Es noticia
Menú
Yolanda Díaz busca que Sánchez se retrate hoy y concrete cuál es su reforma laboral
  1. España
Reunión clave para la coalición

Yolanda Díaz busca que Sánchez se retrate hoy y concrete cuál es su reforma laboral

La intención de la vicepresidenta segunda es cerrar en el cónclave con el PSOE el tipo de contrarreforma que Moncloa está dispuesta a asumir en la negociación con la CEOE

Foto: Pedro Sánchez y Yolanda Díaz durante la XXXII Cumbre Hispano-Portuguesa. (EFE)
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz durante la XXXII Cumbre Hispano-Portuguesa. (EFE)

Martes marcado en rojo para el Gobierno de coalición. Pedro Sánchez preside a las 12 en La Moncloa una de las citas más importantes desde que Yolanda Díaz tomara las riendas del área de Unidas Podemos, un cónclave donde se pretende fijar la posición del Ejecutivo en la mesa de diálogo social para la reforma laboral. La crisis que puso a prueba las costuras de ambos partidos no está ni mucho menos cerrada, de ahí que ambas partes enfrentadas acudan al cónclave con el objetivo de conseguir un compromiso por parte del presidente del Gobierno, que es quien decidirá finalmente los términos de la contrarreforma.

Sánchez se sentará en el centro, entre Nadia Calviño y Díaz. También están convocados a la reunión los ministros María Jesús Montero, José Luis Escrivá y Pilar Alegría, lo que implica una clara mayoría de socialistas. No es una reunión más, es el momento en que la coalición debería sentar las bases de su postura sobre una de las negociaciones más importantes de la legislatura. El acuerdo tiene que estar cerrado antes de fin de año, tal y como se comprometió el Gobierno con Bruselas en el plan de recuperación. Noviembre, por tanto, es un mes de gran importancia para la coalición, 30 días en los que Sánchez se juega el contenido de sus proyectos y reformas. Y no solo por la laboral: en el horizonte también se encuentra fijada la negociación de la de las pensiones y la de los presupuestos de 2022, que garantizarían al presidente completar con garantías la legislatura.

Foto: Pedro Sánchez y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. (EFE)

Para Yolanda Díaz y su equipo del Ministerio de Trabajo, la reunión de este martes es también una de las citas más importantes a las que han acudido desde que ascendieron a la vicepresidencia segunda. Para Díaz, la reforma laboral es clave y por eso, recuerdan en su entorno, no pretende ceder en lo pactado. Será la primera vez, además, desde que estalló esta crisis, que ha dejado heridas abiertas en la coalición, en que la número tres del Gobierno se sentará con el presidente. Sánchez ha evitado en todo momento hablar o comunicarse con ella, mostrándole un silencio inédito apenas unos días después de cerrar los PGE.

Foto: Sánchez, Calviño y Díaz en el Congreso. (EFE)

La intención de Díaz, según explican fuentes de la negociación, es que Sánchez concrete este martes qué tipo de contrarreforma laboral está dispuesto a aprobar en las próximas semanas. Que el presidente, por tanto, se retrate en este punto y despeje dudas más allá del pacto firmado la semana pasada, en el que se reflejaba que la posición gubernamental en la mesa de diálogo social será la misma que "los términos del acuerdo de gobierno de coalición". Este punto es la clave de bóveda para los morados, ya que, si se respeta la citada mención, consideran que serían sus posiciones las que se impondrían y no las de sus opositores dentro del Gobierno. Díaz cuenta con el apoyo de Ione Belarra e Irene Montero, dispuestas a dar la batalla hasta el final contra sus socios.

La intención de Díaz es que Sánchez concrete este martes qué tipo de contrarreforma laboral está dispuesto a aprobar

El pacto de coalición recoge, en su punto 1.3, el siguiente compromiso: "Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012". Añade: "Impulsaremos en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras y recuperaremos el papel de los convenios colectivos. En concreto y con carácter urgente: derogaremos la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad; derogaremos las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, haciéndolo llegar más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo; y derogaremos la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales". A continuación, el pacto contempla: "Modificaremos el artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores sobre contratación y subcontratación laboral a efectos de limitar la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa". Y concluye con "limitaremos la capacidad de modificación unilateral de las condiciones del contrato por parte de la empresa" y "revisaremos el mecanismo de inaplicación de los convenios colectivos, orientándolo a descuelgue salarial vinculado a causas económicas graves".

Díaz quiere, en definitiva, que Sánchez acabe con la división entre sus posiciones y las de Calviño, que despeje esa incógnita —que es el epicentro de la pugna interna— y, por tanto, que se ponga fin a la disparidad de criterios que ha provocado que las negociaciones en la mesa de diálogo social para la reforma laboral se hayan frenado. Para Unidas Podemos, la indefinición del Gobierno, evidenciada en público además, ha provocado que la CEOE endurezca sus posiciones y, por tanto, pase a tener posturas más enconadas que con un Gobierno de coalición unido no podría asumir.

En el entorno de Yolanda Díaz, en definitiva, creen que la irrupción de Calviño en las negociaciones ha complicado el avance de las conversaciones. "A nosotros no nos importa volver a negociar un acuerdo que ya hemos cerrado dos veces con el presidente, en el pacto de gobierno y en el plan de recuperación, pero queremos una postura definitiva ya", indican las fuentes consultadas.

Calviño y el fin de semana con Sánchez

En el equipo de Nadia Calviño tienen una visión muy diferente a la de Yolanda Díaz. Destacan que la vicepresidenta primera ha pasado todo el fin de semana con Sánchez en el G-20 de Roma y que, por tanto, ha tenido tiempo de sobra para hablar con él de la cita trascendental de este martes para la reforma laboral. El sábado, en una posición buscada desde la capital italiana, la máxima responsable económica del Gobierno defendió que hay cuatro aspectos esenciales en la reforma laboral que hay aún que consensuar. Calviño citó la simplificación de contratos y reducción de la temporalidad excesiva, una adecuada regulación de la subcontratación, el reequilibrio de las partes en la negociación colectiva y el establecimiento de un mecanismo permanente de flexibilidad interna de las empresas y de estabilización del empleo inspirado en la experiencia positiva de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) como esos puntos que hay todavía que concretar.

placeholder Sánchez y Nadia Calviño, en Roma. (EFE)
Sánchez y Nadia Calviño, en Roma. (EFE)

"Estos son los temas en los que se ha venido trabajando y en los que tendremos que llegar a un acuerdo en las próximas semanas, y es normal que haya reuniones entre los secretarios de Estado, los ministros y el presidente del Gobierno para ver cómo orientamos esta negociación", añadió. El pasado miércoles, fue la primera de ellas en la que participó el número dos de Economía, Gonzalo García. Calviño, por tanto, también está presionando para que Sánchez decante la balanza de su lado en el cónclave de hoy. En la parte socialista, consideran que Yolanda Díaz estaba ejerciendo de parte de los sindicatos en las negociaciones y venía dejando fuera a la CEOE.

Foto: Sánchez, Calviño y Díaz, en un pleno del Congreso. (EFE)

Sánchez, por su parte, también habló de la reforma laboral desde Roma, antes de poner rumbo a Glasgow para participar en la COP26: el presidente evitó usar el verbo 'derogar', algo que viene haciendo desde hace meses —en el 40º Congreso Federal del PSOE habló, de hecho, de poner "punto y final" a la ley de leyes del PP—, y se pronunció en estos términos: "Eso significará que algunas de las cosas que se hicieron mal en 2012 se reconstruyan. Pero evidentemente también lo que debemos hacer es mirar hacia adelante, porque hay una realidad nueva en el ámbito laboral que tiene que ser también respondida por parte de los poderes públicos. Y en ese contexto creo que lo fundamental será apelar a la responsabilidad de país del conjunto de los actores sociales". "El que tengamos a los sindicatos y a los empresarios en ese diálogo, el que podamos llegar a un acuerdo con los empresarios y los sindicatos, será fundamental también para lograr esa actualización de nuestro modelo de relaciones laborales, y en eso va a estar el Gobierno de España", concluyó. Fuentes de Moncloa matizaron que con el "algunas cosas" Sánchez no se refirió al contenido de la reforma laboral, sino al consenso con los agentes sociales.

Martes marcado en rojo para el Gobierno de coalición. Pedro Sánchez preside a las 12 en La Moncloa una de las citas más importantes desde que Yolanda Díaz tomara las riendas del área de Unidas Podemos, un cónclave donde se pretende fijar la posición del Ejecutivo en la mesa de diálogo social para la reforma laboral. La crisis que puso a prueba las costuras de ambos partidos no está ni mucho menos cerrada, de ahí que ambas partes enfrentadas acudan al cónclave con el objetivo de conseguir un compromiso por parte del presidente del Gobierno, que es quien decidirá finalmente los términos de la contrarreforma.

Yolanda Díaz Pedro Sánchez Nadia Calviño
El redactor recomienda