Urkullu planta a la Conferencia de Presidentes y eleva la tensión con Sánchez
  1. España
EL GOBIERNO INTENTA CALMAR AL PNV

Urkullu planta a la Conferencia de Presidentes y eleva la tensión con Sánchez

Golpe sobre la mesa y punto de inflexión en la relación de Sánchez con el PNV, molesto tras quedar desdibujado en los presupuestos por anticipar el Gobierno su acuerdo con Bildu

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante el portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante el debate de presupuestos en el Congreso. (EFE/Mariscal)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante el portavoz del PNV, Aitor Esteban, durante el debate de presupuestos en el Congreso. (EFE/Mariscal)

La negociación de los presupuestos de 2022 ha invertido los papeles entre los socios del Gobierno. El acuerdo anticipado con ERC y Bildu garantizó al Ejecutivo los votos necesarios para sacar adelante las cuentas y situó al PNV en el vagón de cola, hasta el punto de que sus seis diputados dejaron de ser imprescindibles. Una situación que ha provocado malestar en las filas de los nacionalistas vascos, que han criticado la forma de negociar del Gobierno. Tanto es así que, pese a haber votado a favor de todos los dictámenes del presupuesto en el Congreso, enganchándose a la mayoría que aprobó este jueves el proyecto, mantienen que todavía no tienen un acuerdo cerrado a la espera de la tramitación en el Senado y comienzan a dar los primeros golpes sobre la mesa.

El Gobierno vasco se ausentaba este viernes, por sorpresa, de la reunión preparatoria de la Conferencia de Presidentes. Su asistencia había sido confirmada al Ministerio de Política Territorial y fuentes de la Lehendakaritza también habían avanzado la pasada semana a este diario que acudirían. La tensión va camino de convertirse en crisis marcando un punto de inflexión en la relación del Ejecutivo desde que pactó con el PNV la investidura de Pedro Sánchez. "No tiene sentido nuestra participación en un foro multilateral autonómico mientras, una y otra vez, el Gobierno español incumple los acuerdos bilaterales con el Gobierno vasco", ha argumentado la consejera de Gobernanza Pública y Autogobierno, Olatz Garamendi.

Unas señales de humo ante las que el Ejecutivo no ha querido ser indiferente para intentar calmar a la formación con la que siempre mantuvo un trato preferencial desde el inicio de la legislatura y que ahora ha quedado desdibujada con un papel secundario en la ley más importante del curso. Fuentes del Gobierno subrayan que cuidarán las relaciones con el partido que consideran para ellos "más importante que ningún otro grupo". En esta línea, trasladan que seguirán empezando por el PNV todas las negociaciones que deban realizar en el Congreso para sacar adelante sus iniciativas. El primer punto del acuerdo de investidura que firmó Pedro Sánchez con el líder de los nacionalistas vascos, Andoni Ortuzar, ya se comprometía a "mantener una comunicación fluida y constante con EAJ-PNV, dando a conocer con antelación suficiente los proyectos e iniciativas que el Gobierno desee impulsar, comprometiéndose, además, a llegar a un acuerdo satisfactorio en caso de discrepancia".

El Gobierno de coalición logra sacar adelante los presupuestos para 2022.

Estas mismas fuentes del Ejecutivo niegan que haya una única causa para explicar que el PNV haya perdido terreno a la hora de negociar los presupuestos y, en todo caso, mantienen que no perderán su papel de socios preferentes frente a otras formaciones, en referencia velada a Bildu. La coalición 'abertzale' y los nacionalistas mantienen una competición electoral que se traduce en una estrategia de los primeros por mostrarse útiles en Madrid y avanzar hacia su normalización institucional. El portavoz de los 'jeltzales' en el Congreso, Aitor Esteban, ironizaba esta semana sobre el nuevo papel de Bildu mostrando su sorpresa por que ahora sigan los pasos de su partido después de acusarlos de ser "unos traidores" y de haberse vendido "por un plato de lentejas".

Los intentos del Gobierno por reconducir las relaciones con el PNV no han hecho efecto todavía. Esteban no escondía su irritación este jueves tras aprobarse los Presupuestos al asegurar que "esto de que el Gobierno repita una y otra vez lo del socio preferente me da igual, es más, tampoco estoy muy a gusto cuando lo dicen porque las cosas son hechos". Sobre la negociación pendiente, en la que busca asegurar las inversiones relativas al AVE al País Vasco para el soterramiento a su entrada en las ciudades de Bilbao y Vitoria, Esteban avisaba: "Espero que no haya acabado y creo que no ha acabado". La máxima de Hacienda es que el proyecto de Presupuestos no sufra modificaciones en el Senado y que de este modo no tenga que volver al Congreso para evitar retrasos en su aprobación.

Montero, tras la aprobación de los PGE: ''Hoy es un día para alegrarse''.

Los compromisos arrancados por el PNV, sin embargo, son tanto cuantitativa como cualitativamente muy superiores a los conseguidos por Bildu. Así lo ha puesto en valor su portavoz en el Congreso, destacando que, "si se analiza lo que llevamos nosotros y lo que llevan otros, me sorprende. Muchas veces los 'flashes' le nublan la mirada a uno". El PNV transaccionó con el Ejecutivo un total de 44 enmiendas, frente a la docena de la izquierda 'abertzale'. Entre ellas, cuantiosas inversiones en infraestructuras, tanto hidráulicas como I+D+i, algunas de carácter plurianual, ampliar la prestación económica por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave, extendiendo la protección hasta los 23 años, o la transferencia íntegra del ingreso mínimo vital.

Los soberanistas vascos, por su parte, se aseguraron la emisión de ETB3, el canal público de la televisión vasca con contenido infantil en euskera, en toda Navarra o un fondo de compensación de 25 millones para las víctimas afectadas por el amianto y otras pequeñas inversiones. Asimismo, adquirieron el compromiso del Gobierno de establecer mecanismos transitorios que paralicen los desahucios sin alternativa habitacional mientras no entre en vigor la ley de vivienda. De la mano de ERC, pactaron un fondo de 10,5 millones para la producción audiovisual en lenguas cooficiales.

"Esto da muchas vueltas"

El terreno comido por Bildu al PNV se debe principalmente a su coordinación estratégica con ERC. El peso de ambas formaciones triplica el de los nacionalistas vascos y, para un Ejecutivo en minoría como el de PSOE y Unidas Podemos, la prioridad suele ser la aritmética. Los independentistas catalanes y vascos se encargaron de escenificar su estrategia unitaria el pasado martes en el Congreso con una rueda de prensa conjunta para anunciar su voto favorable a los Presupuestos. "Nos felicitamos porque el camino conjunto que hace tiempo comenzamos con el acuerdo estratégico suscrito entre EH Bildu y ERC sigue dando frutos convirtiéndonos en instrumentos realmente útiles para mejorar la vida de vascos y catalanes", argumentaba la portavoz de los soberanistas vascos, Mertxe Aizpurua, durante su intervención.

Foto: Los portavoces de ERC, Gabriel Rufián, y EH Bildu, Mertxe Aizpurua, durante una reunión de la Junta de Portavoces del Congreso. (EFE/Paco Campos)

Desde el PNV, mantienen la prudencia y esperan que esta situación tenga más de transitoria que de punto de inflexión. "Aquí ya las he visto de todos los colores y esto da muchas vueltas", explicaba Aitor Esteban este jueves tras cerrarse los presupuestos. Máxime cuando la prioridad del Gobierno pasa por cumplir los hitos comprometidos con Bruselas y asegurar así los fondos de recuperación que están condicionados a la aprobación de reformas como la laboral o la de las pensiones. Medidas en las que los soberanistas vascos parten de unas posiciones de máximos, como la derogación "íntegra" de la primera.

PNV Bildu
El redactor recomienda