Tambores de guerra por la luz: la oposición a izquierda y derecha ultima medidas
  1. España
DEBATE EN EL CONGRESO EN SEPTIEMBRE

Tambores de guerra por la luz: la oposición a izquierda y derecha ultima medidas

Los partidos alineados con el Gobierno creen que los planes contra la subida histórica de precios son insuficientes; los partidos de la derecha piensan igual. Ambos bloques irán al ataque en cuanto vuelva la actividad parlamentaria

Foto: La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El precio de la luz batió un récord el pasado 21 de julio al escalar hasta los 106,57 euros el megavatio hora. En el Congreso, ese día, el Gobierno defendía un decreto ley aprobado a toda prisa para aliviar el coste y evitar que el bolsillo de los españoles se siguiera descosiendo cada vez que veían la factura. Fue un debate áspero porque ni los grupos situados en la izquierda ni los partidos enmarcados en la derecha trataron con generosidad las medidas que explicó la vicepresidenta Teresa Ribera. La propuesta del Ejecutivo fue avalada ampliamente, pero la votación no ensombreció lo que es ya habitual en la Cámara: que el gabinete de Pedro Sánchez recibe 'palos' por todos lados.

El precio de la luz batió el lunes el récord anterior y ascendió hasta los 106,74 euros el megavatio hora, y este mismo martes ha seguido subiendo hasta rebasar los 111 euros. Como el Congreso está cerrado por vacaciones, no ha habido debate ni nada parecido, pero El Confidencial ha preguntado a los grupos qué van a hacer en cuanto regrese la actividad en septiembre y las respuestas fueron variadas, aunque un patrón las une: que el Gobierno no puede quedarse como si nada. La oposición, por tanto, impulsará proposiciones de ley ya registradas, movilizará medidas de control político y hasta se medita la petición de una comisión de investigación.

Es sabido que los factores que influyen en esta desbocada subida de la luz son variados, de tipología y orígenes diversos. Tienen que ver la situación del gas, la de los derechos de emisión de CO2, la descompensación internacional entre la oferta y la demanda, un contexto marcado por la paralización de la actividad durante lo peor de la pandemia y el consiguiente 'stock' generado, que ahora hay que movilizar como sea; unas infraestructuras limitadas, etcétera. Pero también el 'pool' energético español, la cantidad de impuestos que figuran en el recibo y las maniobras de las compañías eléctricas, convertidas para varios partidos del bloque de la izquierda en grandes culpables.

Foto: Foto: iStock.

Un diputado de una formación de derechas reconoce que las empresas viven en este mercado con cierta impunidad. "Todo el mundo sabe lo que hacen llegado el momento", asegura antes de poner el siguiente ejemplo: en contextos de tensión de demanda, juegan con la fuente más barata, la hidroeléctrica, que consiste básicamente en liberar agua para que se mueva la turbina. Como con esta fuente no cubren lo solicitado, lo que da pie a sospechas sobre su infrautilización, recurren a las fuentes más caras y se amplía sobremanera el potencial beneficio, ya que en el modelo vigente terminan imperando las energías más encarecidas.

Llegados a este punto, y en relación con el incremento de la demanda, cabe recordar lo que ha sucedido este fin de semana en la provincia de Zamora, en donde el pantano de Ricobayo ha desaparecido. No es que se lo haya tragado la tierra, aunque es lo que parece: Iberdrola, según la versión de las instituciones locales, lo ha vaciado.

Contra el oligopolio

Otro diputado de una formación alineada con el Gobierno denuncia sin preámbulos el oligopolio que domina este mercado, en el que básicamente tres compañías se reparten el pastel. "Es un escándalo", asegura, y acto seguido critica la actitud del PSOE, que tendría que ser más contundente, no tan contemporizador. En el Partido Socialista explican las medidas adoptadas: a la bajada del IVA hasta diciembre y a la supresión temporal del impuesto a la generación, añaden la presentación en el Congreso del Fondo de Sostenibilidad de la Energía Eléctrica, dos de cuyos objetivos son el control de los costes regulados y la reducción de la factura. Tal y como están las cosas, el fondo se ha erigido en prioridad parlamentaria.

placeholder Pantano de Ricobayo, en Zamora, en una imagen de archivo. (EFE)
Pantano de Ricobayo, en Zamora, en una imagen de archivo. (EFE)

El Gobierno, por tanto, se agarrará a este fondo, a su impulso, para aplacar unos ánimos cada vez más airados, y no solo entre los partidos políticos. Las asociaciones de consumidores y de usuarios llevan tiempo con la señal de alarma encendida y la propia Teresa Ribera, en el debate de convalidación del decreto, el 21 de julio, avanzó que las proyecciones para las fechas venideras no son precisamente optimistas. Sin embargo, para la oposición no basta con esperar a que el fondo esté aprobado, lo que es difícil que ocurra antes de que acabe el año.

La formación que lideran Ione Belarra e Irene Montero abogará por acelerar la tramitación y aprobación del Fondo de Sostenibilidad

Fuentes de Unidas Podemos remarcan que el grupo hará hincapié en la necesidad de descomponer la "estructura oligopólica" mediante la irrupción de una empresa pública, a la que se le adjudicaría la gestión del dominio público hidráulico, la creación de nuevas plantas de renovables y la comercialización. Igualmente, la formación que lideran Ione Belarra e Irene Montero abogará por acelerar la tramitación y aprobación del fondo de sostenibilidad, ya que, como recalcó en el debate del 21 de julio el diputado Juantxo López de Uralde, podría lograr una rebaja del 15% del precio de la luz.

ERC exigirá el ejercicio de la disposición final de la Ley de Cambio Climático, que pactaron. Establece que a lo largo de los 12 meses posteriores a la entrada en vigor de la norma el Gobierno y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia presentarán una reforma del sistema energético basada en dos ejes: la potenciación de las renovables y la participación de los ciudadanos en los mercados. El PNV, en varias ocasiones, ha pedido que no se recurra a parches, sino a modificaciones de calado.

Nuevo máximo histórico del precio de la luz en España

Por seguir con las posiciones de los grupos progresistas, Más País anuncia para septiembre una batería de propuestas, orientadas también a poner bajo el foco las "tres-cuatro grandes empresas que impiden que se traslade a los hogares la energía barata que se produce ya gracias al sol y al viento", apuntan fuentes de la organización. El eje de su planteamiento serán las energías limpias, y por ello pedirán una nueva ley reguladora que "favorezca la electrificación, el autoconsumo y electricidad limpia y asequible para familias y pymes".

En la formación de Íñigo Errejón dejan un recado: "Las fuerzas del Gobierno deben ser valientes y pensar en el beneficio de la mayoría de españoles, no en el de las grandes eléctricas". Sabe este partido que Unidas Podemos, por ahora, mira a otro lado, ya que le gustaría que en el Partido Socialista se notara más coraje en la contención de las actuaciones de las grandes compañías (Iberdrola, Endesa o Naturgy). Por eso, el plural que emplean las fuentes: "Las fuerzas del Gobierno...".

'Parches' es una palabra común entre los aliados. El 21 de julio lo dejaron claro, también ahora en las respuestas y análisis hechos en declaraciones a El Confidencial. En aquel debate del pleno del Congreso, EH Bildu, PNV, Compromís, Más País y PDeCAT, por ejemplo, emplearon el término.

Ninguno de estos partidos da por hecha la comisión de investigación, ni siquiera que se vaya a pedir, aunque la mayoría de las fuentes consultadas no lo descarta. Una fuente recupera una información de El Confidencial sobre el trabajo que los peritos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia hicieron sobre una presunta manipulación del precio de la luz, cometida por Iberdrola. El asunto se encuentra judicializado en la Audiencia Nacional, en donde el juez Ismael Moreno pidió el citado peritaje. Los profesionales plantearon que la compañía vasca, a finales de 2013, cortó la generación de energía hidroeléctrica para, deliberadamente, tener que recurrir a fuentes más caras. La empresa, en un documento previo, esgrimió razones diferentes: cerró el embalse debido a la escasez de agua.

Foto: Imagen: EC.

No es habitual que el Congreso investigue lo que hacen empresas privadas, por lo que si algún grupo decide, solo o conjuntamente con otros, registrar la solicitud, tendrá que poner el acento en el mercado y en la afectación a los ciudadanos, y esperar la decisión de la Mesa de la Cámara previo criterio de los letrados.

Fiscalidad, reglas del juego y cambios legislativos son las tres premisas de Ciudadanos, arguyen fuentes de este partido, para las que la situación es tan preocupante, más por la proyección de los precios que por la evolución experimentada hasta la fecha, que es factible "la transversalidad" y que formaciones de izquierdas y de derechas se unan.

Septiembre será un mes interesante en el Congreso por la cantidad de asuntos que se discutirán y, sobre todo, porque cada uno de ellos necesita mucha negociación y cesiones. El Gobierno de Pedro Sánchez dispone de un potencial colchón de 180-190 escaños, es decir, los del bloque parlamentario que favoreció la investidura del líder socialista. Pero acomodarse en ese colchón relajadamente, hoy por hoy, es imposible. Con el precio de la luz, se lo volverán a recordar.

El precio de la luz batió un récord el pasado 21 de julio al escalar hasta los 106,57 euros el megavatio hora. En el Congreso, ese día, el Gobierno defendía un decreto ley aprobado a toda prisa para aliviar el coste y evitar que el bolsillo de los españoles se siguiera descosiendo cada vez que veían la factura. Fue un debate áspero porque ni los grupos situados en la izquierda ni los partidos enmarcados en la derecha trataron con generosidad las medidas que explicó la vicepresidenta Teresa Ribera. La propuesta del Ejecutivo fue avalada ampliamente, pero la votación no ensombreció lo que es ya habitual en la Cámara: que el gabinete de Pedro Sánchez recibe 'palos' por todos lados.

Teresa Ribera
El redactor recomienda