Sánchez se abre a suavizar el hachazo eléctrico entre presiones del PNV: "Peligra su Gobierno"
  1. Economía
COMO ADELANTÓ EL CONFIDENCIAL

Sánchez se abre a suavizar el hachazo eléctrico entre presiones del PNV: "Peligra su Gobierno"

El presidente del Gobierno promete "aclarar y precisar lo que haga falta" y el PNV advierte: "Están en juego el futuro de la economía y el futuro de su propio Gobierno"

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

La presión de las eléctricas —que están mostrando su descontento en las reuniones de los últimos días con la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera— y la impresión de que el hachazo está siendo superior al previsto inicialmente empujan al Gobierno a rectificar. Tal y como adelantó El Confidencial el pasado viernes, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha confirmado este miércoles en la sesión de control en el Congreso de los Diputados que Moncloa baraja modificar el real decreto que limita los llamados 'beneficios caídos del cielo'. El PNV presiona, y ha advertido de que el problema energético puede suponer la tumba de la coalición.

"Aclarar y precisar lo que haga falta", han sido las palabras de Sánchez en respuesta al portavoz de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, que le ha urgido a "retocar y reorientar" la medida, ya que, en su opinión, abocará a las empresas a unos costes energéticos que podrían impactar en el empleo y poner en peligro la recuperación económica. El presidente del Gobierno se ha mostrado abierto a seguir mejorando la norma, cuyo debate de convalidación será mañana, y ha defendido garantizar los precios pactados y facilitar la firma de nuevos contratos bilaterales al margen del mercado mayorista para "asegurar que no genera ningún perjuicio a los consumidores eléctricos e industriales".

Foto: La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. (EFE)

La clave está en el primer punto. El líder del Ejecutivo ha afirmado que, "en circunstancias extraordinarias como las actuales, es imprescindible asegurar los precios de la electricidad acordados con la industria con anterioridad al 'rally' del gas". Como ya publicó este medio, las principales compañías energéticas están renegociando los contratos con los grandes consumidores, alegando la merma de ingresos provocada por el real decreto. Las declaraciones del presidente apuntan a que el Ejecutivo está dispuesto a limitar el hachazo a las eléctricas para evitar que la producción industrial acabe siendo la gran perjudicada por la medida. Una posibilidad sería excluir del recorte los contratos fijos fuera de mercado.

Sin embargo, el espíritu de la nueva regulación se mantendrá intacto. "Me parece de justicia social que aquellas empresas energéticas que están cobrando por encima de sus costes de una manera extraordinaria arrimen el hombro y echen una mano para que esa alza no se repercuta en el recibo de la luz", ha confirmado Sánchez.

Presiones de un socio clave

Las advertencias del PNV, un socio clave del Gobierno, llegan el mismo día en que se presentan los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso. La cercanía entre el partido nacionalista y el gran empresariado vasco es de sobra conocida, y el elevado precio de la luz ya está provocando parones en uno de los motores industriales de España. Este lunes, Sidenor, una acerería situada en Basauri (Vizcaya) fue la primera factoría española en anunciar un parón debido a la crisis energética. Los 'jetzales' quieren evitar más situaciones como esta, que podrían dar lugar a nuevos expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), en un momento clave para asegurar la salida de la crisis pandémica.

Foto: Planta de Sidenor en Basauri (Vizcaya). (EFE)

"Sin competitividad no hay crecimiento económico", ha recordado Esteban, para quien las inversiones en las redes de transporte y almacenamiento de gas resultan imprescindibles. Y le ha espetado a Sánchez: "Están en juego el futuro de la economía y el futuro de su propio Gobierno". Además de los apoyos parlamentarios, el elevado precio de la electricidad está erosionando las bases electorales de la coalición, y la distancia entre el PP y el PSOE se acrecienta cada día, como recoge el último barómetro de El Confidencial.

Con su rectificación, el Gobierno busca la cuadratura del círculo: apaciguar los ánimos del empresariado y de formaciones como el PNV sin que esto suponga un nuevo encarecimiento de la factura de la luz, que ya es la más cara de la historia. Pero el margen de maniobra del Ejecutivo es limitado, y todas las miradas se centraban este miércoles en Bruselas: la Comisión Europea ha anunciado su plan para evitar que el continente se suma este invierno en una crisis energética sin precedentes. El Ejecutivo español ha defendido desde el principio las compras conjuntas de gas, en un momento en el que las reservas continentales están en sus niveles más bajos de la última década. Sin embargo, la respuesta de la Comisión ha sido decepcionante.

PNV Sesión de control Congreso de los Diputados Presupuestos Generales del Estado Recuperación económica Electricidad Energía
El redactor recomienda