Crónica de un descarrilamiento: así se frustró la enésima renovación del CGPJ
  1. España
Las horas que rompieron el acuerdo

Crónica de un descarrilamiento: así se frustró la enésima renovación del CGPJ

Moncloa asegura que no aceptará vetos y volverá a intentarlo la próxima semana y los populares dicen que la irrupción de UP rompió el acuerdo

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ya de madrugada del jueves al viernes, a las 00:21 horas, la Secretaría de Estado de Comunicación hizo pública la nota en la que se aseguraba que "ambas partes constatan que existen escollos que han impedido alcanzar un pacto". No se concretaba en ella si se volverán a retomar las negociaciones, pero las expectativas de los dos son muy pesimistas.

O todo o nada

Este viernes sí ha habido un contacto informal a iniciativa del PSOE, pero sin concreción ni emplazamiento alguno más allá de verificar que durante el fin de semana no están previstas negociaciones. Es previsible que, en cumplimiento del mensaje de Pedro Sánchez en rueda de prensa, la Moncloa contacte la próxima semana con el PP para verificar la posición.

En todo caso, fuentes del PP explican que no quieren que haya anuncio por partes como se ha hecho esta semana con RTVE. Es decir, que si no hay acuerdo sobre el CGPJ no se avanzará el pacto sobre el resto de instituciones. O todo o nada.

Foto: El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, a su salida de la sesión de control al Gobierno. (EFE)

Los populares explican que desde el inicio de las conversaciones a principios de semana los nombres de Vicky Rosell y José Ricardo de Prada ya no estaban sobre la mesa. Los populares los rechazaron de inicio porque la primera no cumple su exigencia de evitar que se nombren cargos políticos y el segundo fue clave en la sentencia de la Gürtel, lo que los apartó del Gobierno con una moción de censura, además de ser de los menos votados por los jueces y magistrados. Lo cierto es que Unidas Podemos no tuvo ocasión nunca siquiera de proponer nombres, ni el de Rosell ni el de De Prada ni ninguno, y por tanto ni siquiera se puede considerar que sean sus candidatos.

Aseguran los populares que en la lista manejada desde ese momento por el PSOE ya había nombres que, según los socialistas, podría aceptar Unidas Podemos y venderlos como suyos, como José María Fernández Seijo e Ignacio Espinosa, ambos de Jueces para la Democracia. Siempre según el PP, así era hasta que el jueves por la noche Moncloa les comunicó que retrocedía en ese compromiso, volvía al punto de partida y no aceptaba apartar a Rosell y De Prada. Su version es que tenían cerrada y pactada con Bolaños una lista de 20 nombres, hasta el que el Gobierno dio marcha atrás.

Ahora los populares mantienen su firme intención de no aceptar a estos dos últimos y no habrá acuerdo si están los dos. Y atribuyen el bloqueo o ruptura a la irrupción de Unidas Podemos, que no aceptaba como suyos a Espinosa y Fernández Seijo, aunque no tienen constancia directa de que esta sea la razón última del bloqueo.

La Moncloa no acepta vetos

La Moncloa, por su parte, asegura que no acepta veto alguno y que no están dispuestos a sacar de la lista a Rosell y De Prada. Explican también que su voluntad ha sido y sigue siendo que Unidas Podemos esté en el acuerdo, igual que ha estado en el de RTVE. Su tesis es que la única razón del bloqueo son los "vetos inaceptables" del PP.

Explica el PSOE que la negociación de Bolaños con el PP era en nombre de los dos socios del Gobierno de coalición.

Fuentes de Unidas Podemos dicen que hasta el martes por la noche no fueron contactados formalmente por la Moncloa. En ese momento, el partido de Pablo Iglesias, representado en estas conversaciones por Enrique Santiago, solo pudo expresar su malestar.

Fuentes judiciales manejan también la posibilidad de que hubiera discrepancias sobre la presidencia del CGPJ

Y el jueves por la mañana, Unidas Podemos empezó a trasladar al Gobierno sus firmes objeciones a candidatos del PP. La tesis fue, más o menos, "si el PP veta a los nuestros, nosotros vetamos a los suyos" y dirigieron su mira hacia el magistrado de la Audiencia Nacional, Alejandro Abascal, del que dijeron que es amigo de Casado y al que atribuyen varias decisiones controvertidas que afectan al partido morado por su función de refuerzo del juzgado que las adoptó. Y Francisco Oliver, propuesto por el PP, fue jefe de Seguridad de la Comunidad de Madrid con Esperanza Aguirre.

Poco después, el jueves por la noche, se anunció la ruptura de las negociaciones. Fuentes judiciales manejan también la posibilidad de que hubiera discrepancias sobre la presidencia del CGPJ, que han de votar los nuevos vocales en su primera reunión.

A partir de ahora, si alguno no cambia su posición será imposible el acuerdo y así se constatará la próxima semana. Se volvería casi a la casilla de salida para que el CGPJ vuelva a hacer nombramientos y el Congreso seguirá tramitando la reforma legal para que no puedan tomarse decisiones con el mandato caducado y en funciones, aunque esa norma no entrará en vigor antes del mes de abril. Desde ese momento el CGPJ será casi inoperante.

Foto: El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, a su salida de la sesión de control al Gobierno. (EFE)

Mientras el acuerdo descarrila, la próxima semana la pelota volverá al tejado del actual Consejo General del Poder Judicial. Después de que los nombramientos que tenían previstos quedaran retirados del orden del día del pasado pleno, ocho vocales lograron convocar uno extraordinario para revisar la decisión de paralizarlos a la vista del estado de las negociaciones. Existe, por tanto, la posibilidad de que, el jueves 4 de marzo, el órgano lleve a cabo nuevas designaciones si no hay avances.

Formalmente, el Gobierno asegura que no recuperará la reforma legal que rebaja las mayorías necesarias para renovar el CGPJ, pero la proposición de ley sigue viva en el Congreso y puede ser activada siempre que PSOE y Unidas Podemos quieran.

Ya de madrugada del jueves al viernes, a las 00:21 horas, la Secretaría de Estado de Comunicación hizo pública la nota en la que se aseguraba que "ambas partes constatan que existen escollos que han impedido alcanzar un pacto". No se concretaba en ella si se volverán a retomar las negociaciones, pero las expectativas de los dos son muy pesimistas.

CGPJ Teodoro García Egea RTVE Félix Bolaños Pedro Sánchez Jueces Para la Democracia
El redactor recomienda