Es noticia
Menú
Presión máxima sobre Villacís para que no haya lista de Cs en Madrid el 28 de mayo
  1. España
ELECCIONES MUNICIPALES

Presión máxima sobre Villacís para que no haya lista de Cs en Madrid el 28 de mayo

En el equipo de la vicealcaldesa denuncian maniobras por parte del PP para borrar del mapa a los naranjas y absorber sus últimos votos. El partido concurrirá en solitario a las próximas elecciones municipales en el ayuntamiento

Foto: La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacis. (EFE/Borja Sánchez-Trillo)
La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacis. (EFE/Borja Sánchez-Trillo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ciudadanos ha iniciado un conato de guerra civil capaz de enterrar el partido antes incluso de que lo hagan las urnas. Pero hay un territorio que escapa, en parte, a ese proceso de deterioro orgánico e institucional. Cibeles es la joya de la corona de Ciudadanos y Madrid es casi el único territorio donde las encuestas abren un resquicio a la supervivencia del partido. Pero, de momento, en el grupo municipal de los naranjas hay muchas más sombras que luces. Los obstáculos alrededor de Begoña Villacís se multiplican y la presión para que la candidatura de Ciudadanos se esfume crece por momentos.

La vicealcaldesa de Madrid sigue sin confirmar su candidatura para las próximas elecciones municipales, aunque en su entorno ya aseguran que Ciudadanos concurrirá en solitario, sin coaligarse con otros partidos políticos. Sin embargo, los movimientos internos en busca de cobijo en otras fuerzas, especialmente en el PP, y la presión procedente de esta formación en particular obstaculizan las ganas de Villacís de condicionar un hipotético Gobierno local liderado por José Luis Martínez-Almeida, una posibilidad que suscriben los últimos sondeos.

Foto: La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. (EFE/Javier Lizón)

En el entorno de la dirigente insisten en que, pese a los rumores, no busca un acomodo en el PP. Aunque reconocen que, a día de hoy y en plena crisis interna, las siglas naranjas estorban más que ayudan. En Génova, por su parte, han enfriado el acercamiento a la vicealcaldesa, hasta el punto de que algunas fuentes dan ya esa puerta por cerrada. "Begoña ha quemado todas sus balas", opinan. Los populares descartan fichar talento naranja, al menos antes del próximo proceso electoral, pero redoblan la presión para que los últimos liberales "depongan las armas" y que la fragmentación de la derecha no les pase factura en aquellos territorios donde van más pillados en las encuestas.

En Génova, han enfriado el acercamiento a Villacís y algunas fuentes apuntan que esa puerta está cerrada: "Ha quemado todas sus balas"

En la cúpula popular resumen que la marca de Ciudadanos —con la única excepción del Ayuntamiento de Madrid, donde las encuestas salvan, de momento, a Villacís— no suma, sino que "solo resta votos". De hecho, para José Luis Martínez-Almeida o Isabel Díaz Ayuso, de la absorción completa de los últimos miles de votos naranjas puede depender una mayoría absoluta o, al menos, evitar que Vox influya en la confección del próximo Ejecutivo. Por eso resulta especialmente importante neutralizar a la líder de Cs en la región, la dirigente todavía puede infligir daño al PP. "Claro que preferirían que no nos presentásemos o que nos diluyésemos con ellos", sintetizan en el equipo de la vicealcaldesa, que reconoce maniobras de los populares para forzar una temprana desaparición.

Rebelión en Madrid

La situación del grupo municipal en el Ayuntamiento de Madrid es una muestra a escala del punto en que se encuentra el partido. No ya por la enorme tensión y división interna, sino por los movimientos de algunos concejales, que advierten de una posible desbandada al PP. La formación naranja vivió esta semana uno de los momentos más críticos desde que irrumpió en la capital en los comicios de 2015. La renuncia de una de las ediles críticas con Villacís, Sofía Miranda, ha dejado al descubierto que la imagen de unidad mostrada por la vicealcaldesa no es tal.

Foto: Begoña Villacís y José Luis Martínez-Almeida. (EFE/Javier Lizón)

Miranda comunicó el pasado lunes a sus compañeros su renuncia a la portavocía adjunta del grupo, un cargo que había desempeñado desde el inicio de esta legislatura. Habida cuenta de que no tenía pensado presentarse a ningún proceso interno del partido de cara a las elecciones municipales de 2023, explicó que lo más adecuado es que lo ocupe alguien que sí fuera a hacerlo. La dirección del grupo municipal diluyó la importancia de ambas renuncias, rechazando cualquier tipo de crisis. Pero este miércoles todo saltó por los aires, cuando Europa Press publicó una noticia en la que señalaba que Miranda iba a dejar la política. La sorpresa de la concejala y delegada de Deportes fue mayúscula y compareció con urgencia ante los medios para desmentirlo. “Nunca he expresado mi interés de dejar la política”, declaró.

Fuentes del grupo municipal atisban una operación para cerrar el paso a Miranda a un eventual salto al PP o a otra formación política, una maniobra que desmienten de forma tajante en el entorno de Villacís, donde recalcan la fotaleza de un grupo en que no ha habido ni una sola fuga en siete años. El objetivo de la madrileña, en opinión de las voces críticas, era controlar la voladura de puentes y evitar el efecto contagio en las filas naranjas antes de las municipales. Y es ahí donde radica la madre del cordero de esta cuestión. La presión sobre Villacís es a todos los niveles, con sus propios concejales abriendo la puerta a un futuro en la política alejado de las siglas de Ciudadanos. "Me apasiona mi trabajo y no me cierro ninguna puerta (...). Nunca he expresado mi interés de dejar la política y no hay que cerrarse opciones", aclaró la todavía edil del partido naranja.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE/Chema Moya)

Las fuentes consultadas creen que Villacís "está nerviosa" por los últimos movimientos internos y la posibilidad de que, salvo sus afines, algunos concejales estén buscando un acomodo político ya no en las listas del PP, sino en direcciones generales u otros puestos institucionales, como hicieron Juan Marín y otros consejeros en Andalucía. El equipo de la vicealcaldesa insiste, por contra, en la "cohesión" que ha logrado mantener en sus filas durante los últimos años frente a las fugas de otros partidos.

Crisis en Ciudadanos

La vicealcaldesa ha aplazado la oficialización de su candidatura para las próximas elecciones, una decisión que en su equipo aseguran que podría retrasarse hasta principios del próximo año, cuando debe dirimirse el liderazgo de Ciudadanos a nivel nacional. El partido se ha hecho el harakiri forzando una nueva batalla intestina que lo ha dividido en dos facciones que pugnan por modelos distintos: la encabezada por Inés Arrimadas, que aspira a seguir liderando los restos del partido pese a las voces críticas, y la de Edmundo Bal, el portavoz parlamentario, cuya postura respaldan otros líderes de la formación, como el exvicepresidente de Castilla y León Paco Igea, que exigen abrir la puerta a nuevos liderazgos.

Villacís se ha posicionado junto a la actual presidenta nacional en la pugna interna y fuentes de los liberales aseguran que la relación de la vicealcaldesa con Bal no es precisamente la mejor. Aunque aún no se han oficializado las candidaturas que concurrirán a las primarias del próximo 9 y 10 de enero, esta vez Inés Arrimadas no tiene todas las papeletas de conservar el puesto. La vicealcaldesa, por su parte, no concurrirá a las primarias nacionales e insiste en que su "compromiso con los madrileños es a prueba de bombas".

Ciudadanos ha iniciado un conato de guerra civil capaz de enterrar el partido antes incluso de que lo hagan las urnas. Pero hay un territorio que escapa, en parte, a ese proceso de deterioro orgánico e institucional. Cibeles es la joya de la corona de Ciudadanos y Madrid es casi el único territorio donde las encuestas abren un resquicio a la supervivencia del partido. Pero, de momento, en el grupo municipal de los naranjas hay muchas más sombras que luces. Los obstáculos alrededor de Begoña Villacís se multiplican y la presión para que la candidatura de Ciudadanos se esfume crece por momentos.

Partido Popular (PP)
El redactor recomienda