Sin tregua entre PP y Vox: la derecha se enzarza por el uso del certificado covid
  1. España
AUMENTA LA BRECHA ENTRE AMBOS

Sin tregua entre PP y Vox: la derecha se enzarza por el uso del certificado covid

Los dos partidos siguen inmersos en su particular disputa, que se ha agudizado en las últimas semanas tras la declaración de Santiago Abascal como persona 'non grata' en Ceuta

placeholder Foto: El presidente del PP, Pablo Casado (d), y el de Vox, Santiago Abascal (i). (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado (d), y el de Vox, Santiago Abascal (i). (EFE)

La exigencia de un certificado que acredite la inmunidad para poder acceder a espacios públicos es uno de los grandes debates que planea actualmente en todo el mundo. En un momento en que la vacunación avanza en España, y en otros muchos países, son varias las comunidades autónomas que abogan —o comienzan a verlo con buenos ojos— por el uso de esta herramienta para que los ciudadanos recuperen cierta normalidad. El asunto, sin embargo, no está exento de polémica y ha irrumpido en la tensa relación que ya mantenían PP y Vox en su disputa por el electorado de derechas.

Los dos partidos se han enzarzado en las últimas horas a cuenta de la posible aplicación de esta medida en regiones gobernadas por los de Pablo Casado. Santiago Abascal y los suyos, que se han mostrado contrarios durante la pandemia a casi todo tipo de restricciones, no han tardado en cargar contra los populares al considerar que tomar una decisión en esa línea supone limitar los derechos de la población y han amenazado con llevarles a los tribunales.

Foto: Santiago Abascal, en una  imagen de archivo. (EFE)

Galicia ya lo utiliza en zonas de alta incidencia para entrar en locales interiores; Andalucía lo anunció, pero lo ha suspendido, y Madrid ha deslizado que podría incorporarlo cuando haya más porcentaje de inmunizados. Fuentes del Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso enfatizan, de hecho, que fue ella una de las primeras voces en poner sobre la mesa un modelo similar en el verano de 2020, pero que tan solo se plantean "estudiarlo" para la hostelería cuando se llegue a cotas mayores de vacunación.

Pero no solo han sido las regiones populares las que han abogado por esta vía, en la que se admite un test negativo. Antes, Canarias ya lo había impulsado en Tenerife, aunque la semana pasada vio cómo el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad (TSJC) anulaba la iniciativa provisionalmente; Cantabria ha fijado un modelo similar al gallego para la hostelería, mientras que Melilla ha avanzado que empezará a pedirlo a mediados de mes para sus instalaciones deportivas y eventos culturales. Las comunidades lo han puesto en marcha sin cumplir con el criterio de Moncloa, que ha apostado por posponerlo por el momento porque su aplicación implicaría estigmatizar a los jóvenes que no han podido vacunarse aún.

El certificado covid toma fuerza en las restricciones

Vox, sin embargo, ha centrado sus críticas en los gobiernos del PP, especialmente en Andalucía y Madrid, territorios en los que se saben necesarios como socios preferentes de sus ejecutivos. En el caso de Juanma Moreno, un órgano técnico acordó este lunes su implantación para el ocio nocturno y el vicepresidente, Juan Marín, apostó por pedirlo próximamente en estadios de fútbol, pero su gabinete optó este martes por frenarlo hasta recibir el aval del TSJA. Los de Abascal no perdieron el tiempo y poco antes ya habían advertido a San Telmo de que si seguía adelante con ese "atropello de los derechos de los andaluces", irían a la Justicia para tumbarlo. El partido de ultraderecha es la formación en la que populares y Cs se han apoyado en la región para aprobar varias leyes y Presupuestos, y el movimiento llega en plena especulación sobre un posible adelanto electoral.

"Sánchez y sus imitadores"

"No permitiremos que Pedro Sánchez ni sus imitadores pisoteen los derechos fundamentales", aseguraron desde la cuenta oficial de la organización, en la que también consideraron que supone un nuevo lastre para el sector del ocio. Según los datos del Ministerio de Sanidad, 12.975.810 de españoles ya tienen este certificado, que es empleado sobre todo para desplazamientos aéreos entre países o territorios.

En la Comunidad de Madrid, donde la presidenta aún no ha dado ningún paso en este sentido, fue directamente Abascal quien cargó abiertamente contra la dirigente. "Si Ayuso toma el rumbo de Feijóo, Juanma Moreno y Sánchez, se encontrará con Vox enfrente, incluso en los tribunales", avisó el de Amurrio, que recibió la réplica de la jefa del Ejecutivo madrileño: "A defensa de la libertad de los ciudadanos poco se me puede exigir o enseñar. Un saludo", apostilló ella, que dirige una de las regiones que han apostado por la implantación de medidas laxas en la hostelería para frenar la propagación de contagios.

Incluso el blog de Vox, la 'Gaceta de la Iberosfera', se ha volcado en este tema y la mayoría de sus últimas publicaciones lo abordan con mensajes como "Ayuso copia a su 'referente' Feijóo" o "por qué choca con las libertades fundamentales".

En el PP nacional, tampoco se han puesto de perfil y este martes el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos, llamó a Vox a rebajar el tono, incidió en que "se equivoca de enemigo" y defendió que Andalucía, como el resto, está haciendo uso de sus competencias para reducir la expansión del virus a la vez que trata de sostener la economía. A pesar de que el foco lo ponen en Sevilla y Madrid, la tercera fuerza del Congreso ha concentrado buena parte de su crítica durante la pandemia en Alberto Núñez Feijóo por sus restricciones para frenar los contagios. El gallego ha sido pionero con el certificado y ha pedido a Moncloa que establezca un criterio común para usarlo.

Foto: Santiago Abascal conversa con Pablo Casado en el Congreso. (EFE)

La relación entre PP y Vox no pasa por su mejor momento, pero viene de largo. Los puentes volaron tras el rechazo de Casado a apoyar la moción de censura contra Sánchez que presentó el partido de ultraderecha, aunque esto no ha impedido acuerdos a nivel autonómico entre ambos. Con altibajos, han mantenido una relación distante hasta que la Asamblea de Ceuta declaró a Abascal persona 'non grata' el pasado 23 de julio con la abstención de los populares, algo que caldeó los ánimos en la organización hasta pedir una rectificación de Génova que no se ha producido ni parece que vaya a darse.

Abascal ha defendido en todo momento el derecho de la población a no vacunarse si no lo considera oportuno y se ha opuesto al uso de estos certificados al entender que supondrá una discriminación para quien opte por no hacerlo. Sus socios de Fratelli d'Italia, partido con el que comparte una fuerte afinidad ideológica, han protagonizado estos días una protesta en el Parlamento transalpino. La cuestión amenaza con convertirse en uno de los grandes debates en los próximos meses.

Partido Popular (PP) Vox
El redactor recomienda