Es noticia
Menú
Sánchez extenderá la ayuda de 20 céntimos por litro de carburante a todos los ciudadanos
  1. España
PUESTA DE LARGO DEL PLAN

Sánchez extenderá la ayuda de 20 céntimos por litro de carburante a todos los ciudadanos

El presidente desgrana algunas de las medidas del plan de choque y pide unidad: "¿Qué mas tiene que ocurrir para dejar a un lado rencillas y sectarismos y sumar fuerzas?"

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Horst Wagner)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Horst Wagner)

La ayuda de 20 céntimos por litro de carburante que el Gobierno ofreció a los transportistas, para sellar un acuerdo tras dos semanas de paros del sector, se extenderá a todos los ciudadanos. De esa ayuda a los carburantes 15 céntimos serán subvencionados por el Ejecutivo y los cinco restantes por las petroleras, dentro de un plan de ayudas directas a familias y empresas de 6.000 millones de euros. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo este anuncio dentro del ciclo “Generación de Oportunidades”, organizado por Europa Press y McKinsey, donde compareció públicamente después de que el pasado viernes anunciara junto al portugués António Costa que el Consejo Europeo había permitido la “excepción ibérica” y autorizará a España y Portugal poner límites al precio del gas para contener la escalada de precios de la electricidad.

Tras una semana muy complicada por los paros del transporte y las protestas de agricultores y pescadores, con el paro ya anunciado de industrias del país por la falta de suministros y el alza desbocada de precios de la energía, el Gobierno tiene previsto aprobar mañana martes el decreto ley del plan nacional de choque a los efectos de la guerra de Rusia tras la invasión de Ucrania. La norma, que deberá ser convalidada en el Congreso con mayoría simple, llegará un día más tarde a la Cámara Baja. Sánchez lleva días insistiendo en la necesidad de un gran pacto de Estado en un momento muy excepcional para el país. La negociación será a dos bandas. Dentro del Gobierno con los socios de Unidas Podemos, donde los tira y afloja se han extendido hasta el último minuto, y en las Cortes, con los socios habituales de la investidura, como ERC, EHBildu y PNV, pero también con el principal partido de la oposición, el Partido Popular, al que el Ejecutivo invita al acuerdo. Los partidos de la oposición esperan aún la concreción de esas medidas para las que el Gobierno pide su apoyo. Sánchez insistió en un gran pacto de Estado y el PP empieza a asumir que será difícil oponerse a esas ayudas, aunque los populares recuerdan que su principal receta era una bajada de impuestos que, de momento, el Gobierno desdeña.

El presidente del Gobierno desveló que el plan de choque se extenderá hasta el 30 de junio y tendrá un coste de 16.000 millones de euros, con 6.000 millones en ayudas directas y rebajas de impuestos y 10.000 millones en créditos del ICO para apoyar al tejido empresarial. Habrá cinco ejes, explicó Sánchez, medidas para ayudas a las familias, trabajadores y los refugiados acogidos en España; medidas para apoyar al tejido empresarial; en materia de transporte; ciberseguridad y medidas en materia de energía, donde lo más importante es el acuerdo alcanzado el pasado viernes en Bruselas.

Sánchez defendió que es un “plan serio y ambicioso” para el que pidió el apoyo del resto de partidos políticos. Tras describir un Gobierno que ha hecho frente a una pandemia, a la erupción de un volcán en La Palma y ahora a una guerra a las puertas de Europa, el presidente se preguntó: “¿Qué más tiene que ocurrir para dejar a un lado rencillas y sectarismos y sumar fuerzas?”. Abogó por la política de “unidad” y reclamó que “igual que Europa está unida en la respuesta a Putin, España tiene que estar unida”. A su juicio, lo ocurrido en la conferencia de presidentes autonómicos de La Palma fue “un buen ejemplo” porque los distintos protagonistas políticos fueron capaces de poner “de manifiesto la solidaridad y la voluntad de responder unidos”. “Ahora solicito a todos los actores políticos, institucionales y sociales que nos unamos dentro de este plan de choque”. “Que podamos compartir el sentido del mejor patriotismo, comprometer a nuestro país en una causa justa y salir adelante con orgullo”, concluyó el presidente.

El Gobierno ha contactado con los grupos parlamentarios pero no les ha trasladado el contenido del plan que Sánchez ha desgranado esta mañana en este foro económico. El portavoz del PNV, Aitor Esteban, hizo saber el descontento de su grupo con un mensaje en redes sociales, donde dejaba claro que el Gobierno ha limitado la información a "un contacto telefónico" de cinco minutos sin detallar unas medidas que han conocido por la comparecencia pública del presidente.

El plan de choque frente a la invasión de Ucrania extenderá la protección a las familias y sectores más vulnerables, defendió el presidente, abogando por distribuir los costes “de forma proporcionada”. El Gobierno ampliará la bonificación de 20 céntimos por litro de carburante a todas las familias hasta el 30 de junio, lo que se materializará directamente al repostar en las estaciones de servicio. En el ámbito laboral, se protegerá el empleo “evitando despidos”, se apostará por los ERTE como en la pandemia. En materia de vivienda, “de forma excepcional”, el Gobierno contendrá la subida de los alquileres y las revisiones de los próximos tres meses se limitará al 2%. Durante tres meses se aumentará un 15% la cuantía de la ayuda del Ingreso Mínimo Vital y se ampliará el bono social eléctrico hasta los 1,9 millones de familias.

La vicepresidencia de Yolanda Díaz, en representación de Unidas Podemos, ha negociado el paquete de medidas laborales, con el 'veto' al despido hasta junio y el Ministerio de Ione Belarra se apunta el tanto de las medidas sociales, con la ampliación del Ingreso Mínimo como guiño a las familias más vulnerables. Los socios de la coalición también habían defendido la congelación de las rentas de alquiler, lo que se incluye en el plan, y que también figuró en el escudo social aprobado durante los peores meses de la pandemia.

Foto: Las medidas planeadas por el Gobierno para atajar la crisis energética (EFE/Naranjo)

El Gobierno llevará hasta el 30 de junio las medidas fiscales en vigor, prorrogando un IVA de la luz reducido al 10% para pequeños consumidores y empresas, así como la suspensión del impuesto de generación eléctrica. El presidente insistió en que la principal medida para abaratar la luz vendrá de la mano de esa “excepción ibérica” conseguida el pasado viernes en el consejo europeo, que permitirá a España y Portugal fijar un “precio de referencia del gas para la producción de electricidad”, lo que no supone, defendió,"subvencionar al gas y no rompe incentivos para renovables, no distorsiona el mercado de Europa". El Gobierno tiene el compromiso público de la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von Der Leyen, de que se autorizará ese precio máximo que pidan los gobiernos español y luso de forma urgente. Sánchez aseguró que una vez que haya luz verde desde Bruselas, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicará esa medida para hacerla efectiva “al día siguiente”.

Tras un acuerdo en el seno del Comité Nacional del Transporte por Carretera la madrugada del pasado viernes, el Gobierno anunció una bonificación para los transportistas con 20 céntimos de euro por litro o kilo de combustible, de los que 15 céntimos saldrán del presupuesto público y 5 céntimos serán soportados por los operadores de productos petrolíferos, y que se aplicará a gasóleo, gasolina, gas y adblue. Esta bonificación supondrá más de 600 millones de euros para el sector del transporte. Un modelo similar al de Francia, que se complementa con ayudas directas por un importe de 450 millones de euros para las empresas de transporte de mercancías y de pasajeros en función del tipo de vehículo. La cuantía será 1.250 euros por camión, 950 por autobús, 500 por furgoneta y 300 por vehículo ligero (taxis, VTC y ambulancias). En la línea de lo que reclama la Plataforma convocante de los paros y que aún sigue adelante con sus protestas, el Gobierno prometió "una ley que permita a los transportistas trabajar con un precio mínimos, sin pérdidas, como se hizo con la ley de la cadena alimentaria".

La ayuda de 20 céntimos por litro de carburante que el Gobierno ofreció a los transportistas, para sellar un acuerdo tras dos semanas de paros del sector, se extenderá a todos los ciudadanos. De esa ayuda a los carburantes 15 céntimos serán subvencionados por el Ejecutivo y los cinco restantes por las petroleras, dentro de un plan de ayudas directas a familias y empresas de 6.000 millones de euros. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo este anuncio dentro del ciclo “Generación de Oportunidades”, organizado por Europa Press y McKinsey, donde compareció públicamente después de que el pasado viernes anunciara junto al portugués António Costa que el Consejo Europeo había permitido la “excepción ibérica” y autorizará a España y Portugal poner límites al precio del gas para contener la escalada de precios de la electricidad.

Gasolina Consejo Europeo Conflicto de Ucrania Pedro Sánchez
El redactor recomienda