¿Sin rosa para Sant Jordi? De papel o virtual: celebrar la leyenda sin salir de casa
  1. Cultura
23 de abril

¿Sin rosa para Sant Jordi? De papel o virtual: celebrar la leyenda sin salir de casa

El Día del Libro se celebra en toda España, pero el 23 de abril tiene un punto más de romanticismo en Cataluña, donde se celebra Sant Jordi, siempre con un libro y una rosa

Foto: En el día de Sant Jordi es común regalar rosas y libros en Cataluña
En el día de Sant Jordi es común regalar rosas y libros en Cataluña

2020 pasará a la historia como el año que se quedó sin. En España nos quedamos sin Semana Santa, sin Sanfermines y sin la Tomatina de Buñol. La Liga de Fútbol empezó suspendiendo dos jornadas para después paralizarse por completo, hasta Loterías y la ONCE tuvo que congelar todos los sorteos de manera temporal, Madrid dijo no a las fiestas de su patrón, San Isidro, y hasta la Policía dejó en el aire la expedición de DNI y pasaportes: todo por algo que comenzó siendo una gripe contagiosa y acabó convirtiéndose en una auténtica pandemia global. Entre todas las consecuencias que ha tenido el coronavirus en el país se encuentra también la suspensión de las celebraciones del Día del Libro y de Sant Jordi, en Cataluña especialmente.

[Sigue este enlace para conseguir dos meses gratis de Kindle Unlimited por 0 euros para descargarte un millón de libros]

En la comunidad catalana se celebra como el día de los enamorados, y las calles se llenan de gente vendiendo y comprando rosas (rojas, concretamente) y de libros envueltos en papel de regalo. La tradición popular dictaba que el hombre regala a la mujer una rosa roja, y ésta a él un libro. Cataluña ya se ha saltado esta tradición y todos regalan rosa y libro, da igual el género, pero lo que nunca se saltan es la celebración de la leyenda, aunque en 2020 sea muy distinta. ¿De dónde saca uno una rosa o un libro nuevo en pleno confinamiento? Puede no ser tan difícil.

De dónde saco el libro

Quizás sea más complicado, porque las librerías están todavía cerradas, pero existen opciones, que además ayuden a esas pequeñas librerías a mantenerse mientras el confinamiento sea absoluto y no puedan volver a abrir sus puertas. Existen iniciativas como #ApoyaatuLibrería, que apoyan la máxima de 'Compra ahora para poder visitarnos luego': la idea es comprar un libro (o varios) por anticipado, ayudando a que las librerías sigan teniendo ingresos, y cuando reabran uno ya puede pasar a recogerlo. Para que la rosa no vaya sola, siempre se puede acompañar con un vale de regalo en el que se especifica el libro concreto que se ha comprado y que más adelante podrá ir a recoger: de este modo, además, se alarga la celebración de Sant Jordi.

¿Y la rosa?

Aquí existen varias opciones. Para regalar una rosa real sin tener que salir de casa o bien puedes buscar alguna floristería que entregue a domicilio o bien puedes fabricarte tu propia rosa de papel. ¿Quién no tiene tiempo para hacer una manualidad en pleno confinamiento? Una opción muy sencilla es esta, explicada en un videotutorial de cinco minutos por Papelisimo, un blog sobre ideas creativas para hacer únicamente con papel: para hacerla solo hacen falta:

  • Una tira de papel (rojo, a poder ser, porque la rosa de Sant Jordi debe ser de este color) de unos 65 centímetros de largo y unos dos centímetros de ancho
  • Un palito
  • Pegamento
  • Pistola de silicona
  • Barra de silicona

La 'quilling' es una técnica que se utiliza para hacer diferentes formas a base de enrollar tiras de papel de determinada forma: una vez que se termina la rosa, habrá que utilizar la silicona para pegarla al palito y que éste haga del tallo de la flor. Aquí puedes ver el tutorial:

Otra opción es regalar una rosa virtual: esta es, concretamente, la iniciativa de CASA SEAT, un espacio multidisciplinar patrocinado por la empresa automovilística y que tenía previsto inaugurarse este 23 de abril en el centro de Barcelona. A propósito del día de Sant Jordi, y en medio de una situación excepcional que nos impide salir a la calle sin razones de peso, ha puesto en marcha la posibilidad de enviar, de manera virtual, una rosa diseñada por el ilustrador catalán Conrad Roset, acompañada de un poema.

Para hacerlo, se establecerá una plataforma en la página web de CASA SEAT que estará disponible, únicamente el 23 de abril, en castellano, catalán e inglés: el usuario podrá elegir entre seis poemas diferentes, dos por idioma, para acompañar su rosa los textos de figuras tan relevantes como Emily Dickinson, Federico García-Lorca o Joan Salvat-Papasseit.

placeholder Rosa para Sant Jordi, diseñada por Conrad Roset (CASA SEAT)
Rosa para Sant Jordi, diseñada por Conrad Roset (CASA SEAT)

De leyenda original y poesía confinada

En medio del confinamiento muchas veces se refuerza la creatividad: así es como ha nacido Sant Jordi Confinat, una cuenta de Instagram con "juegos florales participativos" para tiempos de cuarentena: el juego consiste, básicamente, en compartir entre todos poemas o relatos por San Jordi, con hasta 2.000 caracteres, que luego son recopilados con una ilustración en la propia cuenta. "Este Sant Jordi sabemos que es un poco especial. No lo podremos celebrar como cada año, ni comprar los libros que querríamos para adentrarnos en sus historias. Por eso, este año más que nunca tenemos que escribir las historias entre todos".

Aunque la historia que se contará, sin duda, en algún punto de la comunidad —y seguramente también en el resto de España— será la leyenda del Sant Jordi y el dragón que da sentido a la celebración del 23 de abril en Cataluña. La tradición relata la historia de Sant Jordi como un militar romano nacido en la Capadocia turca en el siglo III, que servía bajo órdenes del emperador Diocleciano. Sin embargo, se había negado a ejecutar una orden del mismo que le obligaba a perseguir a los cristianos: esto lo llevó a ser martirizado y decapitado, y en torno a su figura empezaron a surgir diferentes historias. La más popularizada en Cataluña cuenta que en Montblanc vivía un dragón al que, para tranquilizarlo, había que entregar un sacrificio: una persona elegida por sorteo. Un día, el azar señaló a la hija del rey, pero un valiente caballero se enfrentó al dragón y lo mató, salvándola. De la sangre derramada de la bestia nació un rosal de flores rojas y Sant Jordi, triunfante, le entregó una flor a la princesa.

Día del Libro
El redactor recomienda