Es noticia
Menú
Sánchez ignora a los críticos: afianzará la coalición con Podemos y repetirá en 2023
  1. España
PSOE y Unidas Podemos

Sánchez ignora a los críticos: afianzará la coalición con Podemos y repetirá en 2023

El presidente pedirá más "disciplina" a sus socios para evitar discrepancias públicas que "desmotivan al electorado". No hará cambios en el Gobierno por ahora, pero buscará "nuevos portavoces"

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Emilio Naranjo)

Moncloa movió ficha este martes tras la debacle electoral en Andalucía y convocó un Consejo de Ministros extraordinario el sábado para acelerar las medidas económicas. La iniciativa es parte del plan que Pedro Sánchez se ha marcado para agotar la legislatura e incluso, como ha trasladado a su entorno más cercano, para ganar las elecciones de finales de 2023. En pleno debate sobre el cambio de ciclo político tras la mayoría absoluta del PP, el presidente quiere repetir como candidato a las generales y así se lo ha hecho saber al partido. A su despacho de Moncloa no llegan los ecos de los que cuestionan su liderazgo. Tampoco la queja de los barones territoriales sobre si su falta de credibilidad deteriora la marca.

“Es duro y resistente”, advierte un destacado socialista que ejerce de confesor del presidente en situaciones difíciles. Sánchez sigue empeñado en que la gestión le devolverá la confianza de los ciudadanos en las próximas citas electorales. No le preocupan las críticas de los líderes territoriales porque da por hecho que “el partido está controlado”. Atribuye los “pellizcos” de los barones a la necesidad de protagonismo. Frente a los que demandan romper la coalición con Podemos antes de las municipales y autonómicas para evitar encadenar más derrotas, hará oídos sordos porque su hoja de ruta es exactamente la contraria y pasa por “afianzar” la alianza de izquierdas, según apuntan a El Confidencial fuentes socialistas.

En Moncloa, achacan parte del desgaste a los continuos enfrentamientos públicos entre las dos almas del Ejecutivo. “La gente se desmotiva y no le llega el mensaje que queremos lanzar”, reflexiona un ministro socialista que lamenta que las medidas sociales, como la subida del salario mínimo o el alza de las pensiones, acaben diluidas en el ruido político. Sánchez se va a volcar en reconducir este matrimonio y hará llegar a la vicepresidenta Yolanda Díaz y a las ministras de Podemos, Ione Belarra e Irene Montero, el mensaje de que deben “disciplinarse”.

En estos momentos no se contempla ni poner fin a la coalición ni un giro ideológico al centro. Pedro Sánchez y sus gurús seguirán abonando el proyecto de una 'izquierda progresista' al entender que es la única opción para contrarrestar al PP. La estrategia pasa por colocar a Alberto Núñez Feijóo el traje de los 'hombres de negro' que solo saben afrontar las crisis desde los recortes. Frente al “liberalismo sin corazón, más políticas sociales y mejor explicadas”, resume un asesor. El diagnóstico monclovita sobre por qué sus propuestas no llegan a los ciudadanos también coloca en el punto de mira a los portavoces.

placeholder Adriana Lastra. (EFE/Fernando Villar)
Adriana Lastra. (EFE/Fernando Villar)

El trabajo de la ministra Isabel Rodríguez reconocen que es “impecable”, pero también ya hay quien ha hecho llegar al presidente que le falta “salirse más del guion” como hacían sus antecesores socialistas. Los más 'tocados' son Adriana Lastra y Felipe Sicilia. Los veteranos a los que Sánchez ha consultado estos días recomiendan “tirar de banquillo” y colocar a figuras “más potentes”. Se avecinan cambios.

Foto: El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta del partido, Cristina Narbona, y la vicesecretaria general, Adriana Lastra, este lunes durante la ejecutiva socialista. (EFE/Sergio Pérez)
El PSOE entierra la autocrítica para blindar a Sánchez tras el 19-J y se resiste a los cambios
Iván Gil Infografía: R. Márquez y D. Ojeda Datos: Unidad de Datos

Por el contrario, parece descartado que Sánchez esté retocando su cuaderno azul. En estos momentos no hay previsión de remodelación del Gobierno, más allá de que algunos ministros puedan salir para ser candidatos en plazas como Aragón o Barcelona. El presidente entiende que sería un síntoma de debilidad que daría alas a la oposición. El nuevo equipo no lleva ni un año de gestión y aunque los ministros más conocidos están quemados, por ahora mantienen la venia presidencial.

Moncloa se va a emplear a fondo para reconducir la relación con sus socios de investidura

Al margen del partido y el Ejecutivo, el otro escenario es el Congreso. Moncloa se va a emplear a fondo para reconducir la relación con sus socios de investidura. El primer gesto es la reunión entre el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y su homóloga en la Generalitat, Laura Vilagrà. El encuentro es la antesala de la cumbre Sánchez-Aragonès, que quedó pendiente antes del 19-J a cuenta del espionaje a líderes soberanistas con el programa Pegasus. Hubo tregua ante la cita electoral.

La fotografía de la que se huyó en campaña llegará en los próximos días. Sánchez sigue con su 'pactómetro' activo y la suma necesaria para agotar la legislatura y tener opciones de repetir es la misma que en la moción contra Mariano Rajoy. El presidente no percibe como tóxicos los acuerdos parlamentarios con independentistas catalanes y vascos. “No está demostrado que en Andalucía penalicen”, defienden los que tiran de hemeroteca y recuerdan que en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero se ganó con conversaciones con ETA mediante. Aquí también se pone sordina a la queja de que la debacle electoral es fruto de estas alianzas. Lo que se hará es pedir a los socios unidad en las votaciones para dar imagen de solidez.

Olvídense los teóricos del cambio. Pedro Sánchez quiere reanimar al Frankenstein frente a la amenaza del efecto Feijóo. El PP tendrá el voto del centro, el voto útil, pero el PSOE cuenta con sumar a su electorado la prima de los 30 diputados que suman los partidos nacionalistas, que son determinantes para inclinar la balanza a favor de la izquierda. Si no se remonta en las encuestas, ya pondrá en marcha un nuevo plan. Ahora toca más de lo mismo.

Moncloa movió ficha este martes tras la debacle electoral en Andalucía y convocó un Consejo de Ministros extraordinario el sábado para acelerar las medidas económicas. La iniciativa es parte del plan que Pedro Sánchez se ha marcado para agotar la legislatura e incluso, como ha trasladado a su entorno más cercano, para ganar las elecciones de finales de 2023. En pleno debate sobre el cambio de ciclo político tras la mayoría absoluta del PP, el presidente quiere repetir como candidato a las generales y así se lo ha hecho saber al partido. A su despacho de Moncloa no llegan los ecos de los que cuestionan su liderazgo. Tampoco la queja de los barones territoriales sobre si su falta de credibilidad deteriora la marca.

Partido Popular (PP) Moncloa Alberto Núñez Feijóo Pedro Sánchez
El redactor recomienda