Hacienda cazó a Laporta por no declarar 10 M de Uzbekistán cuando era presidente del Barça
  1. España
tras un amistoso con un equipo de ese país

Hacienda cazó a Laporta por no declarar 10 M de Uzbekistán cuando era presidente del Barça

La Agencia Tributaria abrió una inspección al expresidente del FC Barcelona por los fondos que cobró de una compañía uzbeka tras pactar un amistoso del Barça con un equipo de ese país

Foto: El expresidente del FC Barcelona y precandidato a las elecciones a presidente de la entidad, Joan Laporta. (EFE)
El expresidente del FC Barcelona y precandidato a las elecciones a presidente de la entidad, Joan Laporta. (EFE)

La Agencia Tributaria abrió una inspección a Joan Laporta por no declarar 10,15 millones de euros facturados a Zeromax Gmbh, el grupo empresarial de Gulnara Karimova, hija del dictador de Uzbekistán Islom Karimov. En el momento de los pagos, Laporta aún era el máximo responsable del FC Barcelona (2003-2010). El dinero llegó a su cuenta después de firmar un acuerdo que incluía la celebración de un amistoso entre el Barça y un equipo uzbeko vinculado a la propia Karimova, el FK Bunyodkor, y el desplazamiento de Leo Messi y otras estrellas de la plantilla a ese país para participar en exhibiciones y otros actos promocionales. Hacienda concluyó que Laporta había eludido el pago de impuestos por una cantidad cercana a tres millones de euros, según han confirmado a El Confidencial fuentes de su entorno.

La inspección, que no había trascendido hasta ahora, se produjo en 2012, cuando el dirigente ya había dejado el club y ocupaba un escaño en el Parlamento de Cataluña en representación de la coalición independentista Solidaritat Catalana. Hacienda revisó su tributación al descubrir que el ahora candidato a la presidencia del FC Barcelona había reconocido en un juicio que cobró 10,15 millones de euros de Zeromax GMBH, entre 2008 y 2010, por servicios de consultoría empresarial. El agente de futbolistas Bayram Tutumlu lo había llevado a los tribunales para reclamarle el 10% de esos ingresos alegando que fue él quien le presentó a los directivos de Zeromax Gmbh en un restaurante de Barcelona en mayo de 2008.

Foto: Joan Laporta y Sandro Rosell. (Efe)

La Justicia dio la razón a Laporta y le eximió de compensar a Tutumlu, al no considerar acreditado que intermediaria en esa operación, pero el procedimiento afloró las entregas de dinero al dirigente blaugrana desde una cuenta suiza de Zeromax GMBH. La Agencia Tributaria decidió entonces revisar la tributación de Laporta correspondiente a 2011 y a los ejercicios inmediatamente anteriores y comprobó que los fondos no aparecían en su declaración de la renta (IRPF). Tras varios meses de inspección, el organismo recaudatorio dictaminó que el expresidente del Barça había declarado las transferencias del 'holding' de la familia Karimov de forma irregular para ahorrarse aproximadamente tres millones de euros. Posteriormente, Hacienda sumó a esa cifra los recargos de demora y la sanción preceptiva por impago.

Laporta aceptó la propuesta de liquidación de la Agencia Tributaria para asegurarse de que el expediente se cerraba en vía administrativa. La cifra defraudada superaba holgadamente los 120.000 euros anuales que marcan la frontera para que una sanción fiscal se convierta en un delito contra la Hacienda pública. En los ejercicios bajo sospecha, previos a la reforma del Código Penal de diciembre de 2010, se habría enfrentado a una pena de hasta cuatro años de cárcel por cada uno de los tres ejercicios en los que percibió fondos de Zeromax GMBH. Solo en 2009, ingresó 7,1 millones de euros de esa sociedad. Este diario ha contactado con el expresidente del Barça para recabar su versión de los hechos, pero ha declinado realizar comentarios.

Foto: Cartel de Laporta junto al Bernabéu. (Reuters)

La regularización de los 10,15 millones de euros dos años después de que llegara a su cuenta la última transferencia abrió un agujero en las finanzas de Laporta. La inspección de Hacienda se sumó a la pérdida de ingresos de su despacho de abogados, Laporta & Arbós. En 2005, dos años después de convertirse en presidente del club, declaró una facturación de 319.114 euros. Cuatro años después, el bufete cerró su contabilidad con una cifra de negocios de 4.192.286 euros. Sin embargo, tras su salida del Barça y su salto a la política, la entrada de dinero en Laporta & Arbós se desplomó. El ahora candidato a la presidencia del club sigue siendo administrador del despacho, aunque también aparece relacionado con otros negocios. Hasta 2017, por ejemplo, compartió una sociedad en Malta con otro agente de jugadores, Pini Zahavi.

En paralelo al acuerdo privado de Laporta con la compañía de Gulnara Karimova, el dirigente firmó otro por el que el Barça se aseguró un pago de tres millones de euros por la disputa de un amistoso con el conjunto uzbeko FK Bunyodkor. Casualmente, el mayor patrocinador de ese equipo era Zeromax GMBH. El encuentro se jugó a puerta cerrada en el Mini Estadi en enero de 2009. Además, Leo Messi, Carles Puyol, Samuel Etoo y otras estrellas de aquella plantilla del Barça viajaron por separado a Uzbekistán en aquellos meses para participar en entrenamientos del FK Bunyodkor y actos de carácter comercial. Al margen del beneficio para el club, cada jugador blaugrana se embolsó por ese viaje 300.000 euros que fueron igualmente abonados por la empresa de la hija del dictador del país.

Foto: Joan Laporta, en un acto de su candidatura en 2015. (Reuters)

Zeromax GMBH se declaró repentinamente en bancarrota en 2010, apenas unos meses después de los últimos pagos a Laporta. El consejero delegado de la firma, Miraldil Djalalov (o Mirodil Jalolov), fue inmediatamente encarcelado en Uzbekistán por fraude y malversación. Una suerte similar corrió la propietaria de los más de 3.000 millones de euros en activos que llegó a gestionar la compañía. Antes de que su padre, Islom Karimov, muriera en 2016, la Justicia del país condenó a Karimova a arresto domicilio por delitos de corrupción, entre ellos, varios relacionados con la gestión de Zeromax GMBH. En 2017, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos la incluyó en su lista negra por liderar una organización criminal con ramificaciones en todo el mundo que habría causado un perjuicio multimillonario al pueblo uzbeko. Y, en 2019, fue encarcelada por las propias autoridades de su país por incumplir las condiciones del arresto domiciliario. Gran parte de los fondos de Zeromax GMBH continúan congelados en bancos suizos.

La Agencia Tributaria abrió una inspección a Joan Laporta por no declarar 10,15 millones de euros facturados a Zeromax Gmbh, el grupo empresarial de Gulnara Karimova, hija del dictador de Uzbekistán Islom Karimov. En el momento de los pagos, Laporta aún era el máximo responsable del FC Barcelona (2003-2010). El dinero llegó a su cuenta después de firmar un acuerdo que incluía la celebración de un amistoso entre el Barça y un equipo uzbeko vinculado a la propia Karimova, el FK Bunyodkor, y el desplazamiento de Leo Messi y otras estrellas de la plantilla a ese país para participar en exhibiciones y otros actos promocionales. Hacienda concluyó que Laporta había eludido el pago de impuestos por una cantidad cercana a tres millones de euros, según han confirmado a El Confidencial fuentes de su entorno.

Joan Laporta Leo Messi Parlamento de Cataluña Uzbekistán IRPF Carles Puyol
El redactor recomienda