Gobierno y PP se abren a renovar el CGPJ y cambiar 'a posteriori' el sistema de elección
  1. España
Buscan "vías de encuentro"

Gobierno y PP se abren a renovar el CGPJ y cambiar 'a posteriori' el sistema de elección

Socialistas y populares ven en el pacto exprés que propiciará la renovación del Tribunal Constitucional y otras instituciones un camino para abordar "diferentes opciones" para el CGPJ

Foto: El presidente del Supremo, Carlos Lesmes, junto al líder del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del Supremo, Carlos Lesmes, junto al líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

El acuerdo exprés entre PSOE y PP para la renovación del Tribunal Constitucional ha abierto una ventana de oportunidad de cara a desbloquear los nombramientos en el CGPJ. Las posiciones de ambos partidos siguen distantes, aunque el deshielo es evidente por la voluntad negociadora de las dos partes y se entrevé cierta disposición a poner fin a los meses de bloqueo. Una de las claves, según fuentes socialistas conocedoras de las negociaciones, es que se están buscando "vías de encuentro". Esto es, un punto intermedio entre la exigencia de los populares de avenirse a negociar una renovación solo si se cambia el actual modelo de elección y la posición de los socialistas de rechazar cualquier debate a este respecto.

El objetivo del Gobierno, según fuentes de Moncloa, pasa por renovar el órgano de gobierno de los jueces, cuyo mandato lleva cerca de tres años caducado, a través de la actual ley. Esto es, con el apoyo de tres quintos del Congreso y, por ende, de los dos grandes partidos. Sin embargo, otras fuentes socialistas conocedoras de las negociaciones añaden que están abiertos a buscar fórmulas intermedias. "Hay diferentes opciones", aseguran, sin entrar a concretar para mantener la máxima de la discreción y evitar que vuelvan a encallar las conversaciones. Eso sí, estas 'diferentes opciones' se desarrollarían siempre una vez se hayan acordado los nombramientos.

Foto: El ministro de Presidencia, Félix Bolaños. (EFE)

Primero renovar, a través de la actual ley y "como mandata la Constitución", y posteriormente abrir un "espacio de análisis" para estudiar posibles modificaciones en el sistema de nombramientos. Los populares habían exigido hasta ahora para sentarse a negociar un cambio del sistema de elección por el cual fuesen los togados quienes eligiesen a sus colegas. Esta sigue siendo su premisa, aunque con la diferencia de que han mostrado su disposición a tratar la renovación del CGPJ. Desde el PP, también están dispuestos a valorar sistemas flexibles que garanticen cuotas de representación para todo el arco ideológico y la presencia de miembros de la asociación progresista Juezas y Jueces para la Democracia, la más perjudicada si se produce un cambio en el sistema.

"Una nueva vía"

La sensación entre el Ejecutivo es de optimismo tras acabar este jueves con meses de bloqueo en la renovación de los órganos constitucionales. Aunque el CGPJ sigue siendo el nudo gordiano, distintas fuentes coinciden en subrayar que "se ha abierto una nueva vía" después de lograr consensuar los nombramientos para el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos. Los nuevos nombramientos pactados entre los dos grandes partidos, que excluyen el CGPJ, también pendiente de renovación, se llevarán a cabo en una sesión plenaria que se celebrará previsiblemente la semana del 25 de octubre tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado.

Los contactos en los últimos días se han producido a diferentes escalas y tienen como protagonistas al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y al portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, por un lado, y al secretario general del PP, Teodoro García Egea, y la portavoz parlamentaria de los populares, Cuca Gamarra, por otro. Ambos partidos pugnan por escribir el relato que culpabilice al otro del bloqueo producido hasta ahora, aunque si algo visibiliza esta batalla por imponer cada cual su visión es que tanto socialistas como populares quieren desprenderse de la etiqueta de autores del bloqueo. Otra de las cuestiones, no menor, que está empujando hacia el camino del entendimiento.

Foto: El ministro de Presidencia, Félix Bolaños. (EFE)

Bolaños se felicitaba este jueves por el acuerdo, durante una intervención en el Congreso acompañado por Héctor Gómez, al tiempo que mostró su esperanza de que “este consenso y voluntad de diálogo alcance también al CGPJ”. Un consenso que, según el ministro de la Presidencia, debería estar orientado a que "también se refuerce la independencia y el prestigio" del órgano de gobierno de los jueces. Un guiño a la "independencia" judicial que vienen reclamando los populares. “No solo es factible, es deseable”, concluyó, para subrayar que “la ley obliga a que nos pongamos de acuerdo”.

Los populares mostraban igualmente por su parte la voluntad de mantener la interlocución e incluso la calificaban de fluida. Con todo, García Egea insistía en sus posiciones, recordando que "nosotros lo que queremos es que sean los jueces los que voten candidatos y no el Parlamento", para concluir que "si el Gobierno tiene una posición razonable, se podrá renovar".

En el PP, son conscientes de que este bloqueo actúa en contra de las instituciones y perjudica sin remedio la imagen de la Justicia

En el PP son además conscientes de que este bloqueo desmedido actúa en contra de las instituciones y perjudica sin remedio la imagen de la Justicia. Si no se resuelve en la actual legislatura, la legitimación de un órgano acusado permanentemente de excesiva politización quedaría completamente dañada. A eso se suman los permanentes mensajes lanzados por Europa, que insiste en la urgencia de resolver la crisis, y la presión de las asociaciones de jueces, más que hartas del sistema y del juego que sin pudor escenifican las dos principales formaciones.

Otra de las cuestiones que alientan las esperanzas de un pacto que se ha llegado a dar por seguro en dos ocasiones en los últimos meses es el momento político. En pleno valle, camino a los Presupuestos y con tiempo suficiente como para no entrar en clave electoral para las generales, en 2023. El acuerdo de dos partidos enemistados casi de forma permanente tendría ahora menor impacto en sus potenciales votantes, consideran fuentes de ambos. Todos tienen claro, no obstante, que si no es ahora no será nunca y avisan de que llevará su tiempo restañar las heridas de anteriores fracasos.

CGPJ
El redactor recomienda