El juez del caso Villarejo prevé interrogar a Galán y a la cúpula de Iberdrola en noviembre
  1. España
SE ENCUENTRAN IMPUTADOS DESDE JUNIO

El juez del caso Villarejo prevé interrogar a Galán y a la cúpula de Iberdrola en noviembre

La tesis del magistrado pasa por que el presidente de la eléctrica ordenó y autorizó la contratación del comisario para espiar a adversarios políticos y empresariales

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

El magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón prevé interrogar el próximo 16 de noviembre al presidente de Iberdrola Ignacio Sánchez Galán y a parte de la cúpula directiva, avanzan fuentes jurídicas a El Confidencial. Sánchez Galán se encuentra imputado desde el pasado junio en el caso Villarejo por los delitos de cohecho activo, contra la intimidad de las personas y falsedad en documento mercantil, pero todavía no ha comparecido ante el juez para responder por los hechos bajo investigación.

En la misma situación se encuentran el número dos de la eléctrica, Francisco Martínez Córcoles, el ex consejero delegado de Iberdrola España, Fernando Becker, y el exjefe del Gabinete de Presidencia, Rafael Orbegozo, quienes también fueron imputados en junio. La tesis del magistrado pasa por que ordenaron y autorizaron la contratación del comisario Villarejo para espiar a adversarios políticos y empresariales, y todo ello maniobrando para saltarse los sistemas internos de control de la compañía. Iberdrola Renovables, filial al 100% de la eléctrica, también se encuentra imputada como persona jurídica por un delito de cohecho.

Foto: Sánchez Galán y Villarejo. (Ilustración: Raquel Cano)

Los trabajos de Villarejo

El presidente de Iberdrola y el resto de directivos tendrán que responder ahora por los audios y documentos que dejó Villarejo sobre todo tipo de operaciones encubiertas: espionajes a dirigentes políticos, maniobras contra ecologistas, vigilancia de líderes sindicales de la compañía, indagaciones sobre dos de los mayores rivales de Sánchez Galán, Manuel Pizarro y Florentino Pérez, y hasta una investigación contra una empresa con la que Iberdrola iba a construir un parque eólico en Rumanía. Asuntos Internos ha concluido que la multinacional pagó a Villarejo más de un millón de euros y otros 407.000 euros a través de una tercera compañía para ocultar su relación con él.

Durante más de una década, Villarejo estuvo al servicio de "don Ignacio", una relación que trasciende al agente y se extiende al modo en que Sánchez Galán y sus más estrechos colaboradores eludieron presuntamente los controles internos de la eléctrica para costear los espionajes. Hasta qué punto llegaron los supuestos encargos a Villarejo es una de las cuestiones que centran la investigación, pero un audio de 2009 permite hacerse una idea. Ese día, en plena guerra entre ACS e Iberdrola, el entonces director de Seguridad de Iberdrola, Antonio Asenjo, le dio a entender que cualquier cosa valía para que Florentino Pérez se "portara bien".

Si encontraba trapos sucios, perfecto. Si no los encontraba, siempre podían fabricar un escándalo: "Que le han visto con un niño. 'Qué gilipollez, cómo lo van a ver con un niño'. Ya lo sé que no lo pueden ver, coño, pero a lo mejor se lo pueden poner al lado". En palabras del directivo, necesitaban información "vulnerable", "fácil" y "entendible".

El testigo clave

Pero sea cual sea su estrategia, el presidente de Iberdrola no solo tendrá que responder por los audios y los informes de Villarejo. Como destapó El Confidencial en diciembre de 2019, el principal problema al que se enfrenta tiene nombre y apellido. Se trata de José Antonio Del Olmo, el exempleado que denunció en informes guardados ante notario la presunta trama de facturas falsas que utilizaban para enmascarar los pagos a Villarejo. Iberdrola ya ha cargado contra él ante distintos tribunales, pero sigue sin cambiar de postura: ¿estaba al tanto Galán de los pagos a Villarejo? "Rotundamente sí".

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez. (EFE)

La clave pasa por que la versión de Del Olmo encaja con la columna vertebral de la investigación. En el auto con el que acordó la imputación de Sánchez Galán, el juez repasa una y otra vez su relato, subrayando que ya en 2004, "en su condición de director de control de funciones corporativas, comunicó diversas irregularidades" a uno de sus superiores. La supuesta advertencia cayó en saco roto, pero quedó recogida en un expediente que destacaba "ciertas actividades anómalas realizadas por la Dirección de Seguridad Corporativa".

Punto a punto, la versión de Del Olmo se mantiene en pie, y con ella el dedo que señala a lo más alto de Iberdrola. Así lo considera al menos el juez, quien ya apuntaba en su auto de junio a que los servicios de Villarejo y su ocultación eran "conocidos exclusivamente por Ignacio Sánchez Galán, desde 2006 presidente de la compañía, y, cuando menos en alguno de los proyectos, también por Fernando Becker Zuazúa, Francisco Martínez Córcoles y Rafael Orbegozo Guzmán, aparte de Antonio Asenjo Martín".

Comisario Villarejo Ignacio Sánchez Galán
El redactor recomienda