Albares elimina el legado de Laya, pero promete respetar su estrategia exterior
  1. España
confusión en santa cruz

Albares elimina el legado de Laya, pero promete respetar su estrategia exterior

González Laya declaró ayer ante el juez en el marco del caso Ghali. Su legado ha sido borrado del ministerio, pero se mantiene el grueso de la estrategia exterior trazada por la exministra

Foto: El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares (i), recibe la cartera ministerial de manos de su predecesora, Arancha González Laya. (EFE)
El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares (i), recibe la cartera ministerial de manos de su predecesora, Arancha González Laya. (EFE)

El pasado 27 de abril, el Consejo de Ministros aprobó la Estrategia de Acción Exterior hasta 2024. El plan, elaborado por el equipo de la entonces ministra Arancha González Laya, marcaba la hoja de ruta para los tres próximos años y en algunos capítulos —como el dedicado a la reforma del ministerio— alcanzaba niveles de concreción poco frecuentes en este tipo de documentos. Coordinado por el entonces secretario de Estado de la España Global, Manuel Muñiz, el trabajo fue recibido con escepticismo en algunos sectores del ministerio, que lo veían difuso y algo extravagante en algunos capítulos.

Han pasado cinco meses y dentro del ministerio muchos dan por hecho que la hoja de ruta de Laya es papel mojado. “La agenda de Albares es una enmienda a la totalidad de todo lo hecho por González Laya. No creo que nadie pueda negar eso aquí dentro”, comenta un embajador. Con muy pocas excepciones, como la del secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González-Barba, el ministro ha transformado de arriba abajo los nombres y la arquitectura del ministerio. Hasta el punto de que en los grupos de WhatsApp de los diplomáticos circula desde hace meses un 'meme' en el que puede verse una guillotina instalada en el patio del Palacio de Santa Cruz. El último en ser destituido ha sido el director general de Política Exterior, Fidel Sendagorta, quien fue sustituido el 28 de septiembre por Federico de Torres Muro.

placeholder 'Meme' que circula por el ministerio.
'Meme' que circula por el ministerio.

Pese a todo, fuentes oficiales del Ministerio de Exteriores insisten en que la Estrategia de Acción Exterior 2021-2024 “sigue plenamente vigente y es uno de los referentes”, detallando que la gran mayoría de conceptos y lineamientos del plan “siguen siendo válidos y serán desarrollados a lo largo de la legislatura”. Desde el Palacio de Santa Cruz, aseguran que las acciones se adaptarán a las circunstancias del momento. “Esto no supone en ningún caso empezar de cero ni dar por superado el documento de Acción Exterior”, agregan.

Lo anterior incluye algunos de los proyectos estrella impulsados por González Laya en su breve mandato, como la promesa de aprobar un nuevo reglamento para la carrera diplomática, la modernización de los servicios consulares o la demorada apertura de una sede del Instituto Cervantes en Los Ángeles, según confirman desde Exteriores.

De forma y fondo

Funcionarios del ministerio señalan como prueba de que todo ha cambiado la publicación este verano de la ponencia marco del 40º Congreso del PSOE —la hoja de ruta que presentará Pedro Sánchez en el cónclave socialista previsto para el 15-17 de octubre—. Un capítulo de ese extenso dosier, titulado ‘España en Europa y el mundo’ y enunciado por el propio Albares, contiene guías precisas para la diplomacia española y difiere, en fondo y forma, de la estrategia exterior oficial. “El PSOE no fija la estrategia de política exterior”, zanjan desde Exteriores, donde señalan que la ponencia del partido y la estrategia del ministerio “son dos ámbitos distintos”.

Otras fuentes del servicio exterior identifican en el documento del congreso socialista una vuelta a las líneas clásicas de la diplomacia española, lejos de las fórmulas más heterodoxas que quería adoptar el equipo de la exministra. Significativamente, desaparece toda mención a la llamada 'diplomacia feminista', que fue recibida con cejas arqueadas en muchas misiones españolas en el exterior —la palabra 'feminismo' aparece hasta en 19 ocasiones en el Plan Estratégico 2021-2024, frente a un par de menciones en el epígrafe del PSOE—. “Gran parte de la estrategia de Laya era un despropósito para nuestro servicio exterior. Muchos conceptos que pretendían venderse como innovadores o modernos a muchos nos sonaban fatal. Entiendo que no se va a seguir en esa línea”, agrega otra diplomática muy crítica de la gestión de González Laya.

Foto: Arancha González Laya hace declaraciones a los medios tras su salida del juzgado. (EFE)

En respuesta a las preguntas de El Confidencial, el Ministerio de Exteriores asegura que la estrategia de política exterior feminista seguirá siendo uno de los grandes ejes. Ponen como ejemplo el reciente almuerzo en el que participó la secretaria de Estado de Exteriores y Asuntos Globales, Ángeles Moreno Bau, con seis países en el marco de la Asamblea General de la ONU para impulsar políticas exteriores feministas.

En el plano geopolítico, queda por ver qué sucede con la iniciativa de “redespliegue consular en Asia” que proponía González Laya. El documento de los socialistas circunscribe la actuación española en la región asiática a una prolongación de los esfuerzos europeos, abogando por un “acercamiento a lo que deben ser nuestras zonas de influencia naturales, el espacio mediterráneo, África y América Latina”.

Lo que sí parece descartar el nuevo equipo son las iniciativas transversales con las que González Laya aspiraba a expandir la influencia del ministerio a otras áreas de gobierno, con planes estratégicos para la seguridad nacional, de 'marketing' para Turespaña y otro sobre tecnología y orden global que ya no verán la luz.

Cambio de rostros

Aunque desde Santa Cruz insistan en que el plan estratégico no se toca, la realidad de fondo es que la llegada de Albares al ministerio ha traído una renovación integral de los mandos y las formas. En sus dos meses y medio al frente del ministerio, se ha eliminado todo rastro del equipo de González Laya, tanto funcionarios de carrera como los ‘outsiders’ del mundo de la consultoría y las organizaciones multilaterales que trajo consigo para intentar renovar los aires del ministerio.

Foto: Laya entrega la cartera de Exteriores a Albares en julio. (EFE)

Más allá de conceptos y lineamientos, muchos observadores ven en estos relevos en todos los escalafones —secretarías de Estado, direcciones generales y embajadas— un nuevo bandazo de la política exterior española —esta vez, dentro de un mismo Gobierno—. “Los cambios han sido más rápidos y profundos en el ministerio que cuando llega al Gobierno otro partido. No sé si recuerdo un baile de sillas como este, francamente”, explica otra fuente diplomática.

La decisión más simbólica de todas ha sido la de fulminar España Global, organismo heredero de una iniciativa puesta en marcha por Rajoy

Probablemente, la decisión más simbólica de todas ha sido la de fulminar España Global, organismo heredero de la iniciativa puesta en marcha por Mariano Rajoy en 2012 bajo el nombre de ‘alto comisionado del Gobierno para la Marca España’ y al que se dio categoría de secretaría de Estado en la etapa de Josep Borrell. Un concepto que evolucionó a través de cuatro ministros de diferente signo político y que en la etapa de González Laya se había convertido en piedra angular de su proyecto.

“La desaparición de la Secretaría de Estado Marca España/España Global no supone la desaparición de sus objetivos. La defensa de la reputación de España es una tarea de la máxima importancia que el ministro [Albares] asume directamente”, explican desde Exteriores. En esta reconfiguración, la Dirección General de Comunicación, Diplomacia Pública y Redes y la Dirección General de Diplomacia Económica asumirán las tareas de España Global, con apoyo de las distintas secretarías de Estado en sus ámbitos geográficos.

El pasado 27 de abril, el Consejo de Ministros aprobó la Estrategia de Acción Exterior hasta 2024. El plan, elaborado por el equipo de la entonces ministra Arancha González Laya, marcaba la hoja de ruta para los tres próximos años y en algunos capítulos —como el dedicado a la reforma del ministerio— alcanzaba niveles de concreción poco frecuentes en este tipo de documentos. Coordinado por el entonces secretario de Estado de la España Global, Manuel Muñiz, el trabajo fue recibido con escepticismo en algunos sectores del ministerio, que lo veían difuso y algo extravagante en algunos capítulos.

Arancha González Laya Ministerio de Asuntos Exteriores Pedro Sánchez Marca España
El redactor recomienda