González y Feijóo, sobre los indultos: "No puede parecer una campaña anticatalana"
  1. España
"CATALUÑA NO ES INDEPENDENTISMO"

González y Feijóo, sobre los indultos: "No puede parecer una campaña anticatalana"

El expresidente insiste en que "no se dan las condiciones" y Feijóo cree que "no hay ninguna condición". Ambos temen entrar en la dinámica de que el independentismo venda una operación contra Cataluña

placeholder Foto: El Confidencial Diseño.
El Confidencial Diseño.

Falta diálogo real y serio en España. “Sentarnos a conversar”, coinciden Felipe González y Alberto Núñez Feijóo después de muchos años en que los dos principales partidos han sido incapaces de tejer nuevos pactos nacionales frente a desafíos que no han dejado de crecer. El expresidente del Gobierno y el dirigente gallego coinciden en muchas cosas. La principal es su rechazo a la política efectista, la que mira al corto plazo y que ambos denominan “tuitera”. Creen que “la política del tuit” ha venido a modificar “la política de la reflexión y el diálogo”, e insisten en que España necesita “sosiego” y menos obsesión por los mensajes de unos pocos caracteres. Especialmente, en los debates de primer orden, como ahora son los indultos a los presos del 'procés'.

Es uno de los asuntos en que mantienen discrepancias, aunque son casi de matiz. En una conversación mantenida en el marco de los ‘podcasts’ llamados ‘Sintonías infrecuentes’, un proyecto de la Fundación Felipe González y Podimo (se puede escuchar completa aquí), el expresidente socialista se reafirma en lo que dijo hace pocos días en una entrevista televisada y que tanto revuelo causó dentro y fuera del PSOE: “Yo lo que digo es que no se dan las condiciones para los indultos. Y no tengo espíritu vengativo de decir que se queden en la cárcel. De hecho, el juicio fue extraordinariamente garantista. El Gobierno tiene facultad de indultar, pero la decisión tiene que estar fundamentada”, apunta respondiendo, al menos en parte, a las polémicas palabras de Pedro Sánchez, que habló de “venganza y revancha”.

"Me da miedo entrar en una dinámica en que parece que hay una campaña anticatalana"

Para Felipe González, el debate está claro: los líderes independentistas tienen que estar dispuestos a recorrer el camino de lo que supone respetar la Constitución, “aunque no crean en ella”. Solo así habrá espacio para el pretendido reencuentro. En el caso de Feijóo, sin embargo, fue más claro: "Yo no diría que no se dan las condiciones, diría que no se da ninguna condición" para conceder indultos ahora. Y no solo porque el propio Pere Aragonès habla de que esta legislatura será la de la independencia, sino porque para el presidente gallego queda acreditado que lo que hará Sánchez es “indultar a un socio parlamentario”, ERC, después de haber reclamado el cumplimiento íntegro de la sentencia del Tribunal Supremo. “Es una enmienda a la totalidad”, insiste el presidente de la Xunta a González, coincidiendo en que para hablar de indultos “hace falta restituir el ‘seny’ catalán, el catalanismo constitucional” en el que se respetan las reglas del juego.

Foto: El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la presidenta del partido, Cristina Narbona (i), y la portavoz socialista, Adriana Lastra. (EFE)

Si hay algo que preocupa a ambos, es que la postura contra la concesión de indultos, compartida entre formaciones de la derecha, pero también de sectores dentro del PSOE, se interprete una vez más como una operación contra Cataluña. “Me da miedo entrar en una dinámica en la que parezca que hay una campaña anticatalana. Hace falta distanciarse de los que tocan demasiado el tambor sin explicar que tenemos un problema de convivencia dentro de Cataluña con una parte de la sociedad”, dice González.

"La política del tuit" viene a cambiar "la política de la reflexión y el diálogo"

“Una trampa del nacionalismo” a ojos del presidente gallego, que exige el fin de la identificación de la sociedad catalana con un partido o el independentismo en sí. “Cataluña es mucho más. Hasta ahí podíamos llegar. No podemos hacer ninguna campaña contra Cataluña. La campaña es en favor de la convivencia y la igualdad”, apunta. “No intentemos hacer que un independentista no lo sea. O si uno quiere ser populista, que haga lo que considere. Pero por la carretera se conduce de una manera. Y si no, hay colisiones y siniestros totales”. El dirigente gallego reconoce que durante muchos años le interesaba la Generalitat, “a veces para inspirarme y otras para conocer lo que hacían”. En este momento, asume, “su gobernanza no me interesa nada”.

Nacionalismo y financiación autonómica

Si hay algo que está muy presente en el relato independentista, es el debate de la financiación autonómica. El eterno melón que nunca termina de abrirse lo suficiente para muchas comunidades. Es otro de los temas que comparten González y Feijóo en su charla. El presidente gallego sabe de lo que habla con cuatro legislaturas a sus espaldas. “El sistema que tenemos es el que quisieron la Generalitat y el Gobierno. Esencialmente, la ministra Salgado con el tripartito. Se dice que este sistema es inadecuado, para un nacionalista todo es inadecuado. Pero decir que la España de las autonomías es contra Cataluña… Eso lo puedo decir yo”, dice.

Felipe González no le quita la razón: “Ninguna vez que se ha pactado y desarrollado el sistema de financiación autonómica ha sido con el desacuerdo de Cataluña”.

Foto: El Confidencial Diseño.

Estado de alarma vs. alternativa jurídica

La pandemia, como no puede ser de otra manera, centra parte del debate a dos. Enfocada, eso sí, desde una óptima legislativa. Es probablemente el punto de mayor discrepancia. Feijóo, como presidente autonómico al frente de la gestión del coronavirus en su territorio, ha defendido con firmeza la necesidad de un cambio legislativo alternativo al estado de alarma. Felipe González no esconde su posición: solo el estado de alarma permite restringir los derechos fundamentales recogidos en la Constitución y una ley orgánica no puede servir para algo similar. “Necesita rango constitucional”, insiste.

En lo único que coinciden es en que la legislación del año 86 se quedó corta y ha resultado más que insuficiente para el latigazo del covid. “La legislación para enfrentar una pandemia es manifiestamente mejorable. Cuando yo hice la ley de 1986, no preveía una pandemia, solo brotes epidémicos concretos de enfermedades casi superadas como la tuberculosis”, explica el expresidente. “La ventaja del estado de alarma es que tiene un margen de flexibilidad y ordenamiento suficiente como para combatir la pandemia”. En su opinión, como en la del lendakari Urkullu, habría sido necesario prorrogar la alarma al menos dos meses más.

Foto: Un operario descarga mercancía delante de una oficina de empleo. (EFE)

Feijóo insiste: “Pero, por lo menos, tengamos una ley. Porque todos los presidentes autonómicos hemos pedido cierres perimetrales. A mí el Tribunal Superior de Justicia de Galicia me los ha autorizado en municipios. A otros colegas, no”. González le rebate: “Que una ley orgánica puede llegar a decir que no se aceptan reuniones de seis personas… Es que no puede ser. Me pone muy nervioso”, confiesa en un momento de la charla.

El debate se alarga y vuelve a concluir en la importancia de más diálogo y más grandes pactos, también para la renovación de los órganos institucionales pendientes (obviamente, con la mirada puesta en el CGPJ) y otros asuntos como la urgencia de una reforma de la ley electoral.

Felipe González Alberto Núñez Feijóo Indulto Pedro Sánchez Independencia de Cataluña
El redactor recomienda