Arrimadas amplía su cúpula sin Cantó y confirma a Ciudadanos como partido bisagra
  1. España
CAMBIOS EN CIUDADANOS

Arrimadas amplía su cúpula sin Cantó y confirma a Ciudadanos como partido bisagra

Arrimadas lanza su propuesta para ampliar el núcleo duro con voces territoriales y Toni Cantó anuncia su dimisión y dejará el acta. Cuadrado y Espejo, apartados del núcleo duro

placeholder Foto: Inés Arrimadas acompañada por José María Espejo-Saavedra (i) y Carlos Cuadrado (d). (EFE)
Inés Arrimadas acompañada por José María Espejo-Saavedra (i) y Carlos Cuadrado (d). (EFE)

Casi a las ocho de la tarde y tras cinco horas y media de reunión y posteriores contactos, Inés Arrimadas compareció junto a su nueva ejecutiva permanente, integrada por un total de 15 miembros y que da voz a los distintos líderes territoriales. En primer plano: Edmundo Bal, nuevo portavoz nacional; el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, y los madrileños Begoña Villacís e Ignacio Aguado. La presidenta confirmó la hoja de ruta tras un cónclave crucial para el futuro de su partido: Ciudadanos luchará hasta el final como partido bisagra y renuncia unirse al PP.

Arrimadas reconoció haber tenido “muchos errores”, pero defendió “la autocrítica que en otros partidos no existe”, asumiendo que “el peor de todos” fue no saber explicar “la situación tan grave que se producía en Murcia” y por la que impulsaron la moción de censura. Explicó que por esa operación “personas de su absoluta confianza” (en clara alusión a Carlos Cuadrado y José María Espejo) presentaron su dimisión como vicesecretarios y responsables de la estrategia. Seguirán en la permanente, pero con otras funciones y lejos de las grandes decisiones.

Foto: Toni Cantó, en la sede de Ciudadanos este lunes. (EFE)

Cantó dimite

El portavoz en las Cortes Valencianas de Ciudadanos, Toni Cantó, presentó su dimisión como miembro del comité ejecutivo y dejará su acta de diputado. Fue la primera gran consecuencia del cónclave crucial que se celebró hoy en el cuartel general naranja y que quedó eclipsado por la noticia de Pablo Iglesias como candidato a presidir la Comunidad de Madrid. La reunión del partido naranja duró más de cinco horas. A su salida de la sede, cuando no habían transcurrido ni tres horas, Cantó confirmó estar disconforme con la estrategia del partido y mostró "una especial preocupación por Madrid".

Foto: La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (d) a su llegada a la sede del partido donde se celebra la Ejecutiva Nacional. (EFE)

Cargó directamente contra Ignacio Aguado al asegurar "que no podemos ir a las elecciones con él, porque es una de las razones por las que se ha roto este Gobierno". Además, exigió acudir en coalición con el PP para frenar la victoria de la izquierda. No respondió si pretendía incorporarse a las filas populares y aseguró que sus planes ahora pasan por "llamar a su representante y que le busque algo de trabajo como actor". El valenciano pidió la dimisión en bloque de la ejecutiva y dar la voz a los afiliados.

Toni Cantó dimite de la ejecutiva de Ciudadanos y dejará el acta de diputado.

Poco después hizo una breve comparecencia Edmundo Bal para asegurar que Cantó ni siquiera contó en la reunión su dimisión, y se enteraron por los medios. Cantó se negó a votar a favor de una primera propuesta, expuesta por el abogado del Estado, en la que se pedía una postura común para "censurar la maniobra orquestada por el PP" para destruir a la formación.

Núcleo duro con territorios

Arrimadas propuso al inicio de la reunión ampliar su núcleo duro dando voz a los territorios como venían demandando los principales dirigentes denominados críticos. Su propuesta, que fue validada después por el comité ejecutivo, pasa por incorporar como secretarios a los principales dirigentes de las comunidades autónomas, entre los que están los madrileños Ignacio Aguado y Begoña Villacís; el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín; el valenciano, Toni Cantó (que no aceptó y propuso su dimisión), o el eurodiputado Jordi Cañas.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (i). (EFE)

Además, también estarán los aragoneses Daniel Pérez (portavoz en las Cortes) y la diputada Sara Giménez; el diputado malagueño, Guillermo Díaz y el portavoz en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner. Siguen dentro de ese comité ejecutivo permanente Borja González, actual secretario de Organización, y Carlos Cuadrado y José María Espejo, que dimitieron como vicesecretarios esta misma mañana como adelantó este diario. Cuadrado volverá a estar al frente de Finanzas, como ya estaba con Rivera, y Espejo se ocupará de la secretaría general del grupo parlamentario.

Como secretaria general ('de facto' número dos de la formación, aunque no ha ejercido nunca como tal) continúa Marina Bravo, responsable de programas y posicionamientos del partido. La otra gran novedad mira a Edmundo Bal, que se confirma como portavoz nacional. Este diario ya publicó que el portavoz adjunto en el Congreso había ganado puntos dentro de la formación para ese cargo. En la práctica llevaba tiempo asumiendo la portavocía. Melisa Rodríguez queda relegada a la portavocía adjunta. Se trata de un órgano muy similar al que tuvo Rivera en su última etapa al frente del partido.

Foto: Un hombre pasea junto a la sede de Ciudadanos en Madrid. (EFE)

Lo previsible era que el comité permanente se ampliara con otras voces. Todas las miradas estaban puestas en los cambios y, especialmente, en Cuadrado y Espejo, porque ambos dirigían la estrategia política y son los responsables de la operación de Murcia, que terminó en fracaso para el partido. Al dejar sus funciones e incluir a nuevos dirigentes (en total el órgano tendrá 16 miembros) es previsible que ambos queden diluidos. Arrimadas ya evitó cesar a Cuadrado o pedirle que dimitiera hace un mes, cuando tras el desastre de las catalanas varios dirigentes de peso pusieron su nombre encima de la mesa.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente, Pablo Iglesias. (EFE)

La llegada de los principales líderes territoriales esta mañana a la sede levantó muchas expectativas, pero ninguno quiso confirmar si esperaban estar en la nueva dirección. Algunos nombres como los de Begoña Villacís, Juan Marín y Toni Cantó se dieron por supuestos desde el principio. Pero no solo. La idea era que hubiera una remodelación importante con visibilidad para afrontar la nueva etapa del partido, que ya se debate entre su supervivencia y su extinción.

Foto: La líder de Cs, Inés Arrimadas, y el portavoz adjunto, Edmundo Bal. (EFE)

Otros de los dirigentes esperados en la calle Alcalá de Madrid era el portavoz en el Ayuntamiento en Murcia, Mario Gómez, que confirmó que la moción de censura en el consistorio "por supuesto que sigue adelante", a pesar de que la operación murciana se explicó como un 'pack' indivisible. Es decir, la comunidad y el ayuntamiento iban de la mano y al fracasar la moción regional que pretendía un pacto entre Ciudadanos y PSOE (la presidencia recaería en los naranjas) parecía que se caería lo del ayuntamiento murciano. Pero no es así. Gómez aseguró que sus concejales "han apostado por la dignidad" y que harán alcalde al candidato socialista para desbancar al PP del poder, con el que están enfrentados incluso en los tribunales. Isabel Franco, vicepresidenta del Gobierno de Murcia y una de las tránsfugas que permitirán a Fernando López Miras continuar en el Palacio de San Esteban, también formaba parte de este comité ejecutivo hasta que resultó expulsada el viernes pasado.

Ciudadanos
El redactor recomienda