No nos representan, por J. Ortega

No nos representan, por J. Ortega

Tal vez el problema no sean los políticos. Quizá lo sea el sistema. Urge reformarlo en favor de la gobernabilidad y la legitimidad