Es noticia
Menú
Felipe González: 80 años de "autonomía personal significativa"
  1. España
Intensa actividad política e intelectual

Felipe González: 80 años de "autonomía personal significativa"

El histórico dirigente socialista, que hoy cumple años, recupera su agenda y "compromisos habituales" tras la pandemia. El PSOE reivindica la obra de su gobierno, no su figura personal

Foto: El expresidente del Gobierno, Felipe González. (EFE)
El expresidente del Gobierno, Felipe González. (EFE)

Felipe González cumple este sábado ochenta años en plena forma. El expresidente más longevo de la democracia vuelve a demostrar que también es el más activo en la esfera pública española. Nunca hizo "voto de silencio". Al contrario, su compromiso con su "autonomía personal significativa", como la definió en su famosa entrevista en 'El Hormiguero' el año pasado, es total. El sevillano ha ido retomando su intensa agenda de conferencias y actos tras un periodo recluido por la pandemia y mantiene sus "compromisos habituales", señala uno de sus colaboradores, incluidos los viajes por América Latina, donde es "un líder de referencia".

La edad es solo un número para el veterano político, quien bromea con el hecho de compartir quinta con Joe Biden (el presidente estadounidense cumplirá 80 años en noviembre). Aunque hace 25 años que salió de Moncloa con la certeza de no volver a la primera línea, es un activo militante desde la trinchera intelectual. Esta semana concedió una entrevista en El Confidencial en la que exhibió su lúcido análisis sobre la guerra de Putin en Ucrania. "El coste de la invasión debe ser insoportable para Putin (...) Lo que no es soportable para él, puede ser una buena salida para Rusia", aseveró. Este domingo, La Sexta emitirá otra entrevista y fue noticia también hace unos días porque Pedro Sánchez le telefoneó a él, y al resto de expresidentes, para compartir su visión ante la penosa realidad internacional.

Foto: El expresidente del Gobierno, Felipe González. (Getty/Europa Press/Isaac Buj)

El ochenta cumpleaños del expresidente que más tiempo ocupó la jefatura del Gobierno (1982-1996) no tendrá cobertura mediática. Todo se limitará a la esfera privada, según confirman desde la Fundación que lleva su nombre y que trabaja para alargar el ingente legado de Felipe González mediante la recolección de miles de archivos y documentos personales, que condensan la trayectoria política del exsecretario general socialista. El PSOE tampoco celebrará su aniversario con ningún acto de exaltación a su figura, una tradición más enraizada en la cultura norteamericana que en España, comenta un dirigente de Ferraz. Pero sí lo hará este otoño, cuando se cumpla el cuarenta aniversario de la victoria que llevó al PSOE por primera vez a la Moncloa.

El coronavirus sacó a Felipe González de la carretera. Durante algo más de un año, se recluyó junto a su mujer en una villa cercana a Guadalupe (Extremadura) por recomendación médica, y excusó asistencia de citas como la del primer homenaje de Estado a las víctimas del covid. A ninguno de sus conocidos le pareció sorprender, sin embargo, que después de tanto tiempo alejado del foco quisiese volver a la escena pública por todo lo alto, en 'prime time', con su entrevista a Pablo Motos. Lo hizo en mayo del año pasado y, desde entonces, no ha parado de moverse.

Foto: Felipe González, en una foto retrospectiva. (Getty/Gianni Ferrari)

Al margen de su presencia en foros y debates, el dirigente lanzó una serie de podcasts que se publicaron durante todo 2021, un proyecto conjunto de la Fundación Felipe González y Podimo. En 'Sintonías Infrecuentes', el presidente socialista conversaba con distintas personalidades y expertos con los que intercambiaba reflexiones y abordaba cuestiones como la crisis de la democracia representativa o la gestión de los consensos. Hoy cobra aún más interés la emisión junto a Alberto Núñez Feijóo en la que abordó la situación del estado de las autonomías o el sistema de financiación territorial.

Relación tormentosa con Ferraz

Según señalan en su entorno, mantiene una interlocución "fluida" con Ferraz pese a las diferencias que siempre le han distanciado del actual secretario general del PSOE, y así seguirá especialmente mientras dure la guerra de Rusia. La relación entre Felipe González y Pedro Sánchez se rompió tras la fractura del PSOE por el "no es no" que entonó el ahora presidente a la investidura de Mariano Rajoy y que acabó por descabezarlo de la secretaria general el 1 de octubre de 2016 en un fratricida Comité Federal. Solo dos días antes, González había tildado a Sánchez de mentiroso porque le habría prometido que el PSOE se iba a abstener para permitir gobernar a los populares. Unas acusaciones que precipitaron la crisis interna. La ruptura se convirtió así en una enemistad que se profundizó durante el pulso de Sánchez para recuperar la secretaría general. El expresidente apoyó a Susana Díaz como la mayoría de los referentes del partido. Las discrepancias en público se convirtieron en la tónica habitual cada vez que el expresidente reflexionaba sobre su partido.

Cuando Sánchez accedió a la presidencia del Ejecutivo a través de la moción de censura contra Mariano Rajoy hubo un intento de acercamiento y el líder de los socialistas mantuvo una conversación con González tras meses de incomunicación. No cuajó la reconciliación y las discrepancias volvieron a sonar con fuerza al inicio de esta legislatura, cuando Sánchez se abrió a acuerdos de investidura con los independentistas. La entonces portavoz del grupo parlamentario socialista y vicesecretaria general, Adriana Lastra, respondió con sequedad: "siempre escucho atentamente a nuestros mayores, pero ahora nos toca a nosotros. Somos una nueva generación a la que le toca dirigir el país y la dirección del PSOE". Palabras que no sentaron nada bien a González y profundizaron la brecha. "Yo no represento a nadie ni lo pretendo, pero no voy a consentir que nadie me mande callar", contraatacó el expresidente.

González, a Sánchez en 2020: "No voy a consentir que nadie me mande callar"

De las discrepancias por los acuerdos de investidura con los independentistas, González pasó a reconocerse "huérfano de representación" política por un PSOE que no lo acaba de representar y por cuyas decisiones hasta sentía "inquietud". Luego vinieron los reproches por los indultos a los presos del 'procés', aunque quizá sin el ensañamiento que algunos críticos con la medida esperaban. El desencanto de González por su "orfandad", en cambio, no varió. "Ahora hay menos democracia interna en los partidos y más caudillismo", lamentaba durante una conversación en mayo del pasado año con la exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en el marco de la serie de podcasts de 'Sintonías infrecuentes'.

Solo cinco meses después todo cambiaría, coincidiendo con el 40 Congreso Federal del PSOE, el cónclave de la "unidad", para dejar atrás cinco años de enemistad manifiesta. Algo que comenzó a fraguarse con la remodelación del Gobierno en junio de 2021, al incorporar al Consejo de Ministros a figuras que le habían disputado las primarias junto a Susana Díaz, y al devolver el control de la sala de máquinas de Moncloa a la vieja guardia del partido. Felipe González comenzó a verse más representado y también se creyó la apuesta de Sánchez por unir al partido bajo el pilar de la socialdemocracia clásica.

"No interfiero, estoy disponible"

En el congreso federal celebrado en el pasado mes de octubre en Valencia se fraguó la reconciliación, entre sectores y entre nueva y vieja guardia. También de González con Sánchez, cuyo abrazo en el que se fundieron fue el más ovacionado por los delegados e invitados presentes en el cónclave. La reconciliación se escenificó tanto en los gestos como en las palabras. González dio su bendición al proyecto de Sánchez y le ofreció su "lealtad" con un proyecto, dijo, "que encabecé durante 23 años, y trece y medio como presidente del Gobierno, y ahora encabezas tú, Pedro, ¡adelante!".

Foto: Felipe González, en una imagen de archivo. (Getty/Aitor Alcalde)

Antes de rematar así su intervención, se ofreció a colaborar: "Yo no interfiero, estoy disponible. Ni siquiera pretendo que se tengan en cuenta mi opinión. Solo de buena fe opino si me preguntan". El expresidente defendió la gestión del Gobierno durante la pandemia, reconociendo que "nunca me ha tocado vivir o gobernar en unas circunstancias tan complejas", y calificó como un "éxito fundamental" el proceso de vacunación. González puso fin a su “orfandad” política y el PSOE de Sánchez abrazó su herencia. Así lo reconocen y ponen en valor ahora los nuevos pilares del PSOE surgidos del aquel congreso tanto en el Gobierno, como en el grupo parlamentario y Ferraz.

"Un gran presidente"

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, valora para El Confidencial que "Felipe González fue el presidente que consolidó definitivamente la democracia, modernizó España, la situó en el corazón de Europa y la proyectó internacionalmente". Muchos de los grandes hitos de la historia reciente de nuestro país, continúa, "ocurrieron durante su mandato". Entre ellos menciona "la entrada de España en Europa, las Olimpiadas de Barcelona o la Expo de Sevilla del 92, la llegada del tren de alta velocidad y la consolidación del Estado de bienestar, que lo sucesivos gobiernos socialistas ampliaron: Zapatero con la ley de dependencia y Sánchez con la ley de vivienda y el IMV". Y remata Bolaños: "Fue un gran presidente".

El portavoz del grupo parlamentario socialista, Héctor Gómez, señala en una línea similar que "Felipe González ha supuesto para este país avances en derechos y libertades, el nacimiento y consolidación del Estado del bienestar y una mejora de la calidad de vida de todos los españoles y españolas. Creó una España más plural y nos abrió las puertas a Europa". Una herencia, concluye, sobre la que "hoy los socialistas seguimos construyendo".

Foto: El expresidente del Gobierno Felipe González. (Reuters)

El secretario de Organización del PSOE surgido del congreso de la "unidad", Santos Cerdán, destaca que el expresidente "es uno de los grandes referentes para la socialdemocracia no solo en España, sino en todo el mundo" y recuerda que "el próximo mes de octubre se cumplirán 40 años de su primera victoria electoral tras la llegada de la democracia, una victoria que lo cambió todo en este país". Entre otras cuestiones, pone el foco en que "puso en pie el Estado de bienestar, la sanidad y la educación gratuita y universal, impulsó las primeras conquistas y avances sociales y protagonizó la primera gran modernización de este país. Europeísta convencido, con él España ingresó en la Unión Europea", añade el número tres de Ferraz. Destaca asimismo que "sus gobiernos supusieron un punto de inflexión en nuestra historia democrática, de manera que su legado no es solo un referente y parte esencial de la historia del PSOE, sino que es patrimonio ya de todos los españoles". Y concluye: "Este país no sería lo que es hoy sin Felipe González".

Felipe González cumple este sábado ochenta años en plena forma. El expresidente más longevo de la democracia vuelve a demostrar que también es el más activo en la esfera pública española. Nunca hizo "voto de silencio". Al contrario, su compromiso con su "autonomía personal significativa", como la definió en su famosa entrevista en 'El Hormiguero' el año pasado, es total. El sevillano ha ido retomando su intensa agenda de conferencias y actos tras un periodo recluido por la pandemia y mantiene sus "compromisos habituales", señala uno de sus colaboradores, incluidos los viajes por América Latina, donde es "un líder de referencia".

PSOE Pedro Sánchez Mariano Rajoy Moncloa
El redactor recomienda