La incidencia cae más rápido entre los mayores de 80 años por primera vez
  1. España
CORONAVIRUS: DATOS DE LA SEMANA

La incidencia cae más rápido entre los mayores de 80 años por primera vez

La mejora en la presión hospitalaria tarda más en llegar y la ocupación de las unidades de cuidados intensivos todavía es elevada en la mayor parte del país

placeholder Foto: Imagen: El Confidencial.
Imagen: El Confidencial.

El 26 de enero uno de cada 100 españoles se había contagiado de coronavirus en las últimas dos semanas. La fecha marca el récord de incidencia acumulada conocida —durante marzo y abril la capacidad diagnóstica era escasa—, que llegó a 996 por cada 100.000 habitantes, según la serie que cada día revisa y actualiza el Instituto Carlos III. Debido a los retrasos que también se dan en la notificación de casos, el informe de Sanidad conocido al día siguiente reflejaba una cifra algo más baja, de 900 casos por cada 100.000 habitantes.

Desde entonces, la incidencia del virus ha caído a un ritmo más acelerado de lo que se observó en la segunda ola. Pero esta no ha sido la única diferencia. Por primera vez, el descenso de casos entre los mayores de 80 años es más acusado que entre los demás grupos de edad. Desde el pico hasta el pasado 22 de febrero, fecha con datos más consolidados, los casos han descendido un 80% para ese grupo de edad mientras para que el resto lo hizo, de media, un 76,6%.

Desde principios de mes, la mejora en datos de incidencia en las residencias de mayores ya apuntaban al posible efecto de la vacunación. Y los datos del Observatorio de Salud de Asturias, una de las regiones donde el proceso de vacunación está más avanzado, muestran ya desde la semana pasada cómo la caída del número de fallecidos por coronavirus ha sido mucho mayor entre la población que vive en residencias.

Foto: Imagen: El Confidencial.

No ha pasado mucho tiempo desde que se ha empezado a vacunar a personas mayores de 80 años que no vivieran en residencias y cada comunidad autónoma lleva su propio ritmo, por lo que habrá que esperar para que el efecto sea más evidente entre la población. Para Javier del Águila, epidemiólogo, médico residente de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario de Móstoles e investigador en el Centro Nacional de Epidemiología, podría hablarse ya de que parte de ese efecto puede atribuirse a las vacunas, "pero siempre con cautela y esperando a ver qué nos van diciendo los datos".

La información que poco a poco llega sobre el freno de la transmisión "nos tranquiliza mucho", en palabras de del Águila, porque está por ver si la vacunación también será capaz de frenar la transmisión. "Lo que vemos en otros países es prometedor", asegura el epidemiólogo al respecto.

El plan para la Semana Santa busca un acuerdo entre las comunidades

Ante la caída de la incidencia y el avance del proceso de vacunación, del Águila teme un 'efecto rebote' provocado por una apertura rápida de la economía. "Le tendría bastante respeto a una sensación de sobreseguridad porque vamos a tardar mucho en que la población esté realmente protegida en un número suficiente", asegura. Recientemente, un alto funcionario europeo confirmó a Reuters que AstraZeneca hará llegar durante el segundo trimestre menos de la mitad de las 180 millones de vacunas pactadas para la Unión Europea, lo que afecta a los objetivos planteados por cada Gobierno.

Madrid y Melilla, las regiones con más incidencia

Aunque desde que se alcanzó el pico todas las comunidades autónomas han ido a mejor, algunas lo han hecho más rápido que otras. Extremadura y la Comunidad Valenciana han pasado de superar los 1.400 casos por cada 100.000 habitantes a situarse esta semana por debajo incluso de los 100 en el caso de Extremadura, una cifra de incidencia menor que la registrada en las Islas Canarias.

País Vasco, Cantabria y Asturias han visto un descenso menor, pero todas ellas partían de una tasa muy por debajo de los 1.000 casos, en torno a 500. Aunque los casos en Madrid han decrecido más de un 60%, la incidencia en la región sí llegó a rozar los 1.000 casos y, de momento, el centro de la península se mantiene como la zona con mayor incidencia del virus junto con Melilla. Todas las regiones mantienen su tendencia a la baja aunque los últimos datos publicados por Sanidad reflejan una ligera subida de la incidencia en Cataluña: de 217 casos por cada 100.000 habitantes a 219.

Un año de los primeros positivos peninsulares

Más allá de la incidencia, la ocupación hospitalaria a nivel general sigue siendo extrema. Más de la mitad de las comunidades autónomas tienen más de un 25% de sus camas de cuidados intensivos ocupadas por pacientes con coronavirus. Esta cifra no indica que el resto de camas estén vacías, ya que no tiene en cuenta la ocupación por otras patologías.

A pesar de que en lo peor de esta tercera oleada la Comunidad Valenciana, La Rioja y Melilla superaron incluso el 60% de ocupación en UCI por covid-19, en todas ellas la saturación ha decrecido notablemente. Madrid es en estos momentos la región que mayor presión hospitalaria registra y, como sucedió en la segunda ola, es la región que más despacio avanza hacia una menor saturación.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus
El redactor recomienda