Es noticia
Menú
Sánchez se ha ofrecido a EEUU como aliado preferente ante un conflicto con Rusia
  1. España
"Estudiamos todos los escenarios"

Sánchez se ha ofrecido a EEUU como aliado preferente ante un conflicto con Rusia

Albares se reunió esta semana con el secretario de Estado de Biden para dar apoyo militar en caso de un escenario armado. El Gobierno despliega una alfombra roja a Washington con vistas a la cumbre de la OTAN de junio en Madrid

Foto: Albares y Blinken, en Washington. (EFE/Lenin Nolly)
Albares y Blinken, en Washington. (EFE/Lenin Nolly)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno ha movido una ficha hasta ahora inédita en el tablero y lo ha hecho a conciencia. El Ministerio de Defensa anunció este jueves el ofrecimiento a la OTAN de cazas del Ejército del Aire ante la escalada de tensión en la frontera de Ucrania y la posibilidad de una invasión por parte de Rusia, una decisión que supone el primer posicionamiento en el terreno bélico por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez. El apoyo a la Alianza Atlántica lleva tiempo trabajándose en un ámbito reservado y fue oficializado esta misma semana en la visita que el ministro de Exteriores realizó a Washington. Allí, José Manuel Albares se reunió con el secretario de Estado, Antony Blinken, y desplegó ante sus pies una alfombra roja de cara a la cumbre que la OTAN va a celebrar en Madrid.

''El Gobierno contará con nuestro respaldo a la hora de ejercer sus obligaciones en la OTAN''

España ha decidido defender una posición de apoyo cerrado a cualquier movimiento que realicen tanto la OTAN como la Unión Europea, explican fuentes gubernamentales a El Confidencial. Moncloa, en colaboración con Exteriores y Defensa, quiere cuidar las relaciones con la Casa Blanca y por eso ha dado un paso al frente de una manera tan clara, intentando presentarse como un "aliado preferente" y "serio" con la Administración Biden ante uno de sus principales retos, explican las mismas fuentes. El presidente estadounidense ha dado por probable que se produzca algún tipo de incursión rusa en Ucrania y por eso España no ha dudado en tomar un papel activo en esta crisis.

Foto: Un soldado ucraniano descansa en una trinchera cerca de la ciudad de Horlivka, controlada por los rebeldes pro Rusia. (EFE/Anatolii Stepanov)

Para el Gobierno español, la evacuación de Afganistán de este verano marcó un "punto de inflexión" en esta reconciliación con Estados Unidos. Sánchez no dudó en implicarse con las tropas norteamericanas tanto en Kabul como en las bases españolas, y Biden se lo agradeció. Más tarde, pudieron saludarse en el G-20 de Roma, un encuentro que sirvió a la remodelada Moncloa para olvidar el fiasco del paseíllo en Bruselas. Falta un cara a cara que Moncloa sigue buscando.

Esta relación esporádica entre presidentes es completada por los ministros de Exteriores y Defensa. Albares está tomando un papel protagonista y en los seis meses que lleva en el cargo ha tenido tres conversaciones con su homólogo Blinken y dos encuentros personales. Uno inicial en París en octubre, que duró hora y media, y el de esta semana en Washington, de una hora de duración, y donde la posible invasión de Ucrania centró la conversación. El ministro también aprovechó su visita a la capital de EEUU para reunirse con Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes.

El Gobierno es consciente de lo que supone posicionarse de una forma tan clara en un posible conflicto armado contra Rusia, pero ha decidido situarse del lado de Estados Unidos. "Somos sus aliados preferentes y vamos al unísono con la OTAN", destacan fuentes gubernamentales. En los informes oficiales, añaden, se contempla cualquier escenario, aunque oficialmente proclaman que "es el tiempo del diálogo". "La posición de España, como de la OTAN en su conjunto, es que la respuesta sea diplomática y haya una desescalada", expuso este jueves la titular de Defensa, Margarita Robles. "La OTAN va a proteger y defender la soberanía de cualquier país que quiera entrar", añadió. Posición inequívoca, en definitiva, a la espera de que el Gobierno ruso no entierre ese diálogo. "Si se rompe, habrá una respuesta", aseguran desde el Gobierno en consonancia con la Alianza Atlántica. En el Ejecutivo de Sánchez, hablan de "sanciones económicas" a Rusia, anticipando un escenario de inestabilidad.

Foto: Una imagen de satélite de un alojamiento de tropas rusas en Yelnya. (Reuters)

Este posicionamiento diplomático y militar, hasta ahora inédito en el Gobierno de coalición, ya ha generado una fuerte tensión entre los socios. La política exterior y de defensa está reservada al PSOE, pero Unidas Podemos ha expresado sus quejas ante la decisión. "Empujar la OTAN hasta Rusia es un grave error para Europa, amenaza la paz y es estratégicamente torpe: subirán el gas, el petróleo, la inflación... Europa debe aportar medidas para desescalar el conflicto EEUU-Rusia, evitar militarizarlo y dar garantías de paz para las partes", escribía el secretario de Estado para la Agenda 2030, Enrique Santiago. El mensaje era retuiteado por Nacho Álvarez. El ex secretario general de Podemos y exvicepresidente, Pablo Iglesias, censuró esta decisión geopolítica y habló de "partido de la guerra" refiriéndose al PSOE. "El furor pro-USA acabó con Aznar y hoy sería una gran torpeza de la parte socialista del Gobierno enfrentarse a todos sus socios y montar el 'partido de la guerra' con el PP". Un aviso con todas las letras.

Juan Carlos Monedero añadió que "subordinar la política exterior de España solo nos sirve para enfrentarnos con países que podrían ser amigos y dejan de serlo por el servilismo hacia Washington. EEUU sostuvo a Franco durante 40 años. Europa necesita tomar sus propias decisiones y dejar de jugar a ser comparsa". Yolanda Díaz, tras su positivo, mantiene silencio. El PP, por su parte, ha mostrado su apoyo a las decisiones del Gobierno en esta cuestión.

La aportación militar de España en el Báltico

Moscú avisaba ayer de un potente despliegue militar en la frontera con Ucrania y España anunciaba rápidamente el ofrecimiento de nuevos cazas, Eurofighters del Ejército del Aire, según fuentes militares, para controlar los países del Báltico y presentarse como un "aliado serio" de la OTAN. El anuncio llevaba varios días trabajándose, incluso semanas, según apuntan las mismas fuentes, pero quiso ser oficializado este jueves por Robles. De esta forma, estos aviones, pertenecientes a las bases de Morón o de Albacete, se sumarían a los cazas, también F-18, desplegados en otros países del Báltico y a los 350 militares que se encuentran en Letonia.

A esta fuerza aérea hay que sumar dos buques de la Armada. Se trata del buque de acción marítima (BAM) Meteoro, que partió de Las Palmas de Gran Canaria con rumbo al Mar Negro este lunes, y de la fragata Blas de Lezo, que podría partir este mismo fin de semana. En "tres o cuatro" días, anunció ayer Robles. Ambas han adelantado su misión ante el aumento de la tensión en la zona.

Foto: El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, en Alemania. (EFE/Bernd Von Jutrczenka)

El propio Pedro Sánchez vivió este mismo verano, unas horas antes de acometer la crisis de Gobierno, la tensión a la que tienen que hacer frente los militares españoles en Lituania. Se encontraba en la base de la OTAN en Siauliai ofreciendo una comparecencia de prensa cuando un avión invadió el espacio aéreo báltico. Se emitió inmediatamente una alarma 'alfa scramble' y los Eurofighters españoles tuvieron que despegar de urgencia.

El Gobierno ha movido una ficha hasta ahora inédita en el tablero y lo ha hecho a conciencia. El Ministerio de Defensa anunció este jueves el ofrecimiento a la OTAN de cazas del Ejército del Aire ante la escalada de tensión en la frontera de Ucrania y la posibilidad de una invasión por parte de Rusia, una decisión que supone el primer posicionamiento en el terreno bélico por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez. El apoyo a la Alianza Atlántica lleva tiempo trabajándose en un ámbito reservado y fue oficializado esta misma semana en la visita que el ministro de Exteriores realizó a Washington. Allí, José Manuel Albares se reunió con el secretario de Estado, Antony Blinken, y desplegó ante sus pies una alfombra roja de cara a la cumbre que la OTAN va a celebrar en Madrid.

OTAN Pedro Sánchez Ucrania Vladimir Putin
El redactor recomienda