El PP centra su batalla electoral en el mundo rural y levanta a sus alcaldes frente a Vox
  1. España
EL BASTIÓN MUNICIPAL

El PP centra su batalla electoral en el mundo rural y levanta a sus alcaldes frente a Vox

Castilla y León y la guerra de la carne apuntalan esa estrategia que trabaja Génova desde hace meses y que tendrá su próxima parada en Andalucía, con los agricultores incendiados

Foto: Alfonso Fernández Mañueco junto a Pablo Casado. (EFE/J. Casares)
Alfonso Fernández Mañueco junto a Pablo Casado. (EFE/J. Casares)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Partido Popular centrará su gran batalla electoral en el mundo rural, un terreno que Vox se ha trabajado a conciencia en los últimos dos años y donde los populares piensan pelear su espacio electoral con alcaldes y Diputaciones como sus grandes aliados. La batalla de la carne en Castilla y León y la defensa del sector ha dejado claro qué campaña quiere liderar Pablo Casado para consolidar ese cambio de ciclo que considera que culminará en España en las próximas generales. El medio rural va a ser protagonista y un ring de pelea entre las dos formaciones y con agricultores, ganaderos, cazadores y defensores de la tauromaquia o la dehesa como protagonistas. El escenario de una contienda donde también las marcas de la España Vaciada tiene su principal filón electoral.

El fortalecimiento del discurso del PP en el mundo rural no es nuevo. La estrategia ha centrado las enmiendas de los populares en el debate de los Presupuestos Generales del Estado y quedó más que inaugurada con el discurso que Pablo Casado ofreció en un congreso de Asaja, la patronal del campo, el pasado noviembre. Esta además es una de las organizaciones empresariales que se han abstenido en el apoyo de la CEOE a la reforma laboral de Pedro Sánchez y representa uno de los discursos más duros contra el Gobierno de la nación, con la reforma de la Política Agraria Común (PAC) en el centro de sus reivindicaciones. El programa ha cobrado toda su dimensión en la campaña electoral de Castilla y León, donde las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en 'The Guardian', subrayando la mala calidad de la carne de las macrogranjas ha hecho estallar al sector ganadero.

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (EFE/Raquel Manzanares)

El vicesecretario general del PP, Antonio González Terol, apunta que las iniciativas de su partido en defensa del medio rural no son nuevas y que la formación lleva tiempo proponiendo medidas en ayuntamientos, diputaciones y parlamentos autonómicos "contra un Gobierno que quiere acabar con el campo", en alusión a PSOE y Unidas Podemos. "El PP es el partido con más alcaldes en España, 2.870 frente a los 2.650 del PSOE, y el segundo en concejales, 20.336, frente a un partido como Vox que tiene cinco alcaldes y 500 ediles en todo el país", asegura en declaraciones a El Confidencial. Los populares hacen gala de su fortaleza y su implantación a lo largo y ancho del país a través de las corporaciones municipales y las 13 Diputaciones provinciales que gobiernan. En contraposición, los de Abascal han cultivado su arraigo en el territorio a través de voluntarios desplegados en todos los pueblos de España de más de mil habitantes y un coordinador para varias localidades, no más de cinco, en el caso de enclaves de menor población. "La fuerza del PP y de Vox en el mundo rural es incomparable", señalan fuentes de Génova esgrimiendo estos datos.

Foto: La secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona. (EFE)

El discurso del PP contra el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, al que acusan de querer "acabar con el mundo rural y las tradiciones", atacando de plano normas como la ley de bienestar animal, se ha endurecido en los últimos meses e irá a más. Forma parte de esa guerra cultural contra la izquierda "progre y urbanita", que hasta ahora ha liderado Vox. Los populares saben que la mayor bolsa de apoyos que puede disputarle el partido de Santiago Abascal está en ese voto rural que alcanza el 30% de los electores totales que deciden en España.

El PP insiste en que no va a perder terreno en este ámbito y se sumará a las movilizaciones convocadas por el sector, que amenaza con volver a sacar los tractores a la calle contra el Gobierno de Sánchez en contra de la PAC negociada por el ministro Luis Planas en Bruselas. "Es una reforma con la que los agricultores españoles pierden un 26% de los fondos europeos", subraya González Terol, que contrapone la gestión de figuras populares como la de Miguel Arias Cañete o Loyola de Palacio. "El PP estará en la calle con los ganaderos o los agricultores como antes estuvo con los policías. Es el Gobierno el que ha incendiado la calle y el PP va a estar ahí por responsabilidad", asegura el vicesecretario general, avanzando esa estrategia que intenta que Vox no capitalice el malestar social contra el Ejecutivo de coalición. Un endurecimiento de la oposición con protestas para liderar el enfado contra Sánchez, a pesar de que la estrategia en algunos sectores del PP más moderado no convence. Génova, no obstante, deja claro que es el camino que va a seguir hasta las generales.

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (i), y el presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado (c), participan en la manifestación convocada por agentes de todos los cuerpos policiales en Madrid. (EFE/J.J. Guillén)

El PP distribuyó este viernes en todos los territorios una moción para exigir "el cese inmediato del ministro de Consumo, Alberto Garzón, por sus ataques a la ganadería y el sector cárnico español". Una iniciativa que se registrará en ayuntamientos, diputaciones y parlamentos autonómicos en defensa de una industria cárnica que, recuerda el texto, "integran 3.641 empresas en España", "el 11,9% del total de la industria alimentaria" del país. Un sector integrado en "un 67%" por empresas con menos de diez trabajadores y que aportó 9.000 millones en exportaciones en 2020.

Los populares registrarán esa iniciativa, en plena campaña electoral en Castilla y León, y la aprobarán en los 1.410 municipios que gobiernan en esa comunidad, que cuenta con 2.248 pueblos, aunque también se extenderá por toda España. El esquema es similar al que se siguió en la defensa de la caza del lobo, que el Gobierno ha prohibido matar al declararlo como especie protegida y que llevó mociones a todas las instituciones para alertar del daño y las pérdidas que esa ley infligía en la ganadería. La protección del lobo es un asunto que divide al PSOE, que defiende su caza en comunidades como Asturias, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León o Galicia, donde el sector se siente agraviado por la orden del Ministerio de Transición Ecológica.

Del lobo a los PGE

En ese paquete de medidas del PP en defensa de la ganadería extensiva y del mundo rural, que los populares registraron como enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado, proponían también exenciones tributarias para frenar la despoblación rural, con bonificaciones a las grandes empresas que se instalen en municipios en retroceso demográfico, o apoyo a la actividad cinegética. Junto al plan fiscal y las ayudas también se incluían el despliegue de la fibra óptica en el mundo rural, un plan de protección del arte sacro o el apoyo a la tauromaquia.

Desde la dirección nacional de los populares aseguran que muchas de estas medidas ya se están llevando a cabo en aquellas comunidades donde gobiernan, con los ejemplos de Castilla y León, próxima parada electoral el 13 de febrero, o Andalucía, que protagonizará la próxima cita con las urnas aún sin fecha cerrada en 2022.

En Andalucía, donde Vox irrumpió en las instituciones en las elecciones autonómicas de diciembre de 2018, ya se hizo un intenso análisis sobre el peso del voto rural para la extrema derecha. Jugaron un papel clave importantes bolsas de electores localizadas en pequeños pueblos, vecinos que habían sentido el abandono de las instituciones y que llevaban tiempo en la abstención. Era un espacio que durante mucho tiempo consiguió capitalizar el PSOE. Sin duda la caza, que más allá de una actividad recreativa es un motor económico para muchas familias, o los toros, también una relevante fuente de ingresos, así como la agricultura, fueron los banderines de enganche para Vox en Andalucía.

Foto: Fotografía de archivo del  vicepresidente del PP de Huelva, Alberto Fernández, y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. (EFE)

El Gobierno andaluz de Juan Manuel Moreno (PP) pactó un paquete de medidas a favor del mundo rural con Vox para su investidura y en los últimos tiempos se ha pisado el acelerador para sacar rédito a alguna de estas propuestas. El último pleno del Parlamento regional aprobó con el apoyo de los de Abascal una iniciativa fiscal que afecta a las tasas y precios públicos y que incluía notables bonificaciones, de hasta el 50%, para los cazadores. Unas 100.000 personas en la comunidad se beneficiarán de esta medida, según la Federación Andaluza de Caza. Como adelantó 'La Vanguardia', el PP también trabaja en una proposición de ley, que aún no ha registrado en el Parlamento, que propone legalizar miles de hectáreas de cultivo de frutos rojos en la corona de Doñana. Adelante Andalucía ya ha anunciado que recurrirá la medida ante los tribunales, mientras que los ecologistas de WWF han avanzado que encabezarán una oposición frontal. Consideran que esta "amnistía" es un "grave atentado" contra el Parque Natural y el permiso definitivo para secar sus acuíferos. Los problemas con los agricultores de Huelva, provincia que visitó recientemente la diputada de Vox Macarena Olona, están también en la agenda del PP, así como los de sus colegas de Almería, dos de las provincias donde la fuerza de extrema derecha más peso tiene en la comunidad.

El Partido Popular centrará su gran batalla electoral en el mundo rural, un terreno que Vox se ha trabajado a conciencia en los últimos dos años y donde los populares piensan pelear su espacio electoral con alcaldes y Diputaciones como sus grandes aliados. La batalla de la carne en Castilla y León y la defensa del sector ha dejado claro qué campaña quiere liderar Pablo Casado para consolidar ese cambio de ciclo que considera que culminará en España en las próximas generales. El medio rural va a ser protagonista y un ring de pelea entre las dos formaciones y con agricultores, ganaderos, cazadores y defensores de la tauromaquia o la dehesa como protagonistas. El escenario de una contienda donde también las marcas de la España Vaciada tiene su principal filón electoral.

Partido Popular (PP) Ministerio de Transición Ecológica Caza Pablo Casado Castilla y León PSOE Campañas electorales Luis Planas Santiago Abascal
El redactor recomienda