Ciudadanos zanja el debate en su convención: "No va a haber fusión con el PP. No la habrá"
  1. España
"SOMOS EL ÚNICO PARTIDO LIBERAL"

Ciudadanos zanja el debate en su convención: "No va a haber fusión con el PP. No la habrá"

El partido abordará grandes debates programáticos para consolidar una hoja de ruta electoral. Los grandes mensajes: apuesta por el liberalismo verde y resistir a la absorción del PP

placeholder Foto: Inés Arrimadas en la convención nacional del partido. (EFE)
Inés Arrimadas en la convención nacional del partido. (EFE)

La primera convención política de Ciudadanos con Inés Arrimadas al frente, que se prolongará durante todo el fin de semana en Madrid, sirvió en primer lugar para mandar un mensaje a la afiliación y al partido que desde hace meses lanza una operación de absorción por toda España: “No va a haber fusión con el PP”. La frase, tajante, fue repetida en dos ocasiones por Edmundo Bal, hombre fuerte de la presidenta y portavoz parlamentario en el Congreso. Y no vaciló en su afirmación: “Vamos a mantener con independencia y autonomía este proyecto liberal. No habrá fusión”.

El cónclave naranja arrancó con dos grandes ponencias, una sobre el liberalismo verde (nueva nota programática que defenderá el partido, como adelantó este diario) y otra relativa a la renovación europea. La segunda mesa redonda estuvo conducida por el eurodiputado Luis Garicano y también participó la propia Arrimadas. A su lado, distintos líderes europeos que representan partidos similares en otros países europeos. Y a esa presencia se refirió Bal citando al presidente de ‘Renew Europe’ (el grupo en el que se integra Ciudadanos en Bruselas): “Lo ha dicho el presidente de nuestro grupo europeo. El liberalismo en España se llama Ciudadanos, no se llama PP. El Partido Popular es el partido conservador, que está en Europa en el grupo conservador”, volvió a repetir retomando las palabras del dirigente rumano Dacian Cioloș.

placeholder Convención política de Ciudadanos. (EFE)
Convención política de Ciudadanos. (EFE)

En la inauguración de la convención, Bal también reconoció "errores" propios (sobrevolaba la crisis de la moción de censura en Murcia) y aseguró que es bueno "aprovechar los aciertos de otros partidos", defendiendo, eso sí, que sólo el partido naranja “mantiene el espíritu de la Transición, que es el consenso”.

En el debate europeo la presidenta de la formación tomó la palabra celebrando la presencia de otros partidos liberales en Europa y muy especialmente la del presidente del Partido Democrático Liberal de Alemania, Alexander-Graf Lambsdorff, que contó la experiencia de haberse quedado sin representación parlamentaria y haber vuelto a renacer. Arrimadas buscó similitudes de manera constante, recordando que “lo que le pasa a Ciudadanos le ocurre al resto de partidos liberales en Europa” y que “luchar contra partidos que llevan 40 años en las instituciones, siempre es muy complicado”.

También hubo tiempo para enumerar aspectos a mejorar. Uno de los que probablemente más ha pesado a Ciudadanos en los últimos dos años fue el que primero describió Arrimadas: “Cuando eres el socio pequeño de una coalición es difícil trasladar que muchas cosas que salen adelante es gracias a Ciudadanos”, dijo en clara referencia a los gobiernos compartidos con el PP y que hasta ahora ofrecen escasos réditos al partido naranja. En las elecciones de Madrid del pasado mayo el partido naranja se quedó fuera de la Asamblea a pesar de haber gobernado con Isabel Díaz Ayuso.

placeholder El vicesecretario general, Edmundo Bal. (EFE)
El vicesecretario general, Edmundo Bal. (EFE)

La líder del partido también fue especialmente clara en la defensa de las instituciones desde su partido y volvió a buscar diferencias con PP y PSOE. “No es malo ser conservador ni ser socialdemócrata, pero de liberal no tienen nada. En Europa los liberales son fundamentales, decisivos para inclinar las mayorías en el Parlamento Europeo. Y para España es muy importante que Ciudadanos siga representando ese espacio en la familia liberal”, zanjó.

La mayoría de los dirigentes auronómicos que llegaron al cónclave lo hicieron con una actitud parecida. Incluso Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León, que siempre se ha mostrado crítico con la dirección nacional apostó por tratar de "salir reforzados de la convención" y defendió "el espacio que representa su partido" frente a futuras coaliciones preelectorales con el PP, que rechazó. "Tenemos que pensar qué se pacta y no con quién", zanjó.

Convención en estado crítico

Ciudadanos llega al encuentro con dirigentes y afiliados en sus horas más bajas. Además de defender un espacio propio, Arrimadas tiene el objetivo de lanzar un mensaje muy claro de resistencia a la absorción del PP. No solo defenderá la autonomía de su formación, sino que insistirá en remarcar las diferencias con los populares de Pablo Casado con el mensaje de “no somos lo mismo”. De hecho, la gran novedad programática, como publicó este diario, será el lanzamiento de un liberalismo verde, que ahondará todavía más en la distinción con los populares. El partido insiste en que lo de este fin de semana es una convención y no un congreso (es decir, no se discutirán documentos estratégicos o estatutarios, algo que ya hicieron en el cónclave telemático del año pasado), porque abordarán debates con ponentes externos a la formación con la excepción de la mesa redonda sobre Europa.

En Ciudadanos existe la firme convicción de que su espacio político tiene en España un suelo electoral, pero reconocen que la falta de cultura del liberalismo en su conjunto dificulta la empatía con los votantes. “En España se habla de liberal en términos económicos. Y nada más. Porque el PP en el resto es un partido conservador. En Europa se identifica claramente la familia política liberal”, repiten como un mantra en la cúpula naranja.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

Lo que se puede torcer

Los naranjas pretenden hacer pedagogía entre sus afiliados (a los que también medirán después de las crisis de Murcia y Madrid, comunidad esta última donde ya no tienen representación en la Asamblea, y el fracaso de las elecciones catalanas) para insistir en que Ciudadanos es el único partido liberal en todos los aspectos sociales y económicos. El liderazgo de Arrimadas también llega tocado por las últimas decisiones que ha tomado como presidenta, la más sonada fue la fallida moción de censura de Murcia. Y aunque apartase al principal ideólogo de la operación, Carlos Cuadrado, hay sectores en el partido que lo creen insuficiente. Para empezar, porque sigue teniendo un despacho en la sede como responsable de Finanzas.

Foto: La presidenta de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas. (EFE)

También hay miradas que se dirigen al diputado José María Espejo y al secretario de Organización, Borja González. Tal y como está planteada la convención, no hay margen para discutir sobre el liderazgo u otros aspectos relevantes del partido, pero la sensación generalizada es que cualquier grupo de afiliados podría hacer visible su malestar en las mesas de trabajo que se desarrollarán el sábado por la tarde.

Los debates programados para el sábado por la mañana son los relativos a la ciencia y agenda verde (donde se defenderá el liberalismo verde entrando de lleno en la agenda ecológica), la relativa a la UE y la llamada “el centro necesario: el valor de ser liberal”. También habrá una charla interna para afiliados sobre municipalismo. Ya el domingo se retoman las ponencias sobre la España de las libertades y los derechos (será el turno de hablar de Cataluña) y a mediodía otra sobre el futuro del país. La clausura correrá a cargo de la presidenta del partido.

Inés Arrimadas Liberalismo Pablo Casado Partido Popular (PP) Ciudadanos
El redactor recomienda