Es noticia
Menú
Sánchez carga contra las grandes eléctricas y censura el "discurso del miedo" del PP
  1. España
Antes del cara a cara con Feijóo

Sánchez carga contra las grandes eléctricas y censura el "discurso del miedo" del PP

El presidente inicia en un barrio socialista de Sevilla su campaña contra "el ruido político" para recolectar con la gente y dar la vuelta a las encuestas en la cuenta atrás para la próxima cita con las urnas

Foto: Sánchez pasea junto a decenas de militantes socialistas en Sevilla. (EFE/Julio Muñoz)
Sánchez pasea junto a decenas de militantes socialistas en Sevilla. (EFE/Julio Muñoz)

En un ambiente de escepticismo ciudadano y también de ilusión insuflada a la maquinaria del partido, Pedro Sánchez ha arrancado este sábado en Sevilla una campaña dirigida a calentar motores con la confianza de arreglar la conexión perdida del PSOE con la gente y dar la vuelta a las encuestas a las puertas de las próximas citas electorales. "Ni paños calientes ni discurso del miedo, nuestra misión es actuar", ha comentado el presidente del Gobierno dispuesto a desafiar "el ruido político" que en este caso se mezcló también con vecinos que pusieron a prueba sus pulmones para alzar su voz. "Vamos a explicar las cosas porque estamos haciendo mucha", ha empezado contando Sánchez con un mensaje crítico contra la derecha "política, económica y mediática".

El presidente ha reafirmado su deseo de "gobernar para España" en un acto en Pino Montano, un barrio obrero y socialista en el principal feudo que el PSOE ha mantenido hasta ahora en España. Y ha cargado contra el PP y los agoreros lanzando una reflexión al auditorio: "¿Qué hubiera sido de este país si gobernasen otros? No había ni hoja de ruta ni mapa para responder ante los retos que han planteado la pandemia o ahora la guerra de Ucrania, pero gracias a que nos ha tocado a nosotros gobernar en esta complicada legislatura".

Sánchez ha lanzado, igualmente, un mensaje a Bruselas para que se acometan las reformas que el Gobierno de España lleva pidiendo hace meses "para defender a la clase trabajadora", como reformar el mercado eléctrico, y otro a la oposición y a las grandes empresas, para que dejen de poner palitos en la rueda y se eviten las dificultades que hubo cuando se defendió la exención ibérica para intervenir en el mercado eléctrico. En este sentido, el líder del PSOE ha acusado a las grandes empresas energéticas de "llevar de la mano al PP y a la derecha mediática" para oponerse a las medidas económicas y sociales impulsadas por el Ejecutivo, como la 'excepción ibérica'.

Foto: El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Salvador Sas)

El presidente ha asegurado que en España hay "una derecha política y una derecha mediática que obedecen a una serie de intereses particulares y minoritarios muy poderosos". Sánchez ha recordado que cuando su Gobierno decidió subir el salario mínimo interprofesional, la derecha alegó que se iba a destruir empleo "y la cifra de afiliados hoy no es tan alta desde antes de la crisis financiera de 2008". Y también ha recordado que la derecha se opuso al impuesto a las grandes empresas energéticas y entidades financieras porque ahuyentaría las inversiones: "Y vamos a hacerlo porque somos el Gobierno de la gente", ha asegurado avisando de que la derecha y las grandes eléctricas van de la mano.

Sánchez, que también se ha sometido a las preguntas de los vecinos que han acudido al acto, se ha dirigido "a quienes dan lecciones de españolismo" para que arrimen el hombro y dejen decir que no a todo en el Congreso de los Diputados, en clara alusión al PP. "En la pandemia fuimos capaces de poner más recursos en manos de la sanidad pública; la defensa de las políticas fiscales y la responsabilidad fiscal es algo compatible", ha asegurado, apuntando también que en septiembre se empezará a vacunar de nuevo frente al Covid a los colectivos más vulnerables. "Gobernar es elegir y este Gobierno ya eligió y seguirá ahora eligiendo igual: primero la gente y luego todo lo demás".

Un arranque que no es casual

Sánchez ha iniciado esta particular campaña en un territorio afín, en uno de los dos distritos de la capital donde el PSOE se impuso en las últimas elecciones autonómicas que sentenciaron la debacle socialista manteniendo el mismo número de votos. Un barrio obrero de clase trabajadora, con un nomenclátor lleno de nombres de oficios, y en un enclave vecinal rodeado de comercios, bares y puntos de reunión por los que ha paseado fugazmente el presidente para recuperar el pulso con la calle. Y lo ha hecho de la mano del alcalde que ha relevado con mucho éxito a Juan Espadas tras su aventura autonómica y que, a pesar de la crisis del partido, cuenta con una marca personal fuerte con la que intenta salvar el gran bastión del PSOE en España.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Mariscal)

La elección entre 108 barrios de Pino Montano, donde también el PP multiplicó por cuatro sus apoyos en la última cita electoral, no es casual. Es la primera vez que un presidente del Gobierno visita este barrio, nacido en los años 70 y que se ha caracterizado por su lucha vecinal, un activismo vinculado mayoritariamente al PSOE, como recordó Myriam Díaz, secretaria general de la agrupación de Pino Montano, que fue la encargada de abrir el acto y dar la palabra al alcalde. Antonio Muñoz ha reivindicado la ayuda del Gobierno central para seguir afrontando retos que modernicen a la ciudad y se convierta en referente fuera y dentro, pues también aprovechó para reclamar una Ley de Capitalidad para Sevilla. Muñoz ha tirado de orgullo socialista y ha lamentado el "ruido político" que hace que los logros del partido lleguen a la ciudadanía. "Necesitamos explicar todo lo que se está haciendo, el escudo social con el que contamos", ha apuntado.

En el empeño por enseñar los logros del Gobierno en los últimos cuatro años, no solo afloran luces, también sombras. Sánchez ha llegado al acto de Pino Montano tras una visita a las obras de ampliación del Metrocentro, el tranvía implantado en Sevilla como modelo de transporte sostenible y que pretende paliar en parte las carencias de una red completa de Metro que, de haberse realizado en su momento, hubiera permitido al presidente llegar en él hasta el barrio elegido para su mitin. "No podemos aplazar la esperanza", ha recordado el alcalde, a lo que Sánchez ha apostillado que ya existe un acuerdo político para la cofinanciación de este proyecto.

Sánchez busca dar un vuelco a las encuestas que siguen vaticinando una victoria del PP en las próximas elecciones generales

En Andalucía el PSOE se asomó en junio claramente al abismo y es ahora cuando quiere ver la luz para iniciar una recuperación que llevará a Sánchez por toda la geografía española, con una treintena de actos previstos ya dentro de la campaña 'El Gobierno de la gente'. Espadas, por su parte, ha alabado el talante de Sánchez y las medidas adoptadas en un momento complejo "sin dejar a nadie atrás". "Gracias porque 75.000 andaluces en solo unos días han solicitado el bono de transporte gratuito", ha comentado, recordando que España necesita "una oposición de Estado, que critique y luego aporte". Y, aunque ha insistido en que el acto no era un mitin, se ha dirigido al presidente andaluz, Juanma Moreno, para que se sume a las medidas del Gobierno en beneficio de todos.

Un mitin interactivo

El acto ha dado pie también a la intervención del público, que ha coincidido en general con las tesis defendidas por el presidente Sánchez. De hecho, algunos de ellos son simpatizantes declarados, como Carlos Alejandre, presidente de la Comunidad de Vecinos de Pino Montano, quien ha ejercido de anfitrión, pues el acto se ha celebrado en las instalaciones de dicha entidad. Recogiendo el guante de este líder vecinal, Sánchez ha asegurado que, como los otros presidentes socialistas, se ha encontrado al llegar al Gobierno con una oposición que no le ha apoyado nunca: "Van a utilizar la guerra de Ucrania, como utilizaron Cataluña para intentar derribar al Gobierno".

Foto: Pedro Sánchez, durante su viaje oficial a Ecuador. REUTERS/ Karen Toro

El presidente ha explicado que el ahorro energético no es de derechas o de izquierdas, "sino de sentido común". Y ha respondido al auditorio advirtiendo que crisis hay muchas, pero que no es lo mismo gestionarlas como se hizo en el Prestige a como se ha hecho con el volcán de La Palma, citando también otras comparaciones: "No es lo mismo hacer un ejercicio de solidaridad acogiendo a los ucranianos y ucranianas que llevando a una guerra ilegal e injustificada a España en Irak, como hizo la Administración del PP; y no es lo mismo poner encima de la mesa ERTE para defender a los trabajadores durante el confinamiento que poner una contrarreforma laboral como excusa para dar una respuesta a la crisis financiera anterior".

Sánchez ha resumido que el Gobierno cree en una ecuación, simple y necesaria: "Se tiene que crecer, generar empleo, pero también se tiene que redistribuir la riqueza entre la clase trabajadora de este país", ha concluido, entre aplausos de los asistentes, tras apuntar que el blindaje se termina en primavera. Hasta entonces, Sánchez continuará con su gira por España para intentar reventar los pronósticos que sitúan al PSOE en clara desventaja. Ejemplo de ello fueron los abucheos que un grupo de personas dedicó al presidente en los aledaños del lugar en el que se celebró el evento.

En un ambiente de escepticismo ciudadano y también de ilusión insuflada a la maquinaria del partido, Pedro Sánchez ha arrancado este sábado en Sevilla una campaña dirigida a calentar motores con la confianza de arreglar la conexión perdida del PSOE con la gente y dar la vuelta a las encuestas a las puertas de las próximas citas electorales. "Ni paños calientes ni discurso del miedo, nuestra misión es actuar", ha comentado el presidente del Gobierno dispuesto a desafiar "el ruido político" que en este caso se mezcló también con vecinos que pusieron a prueba sus pulmones para alzar su voz. "Vamos a explicar las cosas porque estamos haciendo mucha", ha empezado contando Sánchez con un mensaje crítico contra la derecha "política, económica y mediática".

Pedro Sánchez PSOE Noticias de Andalucía
El redactor recomienda