Es noticia
Garzón se cuela en la precampaña de CyL por una nueva polémica sobre la carne
  1. España
CENSURA LAS MACROGRANJAS

Garzón se cuela en la precampaña de CyL por una nueva polémica sobre la carne

Mañueco aprovecha unas declaraciones del ministro de Consumo en 'The Guardian' para avivar las críticas hacia el "enemigo" del campo. El sector ganadero se suma a los reproches

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (EFE/Luca Piergiovanni)
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. (EFE/Luca Piergiovanni)

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, se ha colado de lleno en la precampaña electoral en Castilla y León. El presidente de la Junta y candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, ha pedido su dimisión por unas declaraciones que realizó en el diario británico 'The Guardian' en las que considera que ataca directamente al sector cárnico de la región. "No lo vamos a admitir. Nos tendrán enfrente en la defensa de los hombres y mujeres del campo", escribía Mañueco en Twitter al mismo tiempo que exigía una rectificación o dimisión. Además, enlazaba a un artículo de un medio especializado con el título “Garzón afirma a 'The Guardian' que España exporta carne de mala calidad y de animales maltratados”.

Sin embargo, el titular de Consumo no ha tardado en responder a las acusaciones de Mañueco, que han despertado una oleada de apoyos del sector agroalimentario en redes sociales. También en Twitter, el ministro ha explicado que en esa entrevista el único momento en el que se refiere a Castilla y León es para alabar su modelo ganadero. “La ganadería extensiva es un medio de ganadería ambientalmente sostenible y que tiene mucho peso en partes de España como Asturias, partes de Castilla y León, Andalucía y Extremadura”, afirmó en el periódico inglés.

Las críticas del ministro de Unidas Podemos se centraban en los proyectos de macrogranjas: "Eso es sustentable; lo que no es nada sostenible son las llamadas megagranjas que encuentran un pueblo despoblado de España y ponen 4.000, 5.000 o 10.000 cabezas de ganado. Contaminan el suelo, contaminan el agua y luego exportan esta carne de mala calidad de estos animales maltratados". Y, a su vez, el responsable de Consumo ha exigido una rectificación del presidente de la Junta, al que ha acusado, además, de estar “desesperado por conseguir los votos de la ultraderecha” y por eso recurrir “a la mentira”.

La entrevista en 'The Guardian' fue publicada el pasado 26 de diciembre y en ella el ministro de Consumo explicaba su polémica campaña para reducir el consumo de carne en España, que ya supuso otro enfrentamiento con el sector cárnico y ganadero del país. “Sabíamos desde el principio que el tema sería controvertido, pero había que hacerlo”, explicaba Garzón en el diario británico. Una entrevista en la que, además, afirmaba que el rechazo a esa campaña se debía a hombres que “sentían que su masculinidad se vería afectada” por el hecho de comer menos carne o no hacer una barbacoa.

No solo el presidente de Castilla y León, en precampaña de las elecciones anticipadas del 13 de febrero, se ha lanzado contra Garzón. La consejera de Medio Ambiente y Agricultura de la Comunidad de Madrid, Paloma Martín, ha asegurado este martes que "no hay que esperar a que un ministro nos diga que no comamos carne para darse cuenta de que el campo está siendo atacado por la izquierda. Vivimos en una situación sin precedentes en nuestro país. En vez de defender los intereses del sector primario, de nuestros agricultores y ganaderos, el Gobierno de Sánchez los ataca".

Garzón, el “enemigo” del campo para el PP

Las iniciativas del ministro de Consumo en lo que llevamos de legislatura lo han convertido en “enemigo” del campo y la agroalimentación. Esta última polémica en 'The Guardian' se une a una larga lista de agravios que han ofendido al sector primario y que han llevado a que el PP lo incluya en sus discursos como uno de los miembros más criticados del ejecutivo de Pedro Sánchez. El pasado mes de julio, su campaña contra la reducción del consumo de carne hizo estallar a la ganadería. Entonces, Garzón mostraba su preocupación por la salud de los ciudadanos y del planeta al ser el país de la Unión Europea “que más carne consume según la FAO”. “El 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero proviene de la ganadería, especialmente de las macrogranjas”, añadía el ministro.

Foto: Entrevista a Luis Alberto Zamora. (J. H.)

La interprofesional cárnica le respondió con una carta en la que le acusaban de “difamar al sector”. Desde Asaja Valladolid exigieron su dimisión por un ataque “erróneo e injustificado”. Aquella campaña tuvo incluso respuesta desde dentro del propio Gobierno central, cuando el ministro de Agricultura, Lluís Planas, la calificó de “errónea”. La polémica tuvo que zanjarla el presidente Sánchez al asegurar: “A mí donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible”.

La campaña de reducción del consumo de carne fue duramente criticada desde la Junta de Castilla y León. Su consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero, denunció el “desconocimiento” y “falta a la verdad” del ministro de Consumo. Poco después, en octubre, otra iniciativa de Garzón enervaba de nuevo al sector primario, en este caso a los remolacheros y la industria transformadora del azúcar al iniciar la batalla para reducir el consumo de este producto. El presidente de Acor, Jesús Posadas, aseguró que se “culpabiliza a un único producto del problema de la obesidad en España”. Así que el calificativo más repetido volvió a ser: 'injusto'. Jesús Julio Carnero también cargaba las tintas en redes sociales: “El lobo, el azúcar, que no consumamos carne y hoy una nueva campaña del Ministerio de Consumo y su ministro Garzón en contra del azúcar, diciéndole a las familias lo que tienen que hacer con sus hijos. Muy de comunistas”.

Reacción en cadena del sector agroalimentario

Este nuevo enfrentamiento de Alberto Garzón con el sector agroalimentario ha incendiado las redes sociales. También se suceden los comunicados en contra de las palabras del titular de Consumo.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos UPA ha remitido un comunicado en el que califica las palabras del ministro de “irresponsables y directamente falsas. En España no hay animales maltratados”, subraya la organización profesional agraria.

Una puntualización que también realizaba la Asociación de Productores de Porcino de Cataluña, que lo califica de “ataque frontal” a un sector que cumple con todas las medidas de bienestar animal. Asaja pide una rectificación inmediata para evitar que los ganaderos “se vean gravemente perjudicados”.

Todo sucede a unas pocas semanas de una nueva gran movilización nacional del campo en España. El 28 de enero volverán a salir a las calles para exigir la rentabilidad de sus explotaciones. Aseguran que el incremento de costes y los precios que les pagan por el producto están suponiendo la ruina de un sector esencial para el país.

Alberto Garzón
El redactor recomienda