Sánchez ordena frenar los ataques a Garzón ante el desgaste del PSOE
  1. España
Intenta salir del monotema de las granjas

Sánchez ordena frenar los ataques a Garzón ante el desgaste del PSOE

La actitud de Page y Lambán torpedea la agenda verde del Gobierno, se quejan en Moncloa. Los socialistas se ven atrapados en un debate que, asumen, beneficia al PP y a Podemos

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Giuseppe Lami)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Giuseppe Lami)

Las macrogranjas "contaminan el suelo, contaminan el agua y luego exportan esa carne de mala calidad de esos animales maltratados". La frase de la discordia manifestada por Alberto Garzón en 'The Guardian' ha sumido al Gobierno de coalición en una de las mayores crisis desde su formación hace ahora justo dos años. Pedro Sánchez ha lamentado "muchísimo" en público la polémica y ahora busca zanjar el fuego cruzado entre los miembros de PSOE y Unidas Podemos. El presidente del Gobierno ha dado orden de poner punto y final a las críticas y, en definitiva, de acabar con el fuego cruzado entre los ministros de la coalición, explican fuentes socialistas. Lo hacen porque la crisis está perjudicando a los socialistas y poniendo en aprietos la campaña electoral de Luis Tudanca.

Sánchez y Díaz proclamaron a finales de 2021 que el Ejecutivo gozaba de una salud de hierro, pero ha sido comenzar el nuevo año y las costuras de la relación se han resentido. La parte socialista del Gobierno tenía monitorizada la entrevista que ofreció Garzón el 14 de diciembre al rotativo británico y no le prestó, en principio, demasiada importancia a la frase sobre las macrogranjas y la ganadería intensiva que pronunció el titular de Consumo. Pero el 3 de enero todo saltó por los aires y comenzó uno de las mayores encontronazos en la coalición, espoleado también por un grupo de barones socialistas que no han ayudado en nada al presidente, concluyen las fuentes consultadas.

El jefe del Ejecutivo dejó hacer durante toda esta semana. Mientras tanto la tensión iba en aumento y Garzón se reafirmaba en sus palabras. Sánchez no habló con Yolanda Díaz en ningún momento. Solo hubo un breve contacto, nada conflictivo, según testigos presenciales, entre el ministro de Agricultura, Luis Planas, y el titular de Consumo tras el Consejo de Ministros del martes. No hubo, en definitiva, coordinación en la coalición. De esta forma, por ejemplo, Moncloa decidió que Planas debía realizar una gira mediática para dejar claro el apoyo y respaldo del Gobierno a los agricultores y ganaderos. La idea fue reafirmada por la ministra portavoz, Isabel Rodríguez. Y el incendio no disminuyó sino todo lo contrario.

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón (c), durante la reunión mantenida con representantes de la organización de ganaderos UPA, este jueves en la sede del ministerio. (EFE/Fernando Villar)

El desgaste para la parte socialista del Gobierno ha resultado evidente y no ha sido hasta este jueves cuando Sánchez ha dicho "basta". Basta de críticas, basta de polémicas innecesarias y basta de dar munición a la oposición. Porque el PP, junto con Vox, es el mayor beneficiado de toda la polémica. Pablo Casado y Alfonso Fernández Mañueco han sabido aprovechar la coyuntura y van a intentar que se hable de ello en la campaña. Las encuestas de Génova, tal y como se ha contado en estas páginas, apuntan a un desgaste de los socialistas por su indefinición en la polémica.

Lambán y Page, versos sueltos

Otro asunto polémico, ajeno al Gobierno, ha sido el posicionamiento de dos de los barones que en los últimos años han sido más críticos con la coalición: Javier Lambán y Emiliano García Page. En el sanchismo asumen que sus palabras no ayudan a calmar las aguas y que el PSOE está saliendo perjudicado a las puertas de las elecciones en Castilla y León. Sánchez quiere que los presidentes aragonés y castellano-manchego frenen sus ataques a Garzón y que se coordinen con el Gobierno central en un terreno especialmente delicado para los socialistas. Pero asumen que en este terreno van por libre.

Foto: Garzón, saludando a Sánchez en el pleno del Congreso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Hay que recordar que el PSOE de Sánchez se definió como partido verde en el 40 congreso federal de Valencia, de modo que cualquier polémica en torno a este asunto perjudica la hoja de ruta ecologista del socialismo. El silencio de la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, no ayuda. Garzón y Unidas Podemos han tomado la delantera en este terreno gracias a una crisis que les ha hecho entrar de lleno en la campaña. Los socialistas, no obstante, restan importancia a esta coyuntura y consideran que aún queda toda la campaña electoral.

Las palabras de los dos barones socialistas han levantado ampollas en el seno del socialismo. Quien más claro se ha expresado en público ha sido Odón Elorza, verso libre del PSOE en algunos asuntos, como cuando decidió no apoyar a Enrique Arnaldo para el Tribunal Constitucional (el grupo parlamentario socialista ha decidido aplazar a este mes de enero una posible sanción de 600 euros), que se ha preguntado "qué pasa con ciertos barones", en referencia a Page y Lambán. "¿Tienen bula papal o lo suyo se considera como ejercicio de una libertad de expresión que no daña al PSOE?", ha lanzado.

El PSOE asume que ha comenzado la precampaña en Castilla y León a rebufo del PP, una formación que va a intentar alargar un asunto en el que se siente cómodo. Varios de sus barones se habían fotografiado en explotaciones ganaderas y ayer se sumó Casado a esta estrategia que busca polarizar el asunto. Los populares adoptaron desde ayer el lema "Ganadería o comunismo", replicando la campaña que tanto éxito dio a Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Génova y Alfonso Fernández Mañueco van a intentar alargar la polémica durante las próximas cuatro semanas.

El compromiso por la agenda verde del PSOE continúa intacto, destacan desde el área socialista del Gobierno. En el fondo, remarcan, sus posiciones son las mismas que Garzón. Presumen del vídeo que ha circulado estos días en el que Pedro Sánchez defiende la ganadería extensiva. "Por supuesto que apostamos por ese modelo". El principal problema, una vez calmadas las aguas, reside en que el ministro de Consumo afirmó abiertamente que España exporta carne de mala calidad. Un torpedo, consideran, a la línea de flotación de los intereses del sector ganadero español que tuvo que ser frenado por Planas y varios ministros socialistas. Esperan, con el silencio del PSOE, que las aguas vuelvan a su cauce.

Alberto Garzón Elecciones Castilla y León Animales Maltrato animal Pedro Sánchez
El redactor recomienda