Es noticia
Menú
Mañueco calca la estrategia de Ayuso: sin restricciones y escudo contra el sanchismo
  1. España
Plantea una campaña electoral polarizada

Mañueco calca la estrategia de Ayuso: sin restricciones y escudo contra el sanchismo

La salida de Ciudadanos del Gobierno de coalición evidencia un giro radical en la gestión de la pandemia de la Junta que ahora sigue el modelo de “libertad” de la Comunidad de Madrid

Foto: Alfonso Fernández Mañueco junto a Ayuso. (EFE/Juanjo Martín)
Alfonso Fernández Mañueco junto a Ayuso. (EFE/Juanjo Martín)

El PP quiere que una amplia victoria en Castilla y León sea un paso más de su estrategia para llevar a la Moncloa a Pablo Casado. Y el modelo es el de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, está mimetizando el relato que triunfó en Madrid y ese espejo también es con el que se está diseñando la campaña electoral de los comicios adelantados del 13 de febrero que quieren se juegue en clave nacional.

Un ayusismo que Mañueco ya viene practicando desde hace meses, incluso antes de que en septiembre se evidenciara públicamente el primer gran choque con Ciudadanos (su entonces socio de gobierno) por el plan de reforma sanitaria que querían llevar a cabo los de Francisco Igea. El presidente del PP de Castilla y León, que revalidará su liderazgo en el congreso autonómico que los populares celebrarán el 15 y 16 de enero en León, ha ido afinando su mensaje en clave nacional. “Voy a ser un muro frente al sanchismo en Castilla y León”, decía el 27 de noviembre en el encuentro nacional de presidentes provinciales e insulares del PP. Un mes antes de convocar elecciones.

Foto: El presidente del Partido Popular de Castilla y León y candidato a la reelección a la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. (EFE/Santi Otero)

Estas palabras que Mañueco repetía en cada acto incendiaban los rumores de un adelanto electoral por el que apostaban muchas voces internas del PP de Castilla y León y también se veía con buenos ojos desde la calle Génova. Tres días después, el 30 de noviembre en la reunión de la junta directiva autonómica, el presidente seguía dando pistas a los suyos: “Nos tenemos que multiplicar para llevar el mensaje del PP a todos los rincones en esta nueva etapa que está a punto de comenzar”.

Mañueco rompe el Gobierno a lo Ayuso

La forma sorpresiva de romper el Gobierno de coalición con Ciudadanos también está llena de semejanzas a lo ocurrido en Madrid en marzo de 2021. Después de las mociones de censura en Murcia presentadas por PSOE y Ciudadanos, Isabel Díaz Ayuso convocaba elecciones para evitar un movimiento similar en su comunidad. “No puedo permitir que Madrid pierda su libertad”, sentenciaba Ayuso. En aquel momento, el PSOE de Castilla y León también presentó una moción de censura que fracasó, pero que logró que los socios de coalición perdieran la mayoría parlamentaria con el abandono de Ciudadanos de una de sus procuradoras, María Montero, desde entonces no adscrita.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, preside la reunión del Comité Ejecutivo Nacional. (EFE/Tarek)

Aquel mismo argumento que la Comunidad de Madrid, el de una moción de censura inminente sumado a una supuesta traición de Ciudadanos en la negociación de las enmiendas a los presupuestos de la comunidad, utilizaba Alfonso Fernández Mañueco el pasado 20 de diciembre para dar por terminada la legislatura en Castilla y León. “Las opciones eran moción de censura o elecciones, que el futuro de la comunidad se decida en los despachos o en las urnas”, explicaba el salmantino. Además, como sucedió en Madrid, el presidente expulsaba de forma fulminante e inesperada a los consejeros de Ciudadanos para continuar hasta las elecciones con un Gobierno monocolor del PP.

El presidente de la Junta aseguraba que tenía información de que el PSOE quería volver a presentar otra moción de censura en cuanto le fuera posible, ya que la normativa de la comunidad exige que pase al menos un año. Y no estaba claro que Ciudadanos no volviera a romperse y esta vez los socialistas ganaran el pulso.

Giro radical para gestionar la pandemia “a la madrileña”

Aunque el primer enfrentamiento grave y público del Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos en Castilla y León se produjo el pasado mes de septiembre cuando el PP votó en el Parlamento autonómico junto a la oposición contra la reforma sanitaria de su propio Gobierno, las tensiones internas entre los socios han sido constantes en estos más de dos años de legislatura. La gestión de la pandemia ha sido uno de puntos de fricción repetidos. Mientras el PP quería acercarse al modelo de “libertad” de Díaz Ayuso, Ciudadanos imponía restricciones severas que han llevado a Castilla y León a ser una de las comunidades con más medidas restrictivas en muchos momentos de la crisis sanitaria.

"Que los castellanos y leoneses sean dueños de su vida"

Así, la salida de Ciudadanos del Gobierno de la Junta de Castilla y León ha supuesto un giro radical en la gestión de la pandemia. Con récords de contagios a diario nunca vistos antes en la comunidad, en esta sexta ola el Gobierno autonómico no ha tomado ninguna medida restrictiva. En su primera comparecencia, el sustituto popular de Verónica Casado al frente de la Consejería de Sanidad, Alejandro Vázquez, repetía estar más con la libertad y la responsabilidad individual que con las restricciones: “Que los castellanos y leoneses sean dueños de su vida”. En esa misma rueda de prensa confirmaba que no se tomarían las medidas que había propuesto unos días antes el comité de expertos de la comunidad y que estaba a punto de imponer la antigua consejera antes de su cese. Entre ellas estaba el cierre de las barras de los bares y limitar el horario de la hostelería. La consigna en la Junta es ahora apostar únicamente por la prevención y la vacunación para superar la sexta ola.

Estos primeros días de precampaña, Alfonso Fernández Mañueco sigue intentando colocar estos comicios autonómicos en clave nacional. Este lunes recalcaba ante el comité ejecutivo autonómico de su partido que “el sanchismo es el único adversario” y que hay que conseguir concentrar el voto en el PP para “frenar en seco” las políticas del presidente del Gobierno. Un mensaje esencial calcado al que utilizó Ayuso en mayo cuando acentuó su duelo con el exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias. Mañueco busca una campaña polarizada que logre movilizar al electorado la primera vez que en Castilla y León las elecciones autonómicas no coinciden con las municipales. El presidente de la Junta desea alcanzar la meta que estos días prevén varias encuestas: la mayoría absoluta o un Gobierno en minoría, pero con la suficiente fuerza como para gobernar en solitario. Algo que podría darle el ascenso de Vox que las encuestas también auguran en Castilla y León.

El PP quiere que una amplia victoria en Castilla y León sea un paso más de su estrategia para llevar a la Moncloa a Pablo Casado. Y el modelo es el de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, está mimetizando el relato que triunfó en Madrid y ese espejo también es con el que se está diseñando la campaña electoral de los comicios adelantados del 13 de febrero que quieren se juegue en clave nacional.

Campañas electorales Partido Popular (PP) Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda