Más de 340.000 casos analizados

El coronavirus se ceba con el peso: cuantos más kilos te sobran más cerca estás de la UCI

Un nuevo estudio publicado en ‘PNAS’ sobre los casos graves tratados en Reino Unido alerta de una relación lineal entre problemas de sobrepeso u obesidad y casos graves de covid

Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Los epidemiólogos no dejan de darle vueltas a las estadísticas en busca de las claves que ayuden a entender cómo es posible que un mismo virus, el SARS-CoV-2 tenga efectos tan dispares entre la población, desde la ausencia de síntomas al fallecimiento. La existencia de patologías previas es uno de los factores fundamentales que agravan la infección por coronavirus, entre ellas, la hipertensión, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y las respiratorias.

Sin embargo, no todos los riesgos aparecen de forma tan clara entre los datos y algunos se camuflan al no ser anotados de forma clara. El exceso de peso puede no estar registrado como patología en las historias clínicas, pero los médicos detectaron, en pleno colapso hospitalario, que era una de las características de algunos pacientes que no parecían tener otros factores de riesgo.

Un artículo publicado en la revista ‘PNAS’ hace pocos días explica que el riesgo de hospitalización por covid es más elevado a medida que aumentan el índice de masa corporal (IMC) y el índice cintura-cadera. Es decir, que se incrementa la posibilidad de sufrir una versión grave de la enfermedad cuanto más sobrepeso u obesidad tiene una persona. El estudio está firmado científicos del Reino Unido, quizá inspirados por su propio primer ministro, Boris Johnson, que tras haber pasado por la UCI debido al coronavirus, ha reconocido recientemente que estaba “demasiado gordo”, se ha marcado como meta adelgazar y hasta ha lanzado un programa contra la obesidad.

El trabajo de ‘PNAS’ se fija en el IMC, un cálculo que relaciona la masa y la talla de un individuo. Cuando es igual o superior a 25, se considera que tiene sobrepeso y con 30 ya sería obeso. Así, con una altura de 1,75 metros, entraríamos en la categoría de sobrepeso a partir de 77 kilos y en la de obesidad, a partir de 92, según la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO). Asimismo, los autores incluyen el índice cintura-cadera, que se obtiene al dividir los centímetros del perímetro de la cintura por los del perímetro de la cadera. Cuando el resultado es superior a 0,94 hombres y a 0,84 en mujeres, hay más posibilidades de sufrir diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

(Foto: Efe)
(Foto: Efe)

Los investigadores utilizaron una base de datos ya existente, el estudio UK Biobank, que recoge información sobre aspectos genéticos, físicos y de salud de la población británica. La muestra es enorme, ya que incluye a 334.000 individuos y los autores del artículo la relacionaron con las hospitalizaciones coronavirus registradas desde el 16 de marzo hasta el 26 de abril, descubriendo que 640 de estas personas (el 0,2%) fueron ingresadas tras contraer el virus. Al analizar estos casos, ven que la relación que se establece entre el IMC y el índice cintura-cadera con la severidad del covid es casi lineal.

“Son datos que confirman todo lo que se ha ido publicando desde que se intentan buscar factores de riesgo asociados al mal pronóstico, pero lo más interesante de este artículo, teniendo en cuenta que es un número importante de casos, es el hecho de que a medida que se incrementa el grado de obesidad empeora el pronóstico”, explica a Teknautas Francisco Tinahones Madueño, director científico del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) y presidente de la SEEDO.

Tenemos casos de personas de 30 años que evolucionan mal y que, al estudiarlos, resulta que tenían una obesidad extrema"

Así, quedaría demostrado que este factor de riesgo es gradual: “Cuanto mayor es el exceso de grasa, mayor es el riesgo de ingreso si el sujeto sufre una infección por coronavirus”, alerta el experto. De hecho, un estudio francés publicado por la revista ‘Obesity’ ya reveló el pasado mes de abril la estrecha relación entre la necesidad de ventilación mecánica y los pacientes con obesidad severa, independientemente de que tuvieran otras enfermedades o no. Este trabajo ya mostraba que las papeletas para ingresar en la UCI aumentaban progresivamente con el exceso de kilos.

A la vista de estos resultados, es posible que parte de las hospitalizaciones de jóvenes tengan que ver con el sobrepeso, aunque habría que realizar estudios epidemiológicos más concretos para poder afirmarlo. “Los mayores de 60 años son los más afectados, pero tenemos casos clínicos de personas de 30 años que evolucionan mal y que, al estudiarlos, resulta que tenían una obesidad extrema”, apunta Tinahones. No obstante, haría falta aclarar el porcentaje de casos en edades tempranas que corresponderían a este perfil.

Las razones

Otra duda está en saber si la obesidad es un factor de riesgo en sí mismo. Teniendo en cuenta que el exceso de peso suele estar acompañado por otros muchos problemas de salud, ¿podrían explicar esas comorbilidades el mal pronóstico de estos pacientes al margen de que sean obesos o no? El estudio británico analiza la glucosa en sangre (un marcador de diabetes) y el colesterol (muy relacionado con problemas cardiovasculares) y encuentra que, efectivamente, estos factores contribuyen al vínculo entre los casos graves de coronavirus y la obesidad.

Sin embargo, los estudios muestran cada vez de forma más clara que ese vínculo existiría igualmente si no fuera así. “Es un factor de riesgo independiente. Aunque los sujetos obesos tienen más probabilidades de sufrir hipertensión o alteraciones metabólicas, la obesidad ‘per se’ empeora el pronóstico”, asegura el presidente de la SEEDO.

Los especialistas tienen varias hipótesis que lo explican. Por ejemplo, los sujetos obesos tienen menos capacidad pulmonar por efecto de la grasa acumulada en el abdomen. Además, sufren una inflamación crónica que puede hacer que la respuesta del sistema inmunitario frente al virus SARS‐CoV‐2, exagerada en los casos más severos, sea aún peor.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

En realidad, el hecho de que las personas con kilos de más tengan problemas más graves para hacer frente al covid no es una gran sorpresa, ya que ocurre lo mismo en otras enfermedades respiratorias. “En la gripe común hay muchos más estudios y se ha comprobado que los sujetos con obesidad tienen más riesgo de muerte, más necesidad de ventilación mecánica y más probabilidades de ingresar en la UCI”, comenta el experto. Las investigaciones en torno a la gripe A que provocó la epidemia de 2009 también han demostrado que los pacientes con este problema tardaban más tiempo en superar la infección.

Aun así, algunos datos apuntan a que el sobrepeso puede tener efectos nefastos específicos en el caso del covid. Por ejemplo, “el tejido adiposo tiene receptores ACE-2, que son los mismos por los que el coronavirus entra en el tejido respiratorio o digestivo, así que es posible que el virus se acumule y la infección sea más grave y permanente en los sujetos gruesos que en los delgados”, señala el experto.

Por todos estos condicionantes, la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO) alerta de que los pacientes con exceso de peso “parecen tener una mayor tasa de complicaciones graves por el virus”. En un documento elaborado hace unos meses, en plena irrupción de la pandemia, ya recomendaban a las personas con sobrepeso u obesidad refugiarse en casa para tratar de evitar la infección a toda costa. El problema no es menor teniendo en cuenta que en algunos países hasta dos tercios de la población excede el peso recomendable.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios