Es noticia
Menú
Sánchez sale de Moncloa para frenar el desgaste por la crisis de la carne
  1. España
Aprovechando los fondos europeos

Sánchez sale de Moncloa para frenar el desgaste por la crisis de la carne

El Gobierno lanza una agenda de proximidad y cercanía de cara a la segunda mitad de la legislatura. El objetivo es vender los éxitos y comunicar mejor la recuperación económica

Foto: Sánchez, durante su encuentro con Scholz en Moncloa. (EFE/Mariscal)
Sánchez, durante su encuentro con Scholz en Moncloa. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Pedro Sánchez quiere echarse a la calle. Salir de Moncloa, mostrarse más cercano a los españoles y explicar al ciudadano de a pie, de su propia boca, las reformas que está poniendo en marcha el Gobierno y las leyes que ha aprobado y tiene previsto hacer en lo que queda de legislatura. Y también frenar el desgaste, que es evidente en los sondeos y que se ha agudizado en estos primeros días del año por la crisis de la carne y las macrogranjas. Para ello, informan fuentes gubernamentales, Presidencia ha diseñado una “agenda de proximidad”. Actos y eventos pensados en mostrar una mayor cercanía. En Madrid y en diferentes provincias. El objetivo es recuperar la iniciativa que en Moncloa asumen que les está costando conseguir. Algo así se intentó en septiembre, tras la remodelación del Gobierno, sin demasiado éxito. El presidente quiere salvar las críticas que está recibiendo por programar eventos muy concretos, cerrados en la mayoría de las ocasiones al público y, en algunos casos, rodeado solo de militantes socialistas.

El presidente del Gobierno quiere cuidar las distancias cortas. En un momento en que la vacunación sigue avanzando a buen ritmo, en el gabinete de Moncloa empiezan a lanzar el debate sobre la futura 'gripalización' de la pandemia. Sánchez ha querido adelantarse a los tiempos y aunque en este momento los datos de contagios y fallecimientos sigan aún disparados, el escenario que dibujan desde el Ministerio de Sanidad apunta a una primavera y un verano diferentes a este invierno. España es un país modélico a nivel mundial a la hora de inocular las dosis y eso también quiere ponerlo en valor el Gobierno.

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón, durante una reunión con representantes de la organización de ganaderos UPA, el pasado jueves en la sede del ministerio. (EFE/Fernando Villar)

Completada, además, la primera parte de la legislatura centrada en la contención de la pandemia, ha llegado el momento de dar un giro a la estrategia. Sánchez ha tenido que pasar los primeros dos años en Moncloa gestionando la crisis, pero ahora se abre un nuevo horizonte centrado en explicar y poner en valor la labor del Gobierno, explican las fuentes consultadas. Hora de salir del despacho y dialogar de tú a tú con los españoles.

El principal reto es económico y Sánchez se va a lanzar a vender la recuperación, indican estas fuentes. En Moncloa, asumen que en la economía se va a jugar la reelección y, por tanto, la próxima legislatura. La actual será de cuatro años, insiste el presidente en cada ocasión que tiene. Finales de 2023 o principios de 2024 es el horizonte, aprovechando la presidencia de turno de la Unión Europea en el segundo semestre del 23. Será, por tanto, una segunda parte de mandato en la que la economía cobrará valor y en la que los ministros del ramo, empezando por la vicepresidenta Nadia Calviño, tendrán un papel protagonista.

Sánchez asume que es hora de salir del despacho, pisar la calle. Ha dado orden al PSOE de hacer pedagogía con los fondos UE

Vacunas, recuperación económica, creación de empleo, los ERTE y, por supuesto, fondos europeos. Sánchez considera que tiene argumentos de sobra para intentar sacar pecho de su gestión y, además, explicársela a los españoles. Empresarios, trabajadores, sindicatos, asociaciones, oenegés, investigadores, pensionistas, jóvenes... La legislatura entra a partir de ahora en otro escenario muy diferentes al actual con, también es cierto, algunos síntomas de ruptura. Y vienen negociaciones complicadas, como la reforma fiscal o la tramitación parlamentaria de la Ley de Vivienda.

Yolanda Díaz, por cierto, también ha sabido ver el reto en su denominado 'proceso de escucha', que se ha retraso unas semanas por las complicaciones para convalidar la reforma laboral y las elecciones en Castilla y León. Este viernes, la vicepresidenta segunda visitará la fábrica de SEAT, en Barcelona, y participará en una asamblea con trabajadores. Presidente y vicepresidenta segunda, por tanto, competirán por un mismo público.

Foto: Yolanda Díaz junto a Thomas Pikkety. (EFE/J.J.Guillén)

Toda esta estrategia de puertas abiertas por parte de Sánchez se apoya, como decimos, en los fondos europeos. Por eso, el Gobierno ha reaccionado de una forma tan contundente contra los ataques que ha recibido por parte del PP. En el área socialista del Ejecutivo, restan importancia al recurso presentado por Isabel Díaz Ayuso ante el Tribunal Supremo y arremeten con dureza contra las dudas que están sembrando los dirigentes de Génova con respecto al reparto de las ayudas. Para Moncloa, esta actitud es 'casus belli'.

Esta estrategia también será extensiva a los ministros y a los dirigentes del PSOE. Lo explicitó este mismo lunes Sánchez en la ejecutiva del partido, donde el secretario general pidió a los suyos hacer pedagogía sobre la reforma laboral por todos los rincones del país, explicando que el pacto alcanzado con patronal y sindicatos es bueno para empresarios y trabajadores. El Gobierno aún no cuenta con los apoyos necesarios para convalidar el real decreto-ley y está negociando con intensidad con sus socios.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto al canciller alemán, Olaf Scholz (c), a su llegada a la rueda de prensa posterior a su reunión en el Palacio de la Moncloa, este lunes. (EFE/Mariscal)

Es innegable asumir que esta estrategia se hace pensando en la llamada España vaciada, una serie de territorios donde se van a jugar un buen número de escaños en las próximas generales. Esta activación especial de los ministros por las provincias busca también evitar que el Gobierno entre en una fase de zozobra una vez aprobados los presupuestos de 2022. El objetivo es rentabilizar las medidas y tener presencia por los territorios.

La agenda interior será completada con una intensa atención al exterior. Quedó demostrado este lunes con el nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, que visitó Moncloa. Sánchez quiere formar parte del nuevo eje de mando que se está conformando y cuidará a Alemania. Con Estados Unidos también hay un acercamiento evidente, aunque no termina de concretarse en un cara a cara con Joe Biden. En el Gobierno, está marcada en rojo la cumbre de la OTAN del próximo verano, el 29 y 30 de junio, un evento de proyección internacional en que el presidente será el anfitrión y donde aspira a que su figura se relance.

Pedro Sánchez quiere echarse a la calle. Salir de Moncloa, mostrarse más cercano a los españoles y explicar al ciudadano de a pie, de su propia boca, las reformas que está poniendo en marcha el Gobierno y las leyes que ha aprobado y tiene previsto hacer en lo que queda de legislatura. Y también frenar el desgaste, que es evidente en los sondeos y que se ha agudizado en estos primeros días del año por la crisis de la carne y las macrogranjas. Para ello, informan fuentes gubernamentales, Presidencia ha diseñado una “agenda de proximidad”. Actos y eventos pensados en mostrar una mayor cercanía. En Madrid y en diferentes provincias. El objetivo es recuperar la iniciativa que en Moncloa asumen que les está costando conseguir. Algo así se intentó en septiembre, tras la remodelación del Gobierno, sin demasiado éxito. El presidente quiere salvar las críticas que está recibiendo por programar eventos muy concretos, cerrados en la mayoría de las ocasiones al público y, en algunos casos, rodeado solo de militantes socialistas.

Ministerio de Sanidad Primavera Tribunal Supremo Pandemia Nadia Calviño ERTE Partido Popular (PP) Isabel Díaz Ayuso Pedro Sánchez Unión Europea
El redactor recomienda