La nueva tarificación traslada a las eléctricas la 'guerra' de precios de las telefónicas
  1. España
  2. Andalucía
Escalada de la luz

La nueva tarificación traslada a las eléctricas la 'guerra' de precios de las telefónicas

Frente a los tramos horarios que están generando desconcierto en la ciudadanía, las empresas lanzan campañas para robar clientes a la competencia. Niegan prácticas agresivas

placeholder Foto: El coste de la electricidad ha marcado récords. (Pixabay)
El coste de la electricidad ha marcado récords. (Pixabay)

Tras los continuos picos del coste de la luz, María —nombre ficticio— aleccionó a los miembros de su familia para intentar evitar excesos. Luces apagadas cuando saliesen de una habitación, desenchufar los electrodomésticos ‘vampiros’ y, sobre todo, ahora que el calor empieza a apretar, pactar el tiempo que puede estar el aire acondicionado encendido. Pero las sucesivas informaciones sobre récords históricos en el precio de los suministros y carburantes, adelantadas por El Confidencial, no aplacaban su intranquilidad.

Llevaba días dándole vueltas al asunto, por eso, cuando la semana pasada recibió la llamada de una compañía eléctrica que le ofrecía una cuota fija que iba a suponer un importante ahorro, cambió la rutina que habitualmente seguía en estos casos y, en vez de darle largas, escuchó las condiciones.

Foto: Nueva factura de la luz. (Foto: iStock)

Tomó nota de lo que le decía y, tras darle una vuelta con la familia, decidió dejar su empresa suministradora de luz y gas. Tres días más tarde, poco después de la hora del almuerzo, “cuando saben que hay alguien en casa”, su teléfono comenzó a sonar. Era un comercial que decía pertenecer a su antigua compañía y que le aseguraba que la oferta de 137 euros fijos al mes que le habían hecho era “falsa” porque todas las firmas estaban obligadas a aplicar los tramos horarios de tarificación impuestos por el Gobierno central desde el 1 de junio.

Ella es una de las numerosas españolas que observan con inquietud cómo se ha ido batiendo el récord un día tras otro del coste de un suministro básico. Una preocupación que han captado las distintas compañías del sector, que han iniciado una carrera para robar clientes a la competencia ofreciendo supuestas tarifas inmejorables, pero que desconciertan a una ciudadanía desbordada por las cifras y una nomenclatura farragosa.

La antigua compañía de María le dijo que la oferta que había recibido era "falsa"

Esta malagueña, en cuyo domicilio hay empadronadas seis personas, confiesa que se ha sentido en medio de una guerra comercial y se consuela con que el nuevo contrato que ha firmado “no tiene permanencia”. “Probaré unos meses, y si veo que tengo que pagar más de lo que me han dicho, me volveré a cambiar”.

Antonio, un compañero de trabajo, se encuentra en una situación parecida, aunque él aún no ha consumado el cambio. Ya ha recibido la oferta de una de las firmas más importantes del sector, y la está sopesando seriamente, aunque reconoce las dificultades que tiene para entender la “letra pequeña” que hay detrás de cada contrato y las dudas que este hecho le genera.

Foto: Comprueba con la curva de precios de la luz qué electrodomésticos cuestan más en horario punta (iStock)

Naturgy, Endesa o Iberdrola son algunas de las principales firmas que han decidido ensanchar su base de clientes ofertando cuotas fijas. Paquetes de luz y gas que, advierten en la mayoría de los productos, no son una tarifa plana al uso. Es decir, habitualmente están condicionados a un “consumo responsable”.

Las tres ofrecen un importe fijo mensual que se calcula en base al gasto del año anterior y que se abonará durante los 12 meses siguientes a la formalización del contrato. Las diferencias entre ellas surgen con los escenarios en los que la cantidad a pagar será modificada. La primera, por ejemplo, exige que no se gaste un 30% más de electricidad o un 50% de gas; la segunda recalcularía la cuota si se excede el consumo; mientras que la tercera informa de que al final de año se realizará una regulación para cobrar o devolver dinero si se ha superado o no el suministro contratado.

Movilidad y campañas de captación

La mayoría de las compañías utilizan otra serie de alicientes para seducir a los potenciales clientes, como un mes gratis de luz y gas, suscripciones a portales de ‘streaming’ o suprimir la obligada permanencia durante un plazo de tiempo. Esta última circunstancia, sobre todo, facilita la movilidad entre empresas y asemeja cada vez más este mercado al de las telefónicas, con campañas de captación constantes y nuevos reclamos para un consumidor al que el actual contexto empuja a la búsqueda del ahorro.

No obstante, las distintas firmas consultadas se desmarcan de cualquier práctica agresiva como la descrita por la madre de familia malagueña. Fuentes de Endesa explicaron que “no argumentamos en contra de las cuotas fijas o tarifas planas”, ya que son productos “legales” y “nosotros estamos impulsando el nuestro propio”.

Desde Naturgy, sostienen que este tipo de prácticas “no es política de empresa” en el sector y, aunque señalan que no se puede hablar de “guerra comercial”, reconocen que en las últimos días han crecido notablemente las consultas de ciudadanos que quieren información. Un interés que se complementa con una mayor actividad de los ‘call centers’.

Endesa detectó en el pasado a personas que se hacían pasar por comerciales suyos

Las fuentes de Endesa remarcaron que sus canales de ventas “pasan controles de calidad por terceros” y explican que si sus profesionales contactan con algunos clientes que se dan de baja, es “para entender los motivos” y, si lo solicitan, “informarles sobre productos y ofertas”.

“No podemos decir” que sea el caso vivido por María, pero advierten de que “en otras ocasiones hemos detectado comerciales de otras compañías que llaman haciéndose pasar por agentes nuestros o por operadores ‘de la compañía de la luz’, en genérico, que utilizan argumentos engañosos”. Este caso relata otro usuario, que recibió una oferta de luz y gas de una pequeña comercializadora que aseguraba ser una firma subcontratada de Endesa para dar servicio a sus clientes. Aprovechan las bases de datos publicadas para dar a entender a la víctima que son agentes de su propia compañía de luz, cuando la realidad es que lo que buscan es cambiar al cliente de comercializadora.

Foto:

La proliferación de 'malas praxis' en la comercialización de luz en el conocido como 'puerta a puerta' (ofertas presentadas por comerciales en los domicilios de los usuarios) llevo al Gobierno en 2018 a prohibir que las comercializadoras se presentaran en la casa de la gente para hacerse sus propuestas. En la mayoría de casos, recurrían a engaños aprovechando el desconocimiento de la gente.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) explica a este periódico que han apreciado “un número creciente de llamadas de las operadoras a sus clientes invitándoles a visitar sus oficinas comerciales para informarles del nuevo sistema de tarifas”. Sobre el nuevo escenario abierto con la entrada de los tramos horarios, lamenta que se hayan registrado subidas de las tarifas de hasta 27 puntos y ha iniciado una campaña para, entre otras cosas, denunciar que un “servicio de primera necesidad” no puede gravarse al 21%.

¿Cómo se puede ahorrar más?

Pese a la guerra comercial que han desatado las comercializadoras para tratar de sacar tajada de la confusión de la ciudadanía en un momento de precios récord y cambios regulatorios que la mayoría de la población desconoce, las recetas de los expertos siguen siendo las mismas.

En el largo plazo, la tarifa más barata sigue siendo el precio de venta al pequeño consumidor (PVPC). La tarifa regulada. La que marca el Gobierno. Todas las comercializadoras huyen de esta modalidad. Nunca la recomiendan. Precisamente porque es la más transparente y donde pueden sacar menos margen. No pueden regularizarte a final de año ni subirte el precio del kWh más allá de lo que marca el Gobierno. El único requisito es disponer de una potencia contratada inferior a 10kW, algo que cumplen la mayoría de ciudadanos. Las empresas comercializadoras están obligadas a ofrecer el PVPC si así lo desea el usuario. Muchas se resistirán, porque puede suponer un cambio de compañía, ya que solo las conocidas como comercializadoras de referencia pueden darlo (Iberdrola, Endesa, Naturgy, EDP o Repsol).

La mayoría de expertos recomiendan la tarifa regulada para ahorrar en luz. El otro factor de ahorro es optimizar la potencia contratada

El otro factor de ahorro inmediato está en optimizar la potencia contratada. Es decir, reducir, si se puede, el término fijo, lo que se paga se haga gasto o no. En la mayoría de casos, los consumidores tienen más potencia de la necesaria, lo que encarece su factura sin saberlo e independientemente de lo que consuman. Para un hogar de cuatro miembros con calefacción de gas, puede ser suficiente con 3,45kWh. Las compañías detallan el término de potencia en la factura. Si el cliente tiene dudas (una potencia insuficiente puede hacer que salte la luz), puede pedir los datos a su comercializadora, que dispone de sus picos de consumo gracias a los contadores inteligentes.

Los usuarios adscritos al PVPC estarán sometidos a la tarifa de tres periodos que ha establecido el Gobierno desde el 1 de junio. Pero aunque no hagan nada y sigan consumiendo sin desplazar consumos a los periodos baratos (fin de semana, festivos y noches de 0:00 a 8:00), el precio que paguen al final de año será el más barato, advierten los expertos consultados. Si aun así el usuario prefiere entrar en la guerra de precios de las comercializadoras, lo mejor es consultar el comparador de precios de la CNMC, donde se da cuenta de las diferentes opciones.

Patata caliente para el Gobierno

El notable incremento que ha experimentado en los últimos días el coste de la luz hace vaticinar que el recibo de los hogares y las pymes va a crecer de forma proporcional y limitará la capacidad de gasto de los hogares. Esto se ha convertido en argumento de desgaste para el Gobierno central, pero sobre todo para Unidas Podemos y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, que en las últimas horas ha escuchado las quejas de una oposición que le reprocha su inacción.

La responsable de la cartera de Transición Ecológica, Teresa Ribera, explicó el pasado miércoles que el Ejecutivo no descartaba volver a suspender algunos impuestos, como hizo en 2018, cuando durante seis meses se adoptó esta medida con el de generación eléctrica —del 7%— y se desactivó el ‘céntimo verde’ para los combustibles destinados a producción eléctrica.

Foto: Foto: EFE.

Un día después, era el propio Garzón quien, en una comparecencia ante la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado, valoró una reducción del IVA sobre la electricidad y bajarlo del 21 al 10%.

El ministro reconoció que el precio de la energía está disparado y que esa posible reducción de ese impuesto al consumo sería “una acción extraordinaria” del Gobierno para reducir la factura de la luz con rapidez.

Este movimiento se produce ante la contestación política y social, y después de que organizaciones consideradas afines al Gobierno, como Facua-Consumidores en Acción, hayan asegurado que la estructura por tramos horarios representa por sí sola un incremento en el precio de la energía que afecta a “un altísimo porcentaje de consumidores y perjudica especialmente a las economías más desfavorecidas”.

Telefónicas IVA Endesa Naturgy Electrodomésticos Precios Electricidad Luz Alberto Garzón Teresa Ribera
El redactor recomienda