Es noticia
Menú
Rubiales presionó a Sánchez con dejar a España sin Mundial: "Si no puede ser... Mucha suerte"
  1. España
los mensajes con el presidente del gobierno

Rubiales presionó a Sánchez con dejar a España sin Mundial: "Si no puede ser... Mucha suerte"

El presidente de la Federación exigió a Sánchez reuniones en Moncloa, se quejó de resoluciones del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) y le felicitó por sus victorias electorales

Foto: Imagen: Laura Martín.
Imagen: Laura Martín.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Luis Rubiales amenazó a Pedro Sánchez con dejar a España sin la organización del Mundial de Fútbol del año 2030. El máximo responsable de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) también envió mensajes de WhatsApp al dirigente socialista para quejarse por la oposición del Gobierno al traslado de la Supercopa a Arabia Saudí; denunciar un dictamen del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) contrario a sus intereses; felicitarle por sus victorias electorales, y atacar a la secretaria de Estado para el Deporte y presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD).

Rubiales almacenó sus conversaciones privadas con Sánchez en su teléfono móvil, al tiempo que usó el terminal para grabar clandestinamente reuniones de trabajo con ministros y otros altos cargos del Ejecutivo por motivos no aclarados. Entre los afectados se encuentran el exministro de Cultura y Deporte José Guirao y la exsecretaria de Estado para el Deporte Irene Lozano, pero la lista de víctimas es mucho más larga e incluye a otras autoridades, directivos del mundo del fútbol y periodistas, según demuestran los documentos y archivos a los que ha tenido acceso El Confidencial en la investigación de los llamados Supercopa Files.

Foto:
Rubiales almacenó conversaciones privadas de WhatsApp con Pedro Sánchez desde 2018
José María Olmo Alejandro Requeijo Ilustración: Laura Martín

El intercambio de mensajes entre Rubiales y Sánchez arrancó en junio de 2018, solo unos días después de la moción de censura que tumbó al Gobierno de Mariano Rajoy y llevó al PSOE a Moncloa, y habría continuado hasta la actualidad, aunque la relación no pasa por su mejor momento. El trato entre ambos empezó siendo fluido y cordial pero, con el paso de los meses, Rubiales comenzó a tener una actitud cada vez más desafiante y agresiva y Sánchez optó por espaciar la interlocución hasta reducir el contacto al mínimo.

Uno de los momentos más tensos tuvo lugar en noviembre de 2018, con motivo de la primera visita oficial de Sánchez a Marruecos. El presidente del Gobierno se reunió con Mohamed VI y con el primer ministro del país vecino, Saadedine El Othmani, con la intención de reforzar los lazos de cooperación. Como muestra de buena voluntad, Sánchez invitó públicamente a Marruecos a unirse a la candidatura de España y Portugal para acoger el Mundial de fútbol del año 2030. Sin embargo, la RFEF declaró minutos después a la prensa que nadie le había informado previamente de ese anuncio. En términos similares se pronunció el primer ministro de Portugal, António Costa.

placeholder Pulse aquí para leer la conversación completa.
Pulse aquí para leer la conversación completa.

Sánchez escribió a Rubiales el 19 de noviembre de 2018, a las 23:09, unas horas después de su anuncio, para reprocharle que la Federación lo hubiera desautorizado desmarcándose de la invitación a Marruecos. “A mí tanto tú como [Gianni] Infantino [presidente de FIFA] me propusisteis una idea que yo aplaudí. Salió de esa reunión y se hizo público, no por nuestro lado. Arrancó el compromiso oficioso de Portugal y Marruecos y ahora la RFEF dice que no sabe nada. En fin, que me lo expliquen. Haced lo que queráis”, recriminó el presidente del Gobierno a Rubiales.

La documentación a la que ha tenido acceso este diario demuestra que, efectivamente, Rubiales sabía al menos un mes antes que Sánchez iba trasladar a Mohamed VI la invitación para el Mundial. El desmentido de la Federación no tenía aparentemente ninguna lógica. Aquella noche, el responsable de la Federación contestó al presidente del Gobierno con un largo texto en el que le pedía disculpas por el malentendido y se ofrecía a hablar con los medios de comunicación para tratar de subsanar el desaire. “Quédate tranquilo, por favor (…) Desde aquel día no hemos vuelto a reunirnos y creo que sería bueno hacerlo aunque sea brevemente. Repito que siempre voy a estarte agradecido”, compartió Rubiales.

Rubiales sabía al menos un mes antes que Sánchez iba trasladar a Mohamed VI la invitación para el Mundial

Al día siguiente, el dirigente federativo buscó de nuevo el cariño de Sánchez agradeciéndole en un acto su “ayuda” al Mundial de 2030. “¡Gracias!”, reaccionó el jefe del Ejecutivo, tras conocer las palabras que había pronunciado su interlocutor para corregir la falta de coordinación del día anterior. El episodio parecía superado. “Yo estoy a muerte contigo. Ya lo sabes”, añadió luego Rubiales. Sin embargo, la organización del Mundial provocó poco después otras crisis.

El 6 de mayo de 2019, Rubiales contactó con el presidente del Gobierno para solicitarle una reunión en Moncloa que supuestamente debía servir para cerrar los detalles de la presentación oficial de la candidatura, ya solo en compañía de Portugal. Marruecos ya se había caído del proyecto. “Es muy importante tener ciertas garantías antes de dar un paso así (…) Te prometo que solo serían estos 15 minutos que te pido”, suplicó Rubiales. Sánchez se mostró abierto a reunirse, pero conminó al presidente de la RFEF a hablar antes con el entonces ministro de Cultura y Deporte, José Guirao: “Hola, Luis. Le diré a Guirao que te llame para ir avanzando y luego ya nos vemos nosotros. Necesito saber también si hay garantías por nuestro lado”.

placeholder Pulse aquí para leer la conversación completa.
Pulse aquí para leer la conversación completa.

Rubiales interpretó el mensaje como una humillación y menos de un minuto después contestó deslizando una amenaza. “Gracias presidente, pero no es con Guirao con quien tengo que hablar. Si no puede ser, no te preocupes. Dejamos de lado el Mundial. Un abrazo y mucha suerte”, zanjó el dirigente de la RFEF en tono desafiante.

No era la primera vez que Rubiales usaba la posible celebración del Mundial de Fútbol en España como instrumento de presión para imponer sus intereses. Otras comunicaciones revelan que el dirigente de la Federación convirtió esa advertencia en una práctica habitual para tratar de doblegar la voluntad de ministros y altos cargos del Gobierno, así como las posibles represalias que la FIFA o la UEFA impondrían a equipos españoles si algún poder se atrevía a inmiscuirse en los asuntos de la RFEF o cuestionaba su gestión al frente del organismo.

Sánchez intentó calmar a Rubiales segundos después de que la amenaza llegara a su teléfono móvil. “Te llamará Pepe [José Guirao]. Luego iré yo. Pero debes entender que necesito tener más información y garantías”, afirmó el dirigente socialista, según recogen los archivos de los Supercopa Files. Tras ese mensaje, la situación pareció reconducirse de nuevo. Dos días después, el presidente de la Federación contactó con el presidente del Gobierno para trasladarle el resultado de la reunión que había mantenido con el ministro de Cultura. Parecía haber un acuerdo en la puesta en marcha de los cambios legislativos necesarios para acoger un evento de esa envergadura.

Foto: Ilustración: EC Diseño.

Con todo, aunque había vuelto la sintonía entre ellos, Rubiales se quejó al líder socialista de que, durante el encuentro, Guirao le hubiera “regañado” por llevarse la Supercopa a Arabia Saudí. “Ya te informé de que lo estaba moviendo (…) De haber recibido alguna consigna habría actuado como se me hubiera indicado. Quédate tranquilo que ese tema se va a solucionar. Ya sabes que la Federación está para lo que necesites, lo que sea”, dijo el responsable de la Selección española.

Los mensajes a los que ha tenido acceso este diario muestran en ocasiones a un Rubiales fuera de control, incluso con el presidente del Gobierno. A veces llevado por la euforia. Otras, por un enfado incontenible. El 26 de abril de 2019, dos días antes de las elecciones generales del 28-A, escribió a Sánchez para desearle un buen resultado: “Presidente, mucha suerte!! Hoy cierras una magnífica campaña. En 10 meses has marcado el rumbo”. El mismo 28-A por la noche, cuando empezaron a conocerse los primeros datos del recuento, Rubiales volvió a acordarse del líder del PSOE. “Presidente, con toda la prudencia del mundo: QUÉ CONTENTO ESTOY COJONES!!!!!” [sic]. Sánchez no contestó.

placeholder Pulse aquí para ampliar la imagen.
Pulse aquí para ampliar la imagen.

Sí lo hizo el 7 de noviembre de 2019 con un “Gracias!!!” después de que Rubiales le felicitara por la entrevista que acababa de conceder a La Sexta, tres días antes de las segundas elecciones generales de ese año. “Buenos días presidente! Gran entrevista la de hoy. En el deporte necesitamos que ganes tú porque eres el único que comprende que somos una herramienta de cambio social y mejora e igualdad. Alejandro Blanco [presidente del Comité Olímpico Español] y yo hemos hecho campaña por ti en todo momento. Un fuerte abrazo y mucha suerte. El domingo a ganar!!!!”, aseguró Rubiales.

El nombre de Blanco, al frente del COE desde 2005, aparece en otras comunicaciones almacenadas por el presidente de la RFEF. Es uno de los pocos dirigentes que se mantienen fieles a Rubiales. Este siempre ha considerado a Blanco una especie de hermano mayor que le enseña y le protege. El 19 de noviembre de 2018, el responsable de la Federación usó al dirigente del COE como intermediario para conseguir una reunión en Moncloa, por ejemplo. Y el 26 de febrero de 2020, Rubiales pidió a Sánchez que les recibiera “urgentemente” a él y a Alejandro Blanco para tratar un asunto relacionado con la aplicación de un reglamento clave para el mundo del deporte. El tándem Rubiales-Blanco es ampliamente conocido en las esferas deportivas y ejerce presión a todos los niveles.

Foto: Ilustración: EC Diseño.

En otras ocasiones, Rubiales envió varios mensajes seguidos a Sánchez para quejarse de resoluciones del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), el mismo órgano que puede tener en su mano el futuro del presidente de la Federación si el CSD tramita alguna de las tres denuncias que ya ha recibido contra él; para denunciar la falta de sintonía con María José Rienda, presidenta del CSD entre junio de 2018 y enero de 2020, y para pedir reformas legislativas que restaran poder a su principal enemigo, Javier Tebas, presidente de LaLiga. “Creo que quitar poder a Tebas da votos. Estamos a tiempo y creo que podemos conseguirlo antes de las elecciones”, reclamó Rubiales en marzo de 2019, por ejemplo. El presidente del Gobierno optó generalmente por mantener la distancia, empleando mensajes breves o simples fórmulas de cortesía.

Las comunicaciones forman parte de los Supercopa Files, una investigación de El Confidencial que ha destapado una larga lista de presuntas irregularidades en el órgano que rige el fútbol en España, como el pago de una comisión de intermediación a Gerard Piqué de 24 millones de euros por trasladar la Supercopa a Oriente Medio; la vinculación del sueldo de Rubiales a los resultados de Real Madrid y FC Barcelona en los torneos de la Liga y la Copa del Rey, y la utilización de una empresa pantalla y una factura presuntamente falsa para encubrir un espionaje a David Aganzo, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), el principal sindicato de jugadores. La Fiscalía Anticorrupción ya ha abierto diligencias de investigación para estudiar las posibles responsabilidades penales en las que habría incurrido el presidente de la Federación.

Luis Rubiales amenazó a Pedro Sánchez con dejar a España sin la organización del Mundial de Fútbol del año 2030. El máximo responsable de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) también envió mensajes de WhatsApp al dirigente socialista para quejarse por la oposición del Gobierno al traslado de la Supercopa a Arabia Saudí; denunciar un dictamen del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) contrario a sus intereses; felicitarle por sus victorias electorales, y atacar a la secretaria de Estado para el Deporte y presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD).

Luis Rubiales Pedro Sánchez Real Federación Española de Fútbol Comité Olímpico Español (COE) Consejo Superior de Deportes (CSD) Rey Mohamed VI
El redactor recomienda