España superará los 400.000 casos de covid tras desperdiciar la tregua veraniega
  1. España
100.000 solo en agosto

España superará los 400.000 casos de covid tras desperdiciar la tregua veraniega

A pocas semanas para la reapertura de los colegios y la vuelta al trabajo de muchos empleados, los nuevos casos y la incidencia siguen al alza dejando una cosa clara: la pandemia se ha acelerado

placeholder Foto: Colas en Móstoles (Madrid) para someterse a un test de covid-19. (Reuters)
Colas en Móstoles (Madrid) para someterse a un test de covid-19. (Reuters)

España superará este fin de semana los 400.000 casos confirmados de covid-19. Ningún otro país europeo ha tenido tantos desde el inicio de la pandemia. La tregua veraniega del SARS-CoV-2 no ha llegado. Desde los primeros brotes en contextos precarios como los temporeros o los mataderos a los focos en ámbitos familiares y de ocio, la transmisión del virus ha ido aumentando poco a poco en los últimos dos meses y se ha descontrolado en algunos territorios. Primero fueron Aragón y Cataluña, ahora es Madrid, el País Vasco y Navarra. Si la tendencia no cambia, en unas semanas se sumarán otras comunidades. Y en el horizonte, el inicio del curso escolar.

La pandemia se ha acelerado. En junio hubo 8.700 casos, según los datos consolidados de las comunidades autónomas por fecha de inicio de síntomas que publica el Insituto de Salud Carlos III. En julio fueron 50.015. Y en agosto se alcanzarán los 100.000 antes de que termine el mes. España llegó a notificar poco más de 100 casos en un día (13 de junio), pero menos de dos meses después (11 de agosto) superó los 6.000. Si se utiliza una media móvil de cinco días para suavizar los picos, el 17 de junio fue el punto más bajo: 207 casos. Ese promedio ha ido creciendo hasta superar los 5.000 la semana pasada (las cifras de los últimos días suelen estar por debajo de las reales).

¿Segunda ola?

¿Estamos en una segunda ola? La respuesta es que no importa demasiado. Puede que sí, que lo que estemos viendo sea ya una segunda curva que se alargará hasta el otoño, cuando se prevé que la situación empeore. O puede que no y que llegue en un par de meses. O que lo que veamos sea una tercera oleada. En cualquier caso, nada tiene que ver lo de ahora con marzo y abril.

Entonces, se llegaron a detectar más de 10.000 casos en un día (20 de marzo). En tres meses (febrero, marzo y abril) hubo 250.000 casos, pero solo eran la punta del iceberg. El estudio de seroprevalencia, que arrojó que un 5% de la población española había pasado la enfermedad, permite afirmar que en aquellas semanas solo se detectaba un 10% de todos los casos. Ahora se detecta más. ¿Cuánto? El Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) que dirige Fernando Simón estima una horquilla de entre el 60% y el 80%. Pero es solo eso, una estimación.

En marzo, la pendiente de la curva fue muy pronunciada. El período de subida duró apenas dos semanas. Según el proyecto 'Factores de difusión covid-19 en España', el 8 de marzo se superó la tasa de disparo (5 casos por cada 100.000 habitantes) y el 20 de marzo se llegó al pico. A partir de ahí comenzó un lento descenso que se alargó hasta junio, lo que da una idea de lo difícil que es controlar el virus. Aquello se hizo con medidas muy restrictivas al amparo del estado de alarma que ahora no está en vigor y que no sabemos si volverán a estarlo en otoño. Desde entonces solo ha habido una actuación coordinada a nivel nacional cuya eficacia aún se ignora y que se ha encontrado con el obstáculo judicial.

Hay otra diferencia con la primera ola: la desigualdad territorial. La primera no afectó a todas las comunidades por igual, pero sí a todas a la vez, en apenas un mes. Ahora es diferente, y se puede hablar de que hay varias curvas. La más pronunciada es la de Aragón, que en junio empezó a actuar en varias comarcas de Huesca para frenar la transmisión asociada a los brotes. Según el último informe del Ministerio de Sanidad, su incidencia acumulada en 14 días estaba en los 489 casos por 100.000 habitantes, una cifra altísima, pero mejor que los 570 que alcanzó hace diez días. La situación mejora, pero de manera muy lenta.

Qué pasa en el resto de Europa

El elevado número de casos, aunque no sean tan graves como en marzo o abril, provocará muchos muertos, advirtió esta semana Fernando Simón. "No se confundan. Las cosas no van bien. Si seguimos dejando que la transmisión siga, aunque sean casos en su mayoría leves, acabaremos teniendo muchos hospitalizados, muchos ingresados en ucis y muchos fallecidos", dijo.

España está peor que cualquier otro país europeo. Su incidencia acumulada en los últimos 14 días está por encima de los 150 casos. En el resto del continente, solo Malta supera también los 100. Pero el empeoramiento español, aunque mucho más pronunciado, no es una excepción. Francia y Alemania han notificado en los últimos días su cifra de nuevos casos más alta desde abril. La situación empeora en casi todos los países europeos. Pero no es un consuelo para España, que no ha tenido el verano tranquilo que imaginaba cuando comenzó la desescalada.

España superará este fin de semana los 400.000 casos confirmados de covid-19. Ningún otro país europeo ha tenido tantos desde el inicio de la pandemia. La tregua veraniega del SARS-CoV-2 no ha llegado. Desde los primeros brotes en contextos precarios como los temporeros o los mataderos a los focos en ámbitos familiares y de ocio, la transmisión del virus ha ido aumentando poco a poco en los últimos dos meses y se ha descontrolado en algunos territorios. Primero fueron Aragón y Cataluña, ahora es Madrid, el País Vasco y Navarra. Si la tendencia no cambia, en unas semanas se sumarán otras comunidades. Y en el horizonte, el inicio del curso escolar.

Coronavirus
El redactor recomienda