HA DE COMPARECER EL JUEVES DÍA 14

Laporta tendrá que aclarar ante un juez su relación con un agente internacional de la FIFA

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, está citado el próximo jueves a primera hora de la mañana en un juzgado de Barcelona para responder sobre

Foto: Laporta tendrá que aclarar ante un juez su relación con un agente internacional de la FIFA
Laporta tendrá que aclarar ante un juez su relación con un agente internacional de la FIFA

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, está citado el próximo jueves a primera hora de la mañana en un juzgado de Barcelona para responder sobre la demanda presentada por el agente de la FIFA Bayram Tutumlu, que le reclama el 10% de los beneficios obtenidos en la República de Uzbekistán, según un acuerdo verbal al que habían llegado. Una providencia del juzgado de primera instancia número 30 barcelonés cita al presidente azulgrana para un acto de conciliación. El juez dio la opción de interponer recurso contra la providencia en un plazo de cinco días, pero Laporta no presentó ningún escrito en este sentido.

 

Previsiblemente, el presidente del Barça no acudirá a la cita, ya que se trata de un acto realizado en la jurisdicción voluntaria y, previsiblemente, enviará a su abogado. José Oriola, letrado de Tutumlu, manifestó a El Confidencial, que se trata de un acto sencillo. “Si reconoce los aspectos que se citan en la querella, podemos zanjar la cuestión inmediatamente. De no ser así, podemos iniciar un procedimiento civil o penal. Eso ya se verá a su debido tiempo”.

 

El pleito que tiene con Tutumlu, agente internacional de la FIFA y representante de jugadores como Michael Laudrup, Ronald Koeman, Rafael Van der Vaart o Andriy Schevchenko, no tiene una cuantía determinada, pues nadie sabe a ciencia cierta los negocios concretos que Laporta ha hecho en la lejana república asiática, ya sea con el alquiler de jugadores del Barça o como intermediario particular a través de su propio despacho de abogado.

 

Tutumlu mantuvo una reunión con el máximo mandatario del FC Barcelona en abril del 2008, en el selecto restaurante Via Véneto de Barcelona. Allí, le presentó a Miradil S. Djalalov, empresario uzbeko muy vinculado al club de fútbol Kuruvchi, que luego pasó a denominarse FC Bunyudkor. Poco después, Djalalov intentó comprar al Real Mallorca a través de su empresa Zeromax, con sede en Suiza, operación en la que intentó mediar Laporta, ofreciendo sus servicios a cambio del 7% de comisión, lo que le hubiera supuesto unas ganancias particulares de 4,7 millones de euros. La operación no pudo concretarse porque tenía prioridad un club inglés.

 

Campos de algodón

 

Además, Laporta se desplazó en varias ocasiones a Uzbekistán para tratar de cerrar otros negocios, e incluso viajó acompañado por un primo carnal suyo, ingeniero, que trabaja en su despacho. Su objetivo era calibrar las posibilidades de negocio de explotar campos de algodón de aquel país para fabricar ropa en Italia. Los campos pertenecen a Gulnara Karimova, hija del presidente de la república y también vinculada a las empresas de Djalalov. Karimova, que es embajadora en Moscú y ante la ONU, es también diseñadora de ropa y Laporta se ha desplazado exclusivamente para asistir a presentaciones suyas en certámenes internacionales.

 

Además de estos negocios privados, el presidente azulgrana realizó otros en representación del Barça: firmó un contrato con el Bunyudkor para disputar dos partidos de fútbol amistosos y se comprometió a desplazar al país asiático a jugadores del Barça a cambio de suculentas comisiones. Hasta Tashkent se desplazaron Samuel Eto’o (que estuvo a punto de fichar por aquel club a cambio de 40 millones de dólares), Leo Messi, Andrés Iniesta, Carles Puyol y Cesc Fàbregas. Se trataba de una sola jornada en compañía de jóvenes futbolistas y de su participación en actos para promocionar el fútbol. Por cada uno de ellos, el Barça recibió a cambio un millón de euros. Otro jugador declinó la invitación por presiones familiares.

 

Los negocios del club barcelonés con el uzbeko se dispararon, en total, a 10 millones de euros. Los negocios privados que Laporta hubiera podido emprender con Djlalov, Karimova o el propio presidente del Bunyudkor, Isak Akbarov, uno de los hombres más poderosos de Uzbekistán, son una incógnita.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios