Es noticia
Menú
Vox se planta ante Azcón y deja en el aire los presupuestos de Zaragoza para 2022
  1. España
"Estrategia del ruido"

Vox se planta ante Azcón y deja en el aire los presupuestos de Zaragoza para 2022

Una fallida negociación abre un cisma entre el partido de Abascal y el equipo de gobierno, en manos de PP y Cs. Las tres fuerzas suscribieron un acuerdo el 29 de diciembre

Foto: La firma presupuestaria de PP-Cs con Vox, antes del desplante. ( Ayuntamiento de Zaragoza)
La firma presupuestaria de PP-Cs con Vox, antes del desplante. ( Ayuntamiento de Zaragoza)

El pacto presupuestario suscrito entre el Gobierno de Zaragoza, liderado por el popular Jorge Azcón, y el partido de Santiago Abascal se queda en el aire. Vox ha roto la baraja y ha decidido no aprobar las cuentas de este 2022 por sentirse engañado al no incluirse las propuestas negociadas previamente con el equipo del Ejecutivo municipal. La situación no es mimética a la vivida por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, pero también sienta el precedente de la desconfianza entre dos fuerzas llamadas a entenderse, según vaticinan las encuestas.

Los argumentos esgrimidos para romper el acuerdo son rechazados tajantemente desde el Gobierno de la capital de Aragón: “Nunca se negoció íntegramente el presupuesto, sino las enmiendas que se aceptarían para mejorarlo”, reconocen. Un lío político que deja en suspenso las cuentas del quinto ayuntamiento de España. El cambio de postura de Vox, que en poco más de una semana ha pasado de suscribir dicho acuerdo a darlo por muerto, deja al equipo de gobierno en un aprieto del que debe zafarse en menos de dos meses. Para ello, durante la tramitación de las enmiendas debe presentar todas aquellas pactadas con el partido de ultraderecha y asegurarse de que salgan adelante. En caso de no lograrlo por motivos técnicos o políticos, los de Abascal votarán con un no rotundo al presupuesto.

El tiempo apremia y las cuentas deben estar aprobadas el 14 de febrero. Una significativa fecha para lograr que los intereses de unos y de otros se acerquen o se alejen definitivamente tras un noviazgo político que dura más de dos años.

Una fallida negociación

Desde que Vox decidió no aprobar los presupuestos de Zaragoza, cuyo regidor es el nuevo líder del PP de Aragón, Jorge Azcón, saltaron todas las alarmas. En una rueda de prensa sorpresiva, y tan solo días después de firmar el acuerdo, el portavoz del partido de Abascal, Julio Calvo, sentenció las cuentas municipales si no había una enmienda completa desde PP-Cs. Calvo dijo sentirse más decepcionado que disgustado y precisó que el desencuentro llegó cuando observó que el proyecto de presupuestos presentado y aprobado por el Ejecutivo local tenía una fecha anterior a la negociación que mantuvieron.

La sorpresa fue mayúscula en el equipo de gobierno de Azcón. Nadie daba crédito a que Vox rechazara unas cuentas que habían pactado días antes y que, explican fuentes municipales, se había dejado claro que se aprobarían vía enmiendas. De hecho, desde el entorno del alcalde de Zaragoza solo encuentran una explicación: “Vox tiene que buscar un hueco mediático para hacerse notar y más después de rechazar los presupuestos de Almeida. Están en una estrategia de hacer ruido”.

Sin embargo, estas fuentes aseguran que la relación política entre las dos fuerzas en la capital de Aragón no tiene nada que ver con la vivida en el Ayuntamiento de Madrid. “Entre Jorge Azcón y Vox hay sintonía, y ambos saben que Zaragoza no puede estar más años paralizada por la nula gestión de la izquierda”, detallan las fuentes.

placeholder Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza. (EFE/Toni Galán)
Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza. (EFE/Toni Galán)

En una entrevista reciente, el portavoz de Vox se sinceró abiertamente sobre la relación con el primer edil: “Estoy perplejo. O ha sido un error o nos han pretendido engañar. Pero me parece muy burdo. ¿Se creen que somos ingenuos? El PP piensa que nos tienen como rehenes de nuestras decisiones por la responsabilidad de que no queremos que gobierne la izquierda. Pero otra cosa es que puedan abusar de nuestra buena fe o de que seamos unos pardillos. No sé qué pensar”.

En busca de la solución

Desde el equipo del Ejecutivo local quitan hierro al asunto y aseguran que se encauzará la aprobación de las cuentas. Fuentes oficiales explican a El Confidencial que “el acuerdo suscrito se cumplirá al cien por cien y se incluirá en el presupuesto durante la tramitación del mismo, a través de enmiendas”.

Precisamente ayer, la vicealcaldesa, Sara Fernández (Ciudadanos), manifestó que no tenía problema en hacer suyas "las exigencias de Vox", una vez que el pasado 29 de diciembre los dos socios que sustentan el Ejecutivo firmaron junto a Calvo el acuerdo donde ya estaban recogidas. E insistió en que “el Gobierno no tiene problema en autoenmendarse para incorporarlo. Buscamos que la ciudad cuente con el mejor presupuesto”.

Foto: Santiago Abascal. (EFE/Javier Lizón)

Unas declaraciones que desde Vox dudan que puedan ser ciertas. Fuentes del partido de Santiago Abascal reconocen a este diario que “el traslado de fondos económicos de un área a otra no se puede hacer mediante enmiendas. Por eso quisimos pactar previamente nuestras propuestas en la negociación que mantuvimos con la consejera de Hacienda, María Navarro”.

Sin embargo, estas fuentes aclaran que mantienen un “voto de confianza” en que pueda ser así y se busquen “todos los mecanismos técnicos y jurídicos” para lograrlo. “Nuestro interés es aprobar sí o sí este presupuesto y no estamos buscando ningún boicot”, remarcan. Desde el Gobierno municipal, insisten en que se podrán incluir todas las propuestas de Vox y que estas cuentas son "vitales" porque son las del "año de la recuperación económica y de la tramitación de los fondos covid".

Condenados a entenderse

Al margen de la polémica presupuestaria que divide a Vox y al equipo de gobierno de PP y Cs, y que podría dejar la ciudad sin cuentas municipales, todas las personas consultadas en el Ejecutivo local aseguran que “la relación con Vox es buena”. Por su parte, desde el partido de Santiago Abascal, confirman que hay entendimiento político porque “la mayoría de medidas que proponemos son sensatas y alejadas de posicionamientos ideológicos” y porque “entre Julio Calvo y Jorge Azcón hay una buena relación personal”.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el vicesecretario general y secretario de Comunicación del partido, Daniel Pérez Calvo. (Jesús Hellín)

De hecho, por parte de Vox recalcan que “nunca” se han movido por intereses electorales o indicaciones de su directiva nacional. “Durante dos años y medio hemos preferido sacar adelante los problemas que tiene la ciudad y dejar otros intereses políticos”, explican. En perspectiva, durante los casi tres años de gobierno municipal, PP y Cs han logrado aprobar tres ordenanzas municipales y dos presupuestos con el apoyo de los de Abascal.

Una relación política que puede perpetuarse más allá de las elecciones de 2023. Tanto PP como Vox saben que están condenados a entenderse. Según todas las encuestas publicadas, y así lo atestigua el último barómetro municipal de Zaragoza, las dos fuerzas lograrían una mayoría absoluta en las próximas elecciones municipales. En ellas se constata el declive de Ciudadanos, que podría no entrar en el ayuntamiento.

El pacto presupuestario suscrito entre el Gobierno de Zaragoza, liderado por el popular Jorge Azcón, y el partido de Santiago Abascal se queda en el aire. Vox ha roto la baraja y ha decidido no aprobar las cuentas de este 2022 por sentirse engañado al no incluirse las propuestas negociadas previamente con el equipo del Ejecutivo municipal. La situación no es mimética a la vivida por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, pero también sienta el precedente de la desconfianza entre dos fuerzas llamadas a entenderse, según vaticinan las encuestas.

Vox Zaragoza Partido Popular (PP)
El redactor recomienda