RECELOS DE UNIDAS PODEMOS

Gobierno y Cs consolidan y solemnizan su relación con una reunión en la Moncloa

Carmen Calvo, la ministra Darias y uno de los hombres fuertes del presidente, Félix Bolaños, se encuentran este viernes con una delegación de la formación liberal con Edmundo Bal a la cabeza

Foto: Pedro Sánchez y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, el pasado 3 de junio saliendo del hemiciclo del Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, el pasado 3 de junio saliendo del hemiciclo del Congreso. (EFE)

Gobierno y Ciudadadanos quieren afianzar su relación. Y que se sepa y se vea. Solo ese propósito explica que la primerísima reunión del Ejecutivo en la Moncloa con otra formación política, y que publicita, sea, precisamente con la formación naranja. Y ocurrirá este viernes, a las 10:00. Al más alto nivel, con la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y la cara visible del partido liberal durante la baja de Inés Arrimadas, Edmundo Bal, como capitanes de la negociación.

El Ejecutivo y Cs lanzaron a la misma hora, 18:00 de este 11 de junio, un mismo mensaje a los medios de comunicación. Con él informaban de la reunión convocada para este 12 de junio en la Moncloa. La elección de los miembros de cada parte de la mesa da buena cuenta de la relevancia que los dos socios sobrevenidos de la legislatura, que han cultivado una relación más intensa a raíz de la negociación de las tres últimas prórrogas —con las que Cs ha hecho valer el peso de sus 10 únicos diputados en el Congreso—, confiere a este encuentro.

Inés Arrimadas, con José María Espejo-Saavedra (i) y Carlos Cuadrado (d), el pasado 10 de marzo. (EFE)
Inés Arrimadas, con José María Espejo-Saavedra (i) y Carlos Cuadrado (d), el pasado 10 de marzo. (EFE)

Cavlo estará acompañada por la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias; por el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla —hombre fuerte de la vicepresidenta primera—, y el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, pilar fundamental del Gabinete de Pedro Sánchez, junto con Iván Redondo. Bal, por su parte, acudirá a la Moncloa con la secretaria general de Cs, Marina Bravo; el vicesecretario general primero, Carlos Cuadrado, y el vicesecretario general adjunto, José María Espejo-Saavedra.

Cs y el Ejecutivo abordarán la nueva normaldad y "aspectos relacionados con las medidas necesarias para garantizar una salida ordenada de la alarma"


En el encuentro se abordarán, según el comunicado conjunto, "aspectos relacionados con las medidas necesarias para garantizar una salida ordenada del estado de alarma, así como las alternativas en caso de rebrote de la epidemia". Además, "se hará un repaso" de las medidas recogidas en el real decreto ley de nueva normalidad, que el Consejo de Ministros aprobó el martes pasado tras pactar su contenido con Cs y PNV, y que este 10 de junio publicó el BOE. El texto entrará en vigor de manera definitiva en toda España en cuanto decaiga la sexta y última prórroga del estado de alarma, a las 00:00 del 21 de junio.

También tras el acuerdo con Bildu

La reunión de este viernes de Gobierno y Ciudadanos tiene un profundo sentido simbólico, más allá del contenido. Porque es la escenificación, buscada, de la relación que ambas partes han ido asentando en estas semanas. La formación naranja acudió al rescate del Ejecutivo cuando se tambaleaban sus apoyos en la Cámara Baja y necesitaba sacar adelante las tres últimas extensiones de la alarma. La Moncloa negoció con el PNV, socio de investidura que se ha mantenido fiel, pero se abrió a la interlocución con Arrimadas. Una aproximación, la de Cs a Sánchez, que habría sido impensable en la época de Albert Rivera.

Al Gobierno le ayuda a centrar su imagen y a abaratar el coste del apoyo de ERC. Cs rentabiliza sus 10 diputados y cree desgastar a los 'indepes'

Tanto Sánchez como Arrimadas, y después Bal, han insistido en que no son aliados, en que el apoyo es puntual. Pero desde la dirección naranja han emprendido una línea estratégica muy distinta a la de Rivera y consideran que su negociación con el Gobierno contribuye a erosionar más a los socios de investidura del PSOE y Unidas Podemos que la posición extremista de PP y Vox, que se han apartado voluntariamente de la ecuación. Es su forma de defender, con sus 10 diputados, que ERC influya menos en el Ejecutivo. "No estamos apoyando al Gobierno. Estamos decidiendo en función de la emergencia sanitaria y pensando en el interés general", han venido reiterando. La propia Arrimadas ha defendido con vehemencia ese argumento, esgrimiéndolo para defenderse incluso de quienes, dentro de su fuerza política, como el empresario Marcos de Quinto, que acabó dejando la Cámara Baja por discrepar de la línea de la cúpula: "Entre no aportar nada o intentar salvar vidas y empleos, lo tengo claro”, señaló la nueva líder, para advertir de que votaba sí "en conciencia y con toda la responsabilidad”.

Pero aunque cada prórroga, y ahora el decreto de nueva normalidad, se haya ido atando de manera individualizada, lo cierto es que el canal de comunicación ahora es fluido, y la prueba de ello es la reunión en la Moncloa al máximo nivel, la primera que además celebra el Gobierno en esta pandemia, si se excluye la firma del pacto con patronal y sindicatos, el pasado 11 de mayo, para prorrogar los ERTE. Pero en este tiempo, desde la declaración de alarma, el 14 de marzo, no ha habido encuentros físicos y publicitados con líderes de formaciones políticas. El presidente ha mantenido reuniones telemáticas y por teléfono con los dirigentes de los grupos —también con Pablo Casado, hasta que pasó al no en las prórrogas—, pero no presenciales, y esta con Cs es la primera.

Gobierno y Cs consolidan y solemnizan su relación con una reunión en la Moncloa

UP desconfía

Al Ejecutivo, esta foto con Cs le ayuda puertas para fuera porque centra su imagen y porque abarata el apoyo de ERC, siempre más conflictivo. De hecho, la cuarta y la quinta ampliación de la alarma salieron adelante con el voto en contra de los republicanos. Los de Oriol Junqueras sí cerraron su apoyo a la sexta y última por adelantado, igual que el PNV. Pero la formación naranja también se sumó, y no le importó ni la abstención de ERC ni que para la quinta prórroga el PSOE buscase el respaldo de Bildu a la vista de que estaba en riesgo la votación. ERC, en esta ocasión, aún no ha confirmado que no se opondrá a la convalidación del real decreto ley de nueva normalidad, si bien este jueves señaló que la última redacción, la que salió en el BOE este miércoles, es más satisfactoria que el borrador original.

"Tenemos legislatura de cuatro años y 155 escaños. Toca hablar con todo el mundo, salvo con los que confrontan", dicen fuentes próximas a Sánchez

Pero a Sánchez se le abre, en cambio, un foco de potencial tensión con Unidas Podemos, que recela de la asociación con la formación naranja. En las últimas semanas, Pablo Iglesias ha saludado el acercamiento de una derecha que entiende como más sensata que el PP, pero no acaba de gustar esa alianza, porque entiende que los interlocutores habituales del Ejecutivo han de ser aquellos que apoyaron la investidura. Además, la suma de Cs genera fricciones con el PNV y aleja a ERC. "Tenemos legislatura de cuatro años y 155 escaños [los de PSOE y UP]. Toca hablar con todo el mundo, salvo con quienes han decidido confrontar y no construir", como PP, Vox y JxCAT, explica un miembro del Gobierno muy próximo a Sánchez.

El presidente se comprometió a abordar con Cs el llamado plan B: la revisión de leyes sanitarias para controlar eventuales rebrotes sin tener que recurrir de nuevo a la alarma. De momento, el decreto de nueva normalidad sí fortalece el papel de coordinación del Ministerio de Sanidad, pero no deja de ser una solución temporal, ya que ese texto solo estará vigente mientras perdure la emergencia por el covid-19, hasta que se encuentre vacuna o tratamiento eficaz. Pero el Gobierno ha de buscar una salida más duradera y estable para futuras pandemias.

La duda es si Cs estará disponible para los Presupuestos de 2021, el verdadero salvavidas para la coalición. Que los naranjas apoyen las cuentas es una empresa mucho más complicada, porque es el proyecto de ley medular de todo Ejecutivo. Hasta ahora, el Ejecutivo ha reiterado que busca afianzar a sus socios de investidura, sin renunciar a "ampliar" alianzas. Y ahí se situaría Cs. Geometría variable para seguir asfaltando la legislatura.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios