Sánchez logra respaldo político para hacer frente a la crisis con Marruecos
  1. España
CRISIS CON MARRUECOS

Sánchez logra respaldo político para hacer frente a la crisis con Marruecos

El presidente del Gobierno habló con Casado y repitió cuatro de las medidas pedidas por el líder del PP y logra que Unidas Podemos modere su posición sobre el Sáhara

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a Ceuta. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a Ceuta. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, logró este martes respaldo político para hacer frente a la grave crisis diplomática abierta con Marruecos, incluido el de su socio, Unidas Podemos, que a finales del año pasado, con motivo de la anterior crisis migratoria en Canarias, se mostró muy crítico con la gestión del Ejecutivo. Entre los apoyos, el del líder del PP, Pablo Casado, en lo que ha significado un giro al enfrentamiento entre ambos.

Que el mandatario socialista haya logrado una tregua en el clima político y que, justo en ese clima, haya viajado a Ceuta y a Melilla no quiere decir que la oposición no cuestione la forma en que el Gobierno trató el ingreso en un hospital de Logroño del líder del Frente Polisario Brahim Ghali. Sin embargo, una vez llegados a la crisis y a la afluencia de miles de migrantes a las costas de Ceuta, casi todos los partidos pidieron al presidente “firmeza” frente a Marruecos. La única excepción fue Vox, con expresiones como “invasión” o “soldados”, entre otras.

Sanchez llega a Ceuta en plena crisis migratoria

El líder del PP, Pablo Casado, de hecho, llamó a Sánchez para pedirle información y expresarle la necesidad de adoptar cinco medidas: garantizar la integridad territorial de España, refuerzo de la Policía y de la Guardia Civil en la frontera, así como del Ejército; "devolver al cien por cien" de los migrantes; colaboración de la UE y la aprobación "de un plan de desarrollo para Ceuta y Melilla”.

Poco después, el presidente del Gobierno compareció en Moncloa y repitió la expresión de firmeza y las peticiones del líder de la oposición: garantizar "la integridad de Ceuta como parte de nuestra nación, la nación española”; “el ejército ya ha sido desplegado este lunes de madrugada y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han sido reforzadas en estas dos ciudades españolas”; “conversaciones con el vicepresidente de la Comisión Europea y ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, y con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel” y “todos los medios necesarios para solventar la crisis humanitaria que supone esta llegada de personas y, proceder a la devolución inmediata, repito, a la devolución inmediata de todo aquel que haya entrado irregularmente en Ceuta y Melilla”. Por tanto, todas las apuntadas por Casado, salvo lo del plan de desarrollo para las dos ciudades.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada esta tarde a Ceuta. (EFE)

Incluso, es nuevo que el presidente del Gobierno se haya comprometido a seguir informando a Casado “hasta que la tranquilidad haya vuelto definitivamente a Ceuta y a su frontera”. Moncloa valora especialmente el respaldo unánime de la UE, manifestado a través de comunicados y redes sociales.

El PP, no obstante, pedirá explicaciones al Gobierno por el episodio del líder del Polisario, pero independientemente del respaldo a la respuesta a Marruecos. El propio Casado habló de una “crisis diplomática” ignorada por el Gobierno durante semanas.

Moderación de Podemos

Además, el presidente del Gobierno ha logrado moderar el discurso de su socio de coalición, Unidas Podemos, sobre Marruecos y el Sáhara. De hecho, en la especie de Gabinete de crisis anunciado por el Gobierno este martes participa la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, lo que es muy revelador.

Foto: La embajadora de Marruecos, Karima Benyaich, en su recepción de carta credencial del Rey. (EFE)

Ese gabinete lo presidió la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, con la asistencia de la ministra de Asuntos Exteriores, la ministra de Defensa, el ministro de Política Territorial y Función Pública, la ministra de Derechos Sociales, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la directora del CNI y el secretario de Estado de Seguridad, este último en lugar del ministro del Interior, que estaba en Ceuta. No está el jefe de Gabinete del presidente, Iván Redondo.

Del Consejo de Ministros de este martes, varios asistentes salieron con la impresión de que la crisis diplomática es grave y, por eso, Sánchez transmitió la necesidad de mantener esa “firmeza”, coordinar todos los esfuerzos y evitar las estridencias respecto a Marruecos. Unidas Podemos siempre ha estado en contra de las llamadas "devoluciones en caliente", sin que este martes haya emitido crítica alguna contra la entrega a Marruecos de los migrantes que habían entrado en Ceuta, aunque se base en un acuerdo bilateral que lo permite.

Gritos de ''dimisión'' y abucheos a Pedro Sánchez a su llegada a Ceuta

Unidas Podemos fue a las últimas elecciones generales con un programa que señalaba: “España, con la libre determinación del pueblo saharaui. España tiene una responsabilidad histórica con el Sáhara Occidental, con sus gentes y con la solidaridad entre nuestros pueblos. Para ello, apoyaremos con acciones concretas el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui, mediante la implementación de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre recursos naturales, las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para una solución justa y pacífica mediante referéndum y los procesos de negociación en marcha”.

Foto: La ministra de Relaciones Exteriores española, Arancha González Laya, junto a su contraparte marroquí, Nasser Bourita, en una visita a Rabat en enero. (Reuters)

Añadía: “Estableceremos relaciones diplomáticas de alto nivel con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y promoveremos la ampliación del mandato de la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) para que adquiera competencias en la protección y promoción de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de la población saharaui. Aumentaremos las partidas de ayuda humanitaria para los campamentos saharauis; de este modo, el Sáhara Occidental volverá a ser una zona prioritaria para la cooperación española. Apoyaremos programas de formación y movilidad de la población saharaui y cumpliremos lo ya aprobado por el Parlamento: el acceso a la nacionalidad española de las personas saharauis residentes en nuestro país, con los mismos derechos que otros países con los que mantenemos relaciones históricas”. Esta posición de Unidas Podemos ha sido de hecho abandonada una vez en el Gobierno. O, al menos, no se mantiene en público, según el deseo de Moncloa.

Sánchez ha sido recibido a su llegada a Ceuta con gritos e insultos por parte de un grupo de alrededor de medio centenar de personas que le esperaba, primero, a la salida del helipuerto de la ciudad autónoma, en el parque Juan Carlos I, y después, a las afueras del Palacio Autonómico donde se ha reunido con el presidente ceutí, Juan Jesús Vivas, informa Europa Press.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Ceuta Comisión Europea Sáhara Partido Popular (PP) Melilla Guardia Civil Moncloa ONU Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)
El redactor recomienda