Robles: "España usará todos los medios para garantizar la integridad territorial"
  1. España
El mensaje más contundente desde Perejil

Robles: "España usará todos los medios para garantizar la integridad territorial"

La ministra de Defensa ha acusado a Marruecos de estar sometiendo a España a un "chantaje" en la frontera con Ceuta y vulnerar las normas del derecho internacional

placeholder Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles. (EFE)
La ministra de Defensa, Margarita Robles. (EFE)

"No vamos a aceptar chantajes, la integridad de España no es negociable ni está en juego y vamos a usar todos medios necesarios para garantizar la integridad territorial y vigilar las fronteras". Así de clara se pronunciaba este jueves la ministra de Defensa, Margarita Robles, sobre la crisis migratoria que se vive en Ceuta desde inicios de semana con la incursión de más de 8.000 personas sin que Marruecos opusiera resistencia.

En una entrevista en RNE, Robles ha acusado a Marruecos de estar sometiendo a España a un "chantaje" en la frontera con Ceuta y vulnerar las normas del derecho internacional "lanzando" a sus ciudadanos, incluidos menores, a cruzar la frontera. "No vamos a aceptar el más mínimo chantaje ni cuestionamiento de la integridad territorial", ha reiterado. Es la primera vez, desde la crisis de Perejil de 2002, que un miembro del Gobierno de España se pronuncia con esta contundencia.

Foto: Migrantes en Ceuta. (EFE)

"Con España no se juega", ha advertido y se ha referido a una crisis "muy seria" que cree que no se puede "pasar por alto". Espera que el país africano haya "sacado ya conclusiones" de la respuesta del Ejecutivo y del apoyo de la Unión Europea. "Espero que Marruecos cumpla las mínimas reglas del derecho internacional. Es una agresión a las fronteras españolas y de la Unión Europea y eso en derecho internacional no es asumible".

Además, ha puesto el foco en el aspecto humanitario de la crisis, acusando a Marruecos de "utilizar" a niños "saltándose cualquier regla del derecho internacional". Frente a esta actitud, ha elogiado el ejemplo dado por los miembros de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, la Guardia Civil y las ONG rescatando a las personas que llegaban a Ceuta.

"Con España no van a poder"

La ministra de Defensa ha reconocido, además, que no entiende la finalidad de Marruecos con este "chantaje", porque "con España no van a poder". Así, lo ha citado como un país "vecino y amigo", pero cree que tiene que "reconsiderar lo que ha hecho". "Estoy segura de que la diplomacia marroquí sabrá sacar sus consecuencias", ha apuntado.

Sin dar detalles del despliegue militar efectuado, Robles ha recordado que las Fuerzas Armadas tienen una presencia permanente en Ceuta, igual que en Melilla y en casi todas las ciudades españolas, y ha explicado que están trabajando en la frontera en coordinación con los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Foto: Decenas de menores llegados solos a Ceuta esperan para hacerse las pruebas de covid. (EFE)

Además, ha defendido la actuación y "profesionalidad" de los servicios de inteligencia, aunque ha evitado dar detalles porque la labor de los 3.000 miembros del Centro Nacional de Inteligencia es siempre secreta.

Robles también ha defendido la decisión de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, de acoger en España al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, por razones humanitarias, que ha recordado que "son un componente más del derecho internacional". Ha dicho que no está en el detalle del asunto porque la decisión correspondió a Laya, pero ha insistido en que "los pronunciamientos humanitarios están previstos en el derecho internacional".

Contundencia frente a la tibieza de Moncloa

Sorprende así la respuesta de la ministra, diametralmente opuesta a la tibieza mostrada por Pedro Sánchez y el resto de miembros del Gobierno que hasta se habían mostrado reacios a señalar al país vecino como culpable. Tanto el socialista como sus ministros evitaron señalar la responsabilidad del país vecino en esta crisis migratoria sin precedentes, con la que las autoridades marroquíes intentan que se les brinde un mayor apoyo en el contencioso del Sáhara Occidental.

Tampoco gustó a Marruecos la visita que Sánchez hizo a la zona para ser informado sobre la evolución de los acontecimientos y de las medidas adoptadas. El mandatario se reunió con las autoridades ceutíes y melillenses tras comparecer en la Moncloa y, mediante una breve declaración institucional, destacó que el Gobierno mantendrá la integridad del territorio nacional y su deseo de que el país vecino siga siendo "amigo".

Marruecos tardó dos días en volver a sellar el paso fronterizo con Ceuta para evitar el éxodo migratorio que se estaba produciendo desde el lunes. Sin embargo, en ese tiempo, y a la espera de que Rabat se pronunciara, el Gobierno no llamó a consultas a su embajador, mantuvo los plazos iniciales del plan de 30 de millones y tampoco tomó en consideración la oferta de Frontex, la agencia europea para el control de fronteras que ya se había ofrecido a ayudar.

En su declaración desde la Moncloa el martes, Sánchez se limitó a pedir a Marruecos "respeto a las fronteras mutuas" y anunció su inminente viaje a Ceuta y Melilla, un desplazamiento que disgustó a las autoridades marroquíes. Estas ya manifestaron su enfado cuando, en 2006, el entonces presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, visitó las dos ciudades. Al año siguiente lo hicieron, por primera vez, los Reyes de España, y entonces Rabat retiró a su embajador en Madrid, Omar Azziman, durante varias semanas.

Tras los reclamos desde la oposición

Los partidos de la oposición llevaban días reclamando una respuesta más contundente por parte del Gobierno para frenar la crisis. En concreto, el líder del PP, Pablo Casado, aseguró el miércoles que su formación "siempre estará ayudando al Gobierno de España ante cualquier agresión que venga del exterior". Dicho esto, señaló que "la crisis diplomática es culpa de Marruecos, pero la responsabilidad es del Gobierno porque se podía haber evitado".

Casado afirmó que lo que está ocurriendo es "una crisis diplomática" y ha añadido que "la inmigración se ha utilizado como arma arrojadiza". "Quizá eso es lo que se ha interpretado como alguna crítica", aseguró en alusión a sus declaraciones sobre el "efecto llamada" del Aquarius o "cuando se intentó suspender la ley de Seguridad Ciudadana" por la devolución en caliente de las personas que llegaban de forma irregular a España.

Foto: Pablo Casado, presidente del PP, en el Congreso. (EFE)

Reiteró que llamó el martes a Sánchez para darle "todo el apoyo" del PP en la defensa de la soberanía y la integridad territorial en Ceuta. Eso sí, dijo que "hay que mandar un mensaje de coherencia con respecto a lo que se hace también dentro" porque "lo que se defiende para Ceuta hay que defenderlo para Cataluña". "Y lo que se defiende para el Ejército en Melilla hay que defenderlo de los ataques al Ejército de los socios de Gobierno. Pero una vez que se haga esa coherencia, esa responsabilidad y esa política de Estado, el PP siempre estará ayudando al Gobierno de España frente a cualquier agresión que venga del exterior", concluyó.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, instó también a Sánchez a liderar una respuesta de la Unión Europea ante el "ataque a las fronteras" españolas y europeas y le exhortó a resolver la "crisis diplomática" con Marruecos. "Esto no es solo una crisis migratoria, es un desafío a la integridad territorial de España y a las fronteras europeas", una "afrenta sin precedentes" que hay que "atajar como se merece", declaró.

"Esto no es solo una crisis migratoria, es un desafío a la integridad territorial de España y a las fronteras europeas"

"Europa tiene que responder y tiene que estar a la altura", subrayó. Concretamente, apuntó a que el Ejecutivo debería solicitar "una misión urgente de las instituciones europeas a Ceuta" y que España debería "tener más peso en Frontex": "Debemos hacer valer que somos un país que tiene fronteras con terceros países y que las fronteras de España no solo son fronteras de España, son fronteras de la UE".

En el caso de Vox, que su líder se trasladó hasta Ceuta, insistió en su exigencia de una militarización permanente de las fronteras españolas y pidió que el dinero que se da a Marruecos, como los 30 millones aprobados este martes por el Consejo de Ministros, se destinen a reforzar las vallas y abastecer de los medios necesarios a las fuerzas de seguridad que las protegen.

"España tiene que creer en sí misma, defenderse a sí misma y denunciar a Marruecos ante la comunidad internacional", reivindicó. A su juicio, más allá de pensar en las buenas relaciones con Marruecos, España debe "defender su dignidad" y los "anhelos de sus compatriotas". "España no es responsable sobre todos los habitantes del planeta y todos los ciudadanos de África que buscan vida mejor", subrayó.

Ceuta Noticias de Marruecos Margarita Robles
El redactor recomienda