Es noticia
Menú
El Congreso se revuelve contra el "ninguneo" de Sánchez pero anticipa su aval al decreto económico
  1. España
PLAN DE CHOQUE

El Congreso se revuelve contra el "ninguneo" de Sánchez pero anticipa su aval al decreto económico

Distintas fuerzas critican que el Gobierno haya limitado la negociación a "contactos protocolarios" mientras priorizaba al Ibex. Podemos y ERC se muestran "satisfechos" y el PP pide conocer el borrador antes de fijar posición

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Emilio Naranjo)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reservado las explicaciones sobre su gran decreto económico al Ibex, pero ha limitado el acceso al mismo al resto del Parlamento. A la espera de conocer el alcance concreto de las medidas y de ver la letra pequeña del decreto ley, cuyo borrador el Gobierno se ha comprometido a enviar a los grupos "cuanto antes", el plan ha sido acogido en la Cámara Baja con frialdad, después de que el Gobierno abriera una ronda de contactos este domingo a última hora para tratar de calmar ánimos por la vuelta al decreto-ley aprobada por vía urgente con medidas unilaterales y sin contar con los grupos parlamentarios.

Las formas del Ejecutivo, priorizando la presentación del decálogo económico al Ibex antes que al Parlamento, han disgustado por igual a la mayoría de fuerzas del arco parlamentario, pero la reacción de algunos de los socios habituales del Gobierno al decreto anticipa que el plan de choque contará con el aval de la Cámara Baja. De este modo, los socios de PNV o EH Bildu se quejan de las formas, reciben el plan de choque como una buena noticia pero de corto alcance y piden mejorar las medidas. En Unidas Podemos se muestran "satisfechos" por su "sello" en el plan, aunque negociará hasta el último minuto, avisan, para recortar los beneficios de las eléctricas. Desde Más País celebran que el Gobierno retome la interlocución y vuelva a hablar con los grupos. Mientras, el PP pide papeles para fijar su posición, Cs habla de un plan "insuficiente" y Vox lo considera un "bluf".

Foto: Rutte y Sánchez en Bruselas. (EFE)

Este lunes, el presidente del Gobierno ha hecho público el Plan Nacional para paliar las consecuencias de la guerra con medidas que extenderá hasta el 30 de junio, avanzando que tendrá un coste de 16.000 millones de euros en ayudas directas y rebajas fiscales, así como 10.000 millones en créditos ICO para las empresas. Sin embargo, en paralelo, un amplio abanico de grupos políticos, desde la oposición hasta socios habituales del Ejecutivo, han denunciado el "ninguneo" y la "inconcreción" del Gobierno por la falta de información respecto al plan de choque. Entre sus quejas está la de que Pedro Sánchez haya pedido un apoyo ciego al decreto que se va aprobar este mismo martes en Consejo de Ministros sin apenas negociar sus contenidos.

Fuentes gubernamentales confirman que el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, inició una nueva ronda de contactos telefónicos este fin de semana con la mayoría de fuerzas del arco parlamentario, unas llamadas que se han extendido hasta la mañana de este mismo lunes, justo antes de que Sánchez iniciase su intervención en el evento empresarial 'Generación de Oportunidades', organizado por 'Europa Press' y la consultora McKinsey, una plataforma que cuenta con la participación de algunas de las principales compañías del país, como Inditex, Telefónica, Iberdrola, Mercadona o Santander. Sin embargo, y según coinciden distintos grupos, las conversaciones se han limitado a contactos "protocolarios" sin apenas contenido, lo que ha disparado de nuevo la tensión en el marco de un malestar ya latente que se ha instalado en el Congreso contra Pedro Sánchez.

Uno de los primeros en levantar la voz ha sido el portavoz del PNV, Aitor Esteban, que ha denunciado en redes sociales cómo se ha enterado de los contenidos del plan de choque por los medios de comunicación a pesar de la conversación de "cinco minutos" con Félix Bolaños. "Contactar. Estrictamente eso. Contactar", denunciaba el dirigente en Twitter. Esteban se ha mostrado especialmente crítico en los últimos días con las decisiones que se han ido tomando en Moncloa. El portavoz vasco no sólo ha denunciado el acto de fe ciega que el Ejecutivo pide al resto de fuerzas parlamentarias para dar luz verde a su decreto económico, sino también el giro del Gobierno respecto al Sáhara. "Cuando vaya a Rabat recuerde que no tiene el respaldo de este Parlamento", espetó el dirigente al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

Por su parte, Bildu ha censurado también que las medidas anunciadas este lunes por Pedro Sánchez "son insuficientes y se quedan cortas", con lo que también dejan en cuarentena el sentido de su voto al decreto en el Congreso de los Diputados. Reivindican en el partido el plan de choque presentado de manera conjunta con ERC, en el que destacan un "impuesto especial a las energéticas del 12% sobre los beneficios declarados", impuestos a los bancos que "no hayan devuelto el rescate bancario concedido" o gravar a las grandes fortunas. Fuentes de la formación instan al Gobierno a tener "voluntad de diálogo" antes de despejar si respaldarán o no el decreto en la Cámara Baja.

A última hora del domingo, y según confirman fuentes populares, Félix Bolaños también telefoneó a la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra. En el entorno de la dirigente, que ejerce como coordinadora general del partido hasta la entronización de Alberto Núñez Feijóo, aseguran que en la conversación tampoco se detallaron las líneas que este lunes ha presentado Sánchez ante el Ibex. El ministro de Presidencia negó también la petición de Cuca Gamarra de que les facilitase el borrador que aprobará mañana el Consejo de Ministros. "No tenemos ni un sólo papel", lamentan.

En el primer partido de la oposición también consideran que el plan presentado por Sánchez es "insuficiente", con el foco puesto especialmente en el "incumplimiento" del compromiso del Ejecutivo respecto a las rebajas fiscales. "Sólo tuvimos una toma de contacto", lamentan los populares, que insisten en el "ninguneo" del Ejecutivo por la ausencia de un plan pactado con el primer partido de la oposición.

Aseguran, además, que desde la reunión entre Félix Bolaños y las vicepresidentas económicas en el Congreso hace casi dos semanas, "no ha habido ningún otro contacto" con el Gobierno. En todo caso, tal y como adelantó El Confidencial, el PP se abre a apoyar el decreto económico de Sánchez al entender que un voto en contra sería "difícil" de explicar en el marco de un plan de choque con medidas orientadas a aliviar la presión por el alza de precios.

El ministro de Presidencia también telefoneó al portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, alrededor de las 23:00 horas del domingo. Del mismo modo que el PP, el dirigente liberal ha censurado las "comparecencias propagandísticas" de Sánchez en "foros hechos a su medida", y ha exigido una mayor concreción de las medidas a los grupos parlamentarios a los que solicita apoyo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Horst Wagner)

El que no ha recibido una llamada de Moncloa ha sido el grupo parlamentario de Vox. Fuentes gubernamentales argumentan que los de Santiago Abascal ya se "autoexcluyeron" cuando no participaron en la ronda de reuniones iniciada por Félix Bolaños hace unas semanas. En Vox, por su parte, han rechazado este lunes la batería de medidas anunciadas por Sánchez y ha insistido en la necesidad de bajar impuestos. "Es un bluf, no sabemos cómo lo van a ejecutar", ha declarado en rueda de prensa Jorge Buxadé.

Desde la formación de Abascal han criticado con dureza que la fórmula escogida por el Gobierno sea a través de ayudas y no con una rebaja impositiva. "No hay ningún sacrificio de las grandes empresas ni del Gobierno. Los españoles vamos a pagarnos a nosotros mismos los 20 céntimos", ha añadido, en alusión a la medida para los carburantes. Fuentes del partido, además, aseguran que no va a negociar en ningún caso el paquete de medidas anunciado por el Gobierno.

Sánchez 'mima' a Podemos

El PSOE ha cuidado a Unidas Podemos en la negociación del plan de choque, después de que el giro histórico en el Sáhara sin ni siquiera contar con sus socios de coalición, pusiera al límite la coalición. Después de que la indiferencia de Pedro Sánchez ante sus socios marcara las últimas semanas de relación, resquebrajadas en un principio por el envío de armas a Ucrania y rotas definitivamente por la política exterior con Marruecos, los socialistas han vuelto a oír a las carteras de los morados. Así al menos lo reivindicó la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, que presumió de medidas sociales con su "sello" en el plan de choque. Eso sí, Unidas Podemos anunció que seguirá negociando hasta el último momento y antes de que el decreto ley pase por Consejo de Ministros este martes para conseguir “llegar más lejos”, indicó la ministra.

El objetivo es que el precio del gas se fije en un tope de 30 euros como referencia para conseguir abaratar de forma muy importante la factura de la luz. Una propuesta que fuentes del área económica del Ejecutivo consideran "inasumible". La negociación con el PSOE se extendió hasta altas horas de la madrugada. Unidas Podemos ha conseguido aspectos como congelar los alquileres durante tres meses, ampliar los ERTE o prohibir los despidos. Se arrogan también otras medidas como el incremento del Ingreso Mínimo Vital para las familias más vulnerables.

Desde Más País, Íñigo Errejón, se mostró satisfecho por la interlocución en los últimos días con el ministro de Presidencia. Aunque no han tenido detalles de las propuestas sí defienden que ha habido una interlocución fluida. "Está bien que (el Gobierno) reaccione, salga del ensimismamiento y atienda a los socios", dijo Errejón, que no entró a valorar la queja del portavoz del PNV que lamentó una llamada de apenas cinco minutos y sin detalles. "En nuestro caso la comunicación ha sido fluida y constante, con ideas generales aunque no en detalle", señaló el portavoz de Más País. "Nuestra filosofía es que hay que proteger a los débiles y que lo paguen los fuertes", subrayó. para afirmar que les suena "bien" el decreto pero deben tenerlo para estudiarlo y fijar una posición según "cómo se aterrice" y tras "estudiar la letra pequeña".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha reservado las explicaciones sobre su gran decreto económico al Ibex, pero ha limitado el acceso al mismo al resto del Parlamento. A la espera de conocer el alcance concreto de las medidas y de ver la letra pequeña del decreto ley, cuyo borrador el Gobierno se ha comprometido a enviar a los grupos "cuanto antes", el plan ha sido acogido en la Cámara Baja con frialdad, después de que el Gobierno abriera una ronda de contactos este domingo a última hora para tratar de calmar ánimos por la vuelta al decreto-ley aprobada por vía urgente con medidas unilaterales y sin contar con los grupos parlamentarios.

Partido Popular (PP)