultaría la continuidad de Mar Moreno si no hay dictamen del juez antes. La situación de los diputados en el Congreso que están a la espera de si el instructor emite o no suplicatorio no va a cambiar, indicaron fuentes socialistas. Manuel Chaves esperará a que hable el Supremo para dar un paso atrás en el caso de que siga adelante su imputación. Renunciará al acta, como se comprometió la presidenta Susana Díaz con Ciudadanos para lograr su investidura, si debe responder por este caso. Si no, se marchará con normalidad en noviembre una vez que haya nuevas elecciones y no figurará en las listas de las generales.

En el caso del exconsejero de Empleo José Antonio Viera, que con toda probabilidad según diversas fuentes conocedoras del caso no podrá librarse de una imputación firme, su futuro está más en el aire. Viera mostró públicamente su disconformidad con la orden de Ferraz y del PSOE andaluz de que entregue el acta. Sin embargo, ahora se baraja que pudiera renunciar a su escaño y perder el aforamiento para ganar tiempo. Este es el consejo que le habrían dado sus abogados. Viera no tiene posibilidades de repetir en las listas electorales y, aunque se plante ante su partido, dejará de ser diputado sí o sí en otoño. Finalmente quedaría también en manos de la justicia ordinaria. Si renuncia ya, se libraría del suplicatorio del Supremo y retornaría casi en el punto cero al Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla.

El exconsejero andaluz de Empleo José Antonio Viera. (EFE)
El exconsejero andaluz de Empleo José Antonio Viera. (EFE)

Viera no mantiene ya lazos con la dirección del PSOE andaluz y, aunque algunos dirigentes socialistas dieron por bueno este escenario, él no ha comunicado oficialmente ninguna decisión al respecto.

Tampoco se sabe qué va a ocurrir con el exconsejero de la Presidencia Gaspar Zarrías, cuyo futuro político también está en el aire. Zarrías, que fue durante décadas uno de los hombres con más poder en el Gobierno y en el PSOE andaluz como secretario general de Jaén, tampoco tiene ya muchas posibilidades de repetir en las listas, según confirmaron fuentes socialistas. El Supremo tendrá también que decidir si tuvo responsabilidad penal en el supuesto fraude millonario de las ayudas sociolaborales.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios