También en la comarca de Noguera y en Segrià

El Govern aconseja no salir de casa en Barcelona y Colau afirma que "llega tarde"

La proliferación de brotes en Cataluña ha llevado al Govern a endurecer las restricciones en Barcelona y su área metropolitana para no tener que tomar medidas más "drásticas" en el futuro

Foto: Barcelona (EFE)
Barcelona (EFE)

Reducir la actividad social todo lo posible para contener así la propagación del virus. Ese es el objetivo de la Generalitat de Cataluña, que ha anunciado que, ante el repunte de contagios por coronavirus −la 'consellería' ha notificado 1.111 nuevos positivos en 24 horas− y la proliferación de brotes que se han detectado en los últimos días en la comunidad, se ve "obligada" a endurecer las restricciones en Barcelona, en 12 municipios de su área metropolitana y en las comarcas de Noguera y Segrià, y recomendar a la población no salir de casa a no ser que sea totalmente "imprescindible", con el fin de evitar que se tengan que tomar medidas "más drásticas" en el futuro.

[Consulta aquí la situación de los brotes en España]

Esto implica que quedan prohibidas las reuniones de más de diez personas —tanto en ámbitos públicos como privados— y las visitas a las residencias de ancianos; que se reducirá el aforo en bares y restaurantes y, que, a pesar de que los comercios no esenciales puedan permanecer abiertos, será necesaria cita previa para poder acudir. El aforo en bares y restaurantes también se reducirá al 50%, en las terrazas se tendrá que mantener una distancia mayor de seguridad y no se podrá consumir en barra, pero no se suspenderán los campamentos de verano para niños.

La Fiscalía de Barcelona se ha opuesto a prohibir las reuniones de más de diez personas en la ciudad y algunos municipios del área metropolitana. En un informe remitido al Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 15 de Barcelona el fiscal considera que la medida "es desproporcionada y la Administración solicitante no la justifica adecuadamente". Horas después, el juzgado ha ratificado íntegramente las nuevas medidas de contención del coronavirus.

Las nuevas restricciones —las mismas que ya se habían tomado inicialmente en los tres barrios de L'Hospitalet y que son recomendaciones, no una obligación—, se aplicarán a Barcelona y su área metropolitana (Viladecans, El Prat de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Boi de Llobregat, Cornellà, Sant Just Desvern, Esplugues de Llobregat, L'Hospitalet de Llobregat, Montcada i Rexach, Santa Coloma de Gramanet, Sant Adrià de Besós y Badalona), a la comarca de Noguera y a la totalidad de la de Segriá (es decir, se amplía a las zonas de la comarca que aún no estuvieran bajo esas medidas).

El Govern aconseja no salir de casa en Barcelona y Colau afirma que "llega tarde"

Las áreas donde ahora la Generalitat aplica estas nuevas medidas de contención son las mismas donde este jueves se registró la mayor tasa de contagios de coronavirus. Cataluña en total ha comunicado este viernes 1.111 nuevos positivos de covid-19, de los que 195 corresponden a la comarca del Segrià, 346 a la ciudad de Barcelona y 67 a L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

La previsión es que estas nuevas herramientas para controlar la propagación del virus duren quince días y entren en vigor una vez que cuenten con la autorización judicial pertinente, ha explicado el 'conseller' de Interior, Miquel Buch, que ha comparecido en rueda de prensa junto a la portavoz del Govern, Meritxel Budó, y la 'consellera' de Salud, Alba Vergés, para anunciar esta decisión.

El Govern se ve "obligado" a endurecer estas medidas de contención para intentar evitar un "confinamiento total" de la población más adelante, ha asegurado Budó, que ha insistido que se trata de la "última oportunidad" antes de tomar "medidas más drásticas".

Buch ha denunciado las herramientas "irrisorias" con las que cuenta Cataluña para poder luchar contra el coronavirus

El reto que tiene por delante Cataluña es de gran envergadura: no solo porque estas medidas son solo recomendaciones que apelan directamente a la responsabilidad de la ciudadanía, sino también porque las restricciones afectan a una población aproximada de cuatro millones de personas a las puertas de un fin de semana de julio, en plena temporada vacacional.

De hecho, Buch ha especificado que la Policía lo único que podrá hacer es establecer controles informativos para recodar a los habitantes de las zonas afectadas por estas limitaciones que se queden en sus casas, pero no podrán obligarles. Ante esta situación de "inseguridad jurídica", Buch ha denunciado las herramientas "irrisorias" con las que cuentan las comunidades para poder luchar contra el coronavirus en sus propios territorios.

Con las aguas aún revueltas por el enfrentamiento a nivel judicial que provocó el confinamiento de Lleida por parte del 'president' Quim Torra, Buch ha destacado que la resolución con las medidas que plantean ahora la tendrá que autorizar ahora un juez, por lo que ha constatado que la "autoridad sanitaria" de Cataluña "no tiene capacidad para tomar decisiones", ya que "siempre está pendiente de que alguien lo autorice".

El Govern aconseja no salir de casa en Barcelona y Colau afirma que "llega tarde"

"Nos encontramos ante la última oportunidad para evitar que tengamos que hacer un salto en las medidas de contención de toda la población, y especialmente en una parte muy importante del área metropolitana de Barcelona", ha alertado a su vez la portavoz, que ha pedido a la población que se quede en casa a no ser que sea "imprescindible" salir y que no acuda a segundas residencias este fin de semana.

"Somos conscientes de las fechas en las que estamos, pero este es un verano excepcional", ha asegurado Budó. La 'consellera' de Salud también ha abundado en esta línea y ha pedido a los ciudadanos reducir los encuentros sociales y las actividades donde se puedan concentrar muchas personas, como es el caso del ocio nocturno, donde se están detectando una gran parte de los últimos contagios.

La mayoría de los positivos diagnosticados en esta nueva normalidad se producen en el ámbito de los encuentros sociales y familiares, por eso el objetivo claro de las autoridades catalanas es reducir todo lo posible las posibilidades de interacción y contacto social fuera del ambiente de los convivientes más cercano. Budó y Vergés han insistido sobre este punto y han pedido que la ciudadanía se quede todo lo posible en sus domicilios y, en caso de tener planificada alguna visita este fin de semana, que no la hagan.

La recomendación pasa por salir solo para trabajar; ir a centros de salud; cuidar de personas mayores, niños, discapacitados y dependientes; para comprar productos básicos; para comprar en establecimientos con cita previa; acudir a entidades financieras, realizar acciones judiciales o notariales, exámenes y mudanzas; practicar deporte con el núcleo de convivencia habitual; ir a huertos familiares de autoconsumo; y por causas de fuerza mayor.

La festividad de Sant Jordi, que tradicionalmente se celebra el 23 de abril pero que por las circunstancias de la pandemia fue suspendida y reconvocada para el 23 de julio, finalmente se celebrará, aunque renunciando al espacio común previsto en el Paseo de Gracia.

La Cámara del Libro de Cataluña, que agrupa al sector del libro, junto con el Gremio de Floristas, han decidido este viernes mantener la celebración del Día del Libro y la Rosa y lo han anunciado en un comunicado que se ha hecho público poco después de que la portavox, Budó, dijera que "con mucha probabilidad" no se iba a poder celebrar.

La Cámara del Libro ha dicho que "de acuerdo con las nuevas medidas adoptadas por las autoridades sanitarias, el Día del Libro y de la Rosa del 23 de julio se celebrará, en la ciudad de Barcelona, en cada librería y floristería" de manera descentralizada. Los organizadores de este "Sant Jordi de verano" renuncian al espacio común que estaba previsto en el Paseo de Gracia, pero sostienen que "en el resto de municipios de Cataluña se celebrará de acuerdo con la situación sanitaria que tenga cada uno de ellos".

Colau: "El Govern llega tarde"

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, considera que "el Govern llegó tarde a Lleida y llega tarde al área metropolitana" por no haber reforzado la vigilancia epidemiológica para evitar el aumento de casos de covid-19.

El Govern aconseja no salir de casa en Barcelona y Colau afirma que "llega tarde"

Colau ha reclamado a la Generalitat que "refuerce el rastreo y la (atención) primaria para que funcione bien cuanto antes" y no "tire la toalla" con la excusa de que hay trasmisión comunitaria y se limite a establecer medidas restrictivas de actividades como las anunciadas hoy para Barcelona y doce poblaciones metropolitanas.

La alcaldesa de Barcelona ha comparecido para valorar las medidas adoptadas en relación a la covid-19 en la ciudad de Barcelona, acompañada del primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, y de la concejala de Salud, Gemma Tarafa, tras la reunión del comité municipal de seguimiento de la covid-19.

Colau ha subrayado que "Barcelona, a día de hoy, no está confinada" y ha aplaudido las recomendaciones del Govern y la prohibición de reuniones de más de 10 personas. Sin embargo, ha anunciado que el Ayuntamiento de Barcelona pedirá excepciones en las actividades culturales, como el Grec o los teatros, deportivas y comerciales en que se garantizan las medidas sanitarias.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios