CASADO HABLA DE NEGLIGENCIAS

La oposición da tiempo a Sánchez pero avisa de que le pasará la factura en el futuro

El Gobierno saca adelante el decreto de alarma entre duras acusaciones de retraso en actuar y falta de ambición en las decisiones para mitigar la crisis económica y social

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, durante el pleno del Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, durante el pleno del Congreso. (EFE)

Solo la imperiosa necesidad de aplazar el cobro de las responsabilidades políticas mientras dure el dramático combate sanitario contra el coronavirus salvó este miércoles a Pedro Sanchez en el Congreso. El Pleno convalidó de madrugada los decretos de prórroga del estado de alarma hasta el 11 de abril y de medidas económicas urgentes por amplia mayoría, la que proporciona la insólita suma de los votos de PSOE, Unidas Podemos, PP, Vox, Ciudadanos y PNV.

La oposición da tiempo a Sánchez pero avisa de que le pasará la factura en el futuro

"Comparezco para pedirles tiempo", repitió en su intervención el presidente del Gobierno. Lo logró, pero la alarma por la pandemia no le evitó escuchar la mezcla de las tímidas invocaciones a la unidad para afrontar la crisis con muchos reproches y las duras críticas al Gobierno por el retraso en actuar tras el brote del virus, por la gestión de las compras de material y por falta de ambición al actuar para atenuar la crisis económica y social que se avecina. Hasta sus socios parlamentarios fueron muy críticos con el presidente y le pidieron que rectifique y pare los sectores no esenciales.

La oposición da tiempo a Sánchez pero avisa de que le pasará la factura en el futuro

La idea teórica del largo pleno, de nuevo con el hemiciclo semivacío y tétrico por la cuarentena, era que primero hay que afrontar la crisis sanitaria, luego la económica y más tarde la política, es decir, aplazar la exigencia de responsabilidades y el cuestionamiento abierto de las decisiones del Ejecutivo. Pero ese índice de prioridades terminó por no tener fronteras claras durante el pleno y se anticipó lo que será el exigente futuro examen político que le espera a Sánchez, cuando se pueda encauzar el drama sanitario y humano. Y su difícil horizonte político cuando amaine el drama de los ciudadanos. Para entonces, Sánchez advirtió en la réplica ya de madrugada: "Me defenderé, pero ahora no dedicaré tiempo a eso".

"Cuenta con nuestro apoyo, pero su explicación me deja más preocupado, porque esto no va bien", dijo Pablo Casado, del PP, en réplica al presidente del Gobierno, relatando las cifras, el número de muertos más elevado que el de China, las dificultades para enterrar a los muertos "que merecen la dignidad de la nación" y la falta de medios materiales.

El líder del PP pidió que las banderas ondeen estos días a media asta y que haya homenajes a los fallecidos, y se preguntó por qué esa cifra de afectados y muertos es tan alta en España. Dijo que el Gobierno sabía desde febrero la gravedad de la pandemia y sin embargo autorizó cientos de eventos masivos y la manifestación del Día de la Mujer del 8 de marzo. "Usted aún no ha pedido perdón por una negligencia tan grave, tiempo habrá de pedirle responsabilidades, no lo haré ahora".

Casado reclamó material para los sanitarios, recordó que España es el país con más afectados entre los profesionales de la salud y dijo estar preocupado por la gestión del Gobierno: "No se les puede dejar abandonados". Y consideró una ofensa que este miércoles hayan anunciado la compra de material, porque "merecen el aplauso a las ocho de la noche, pero también el apoyo a las ocho de mañana".

La oposición da tiempo a Sánchez pero avisa de que le pasará la factura en el futuro

Acusó a Sánchez de "dar mitines y de propaganda bananera" y le exigió cuentas sobre su gestión. "Si nos piden unidad, no la rompan", aseguró Casado tras relatar la lista de reproches, críticas y acusaciones.

"No defraude a los españoles una vez más, no se lo merecen", concluyó, en una intervención que llevaba escrita, en contra de su costumbre, lo que da idea de la importancia que daba a su intervención en un momento tan difícil para el Gobierno, pero también para la oposición. En la réplica de madrugada, le pidió "humildad, autocrítica y responsabilidad".

El PP mantiene su labor de oposición y ha presentado multitud de preguntas sobre detalles de la crisis. También ha solicitado constituir una comisión de seguimiento que el Gobierno acepta que sea la comisión de Sanidad, con comparecencias semanales del ministro Salvador Illa para dar cuenta del estado de la lucha contra la pandemia, pero que Casado pretende que sea una específica, con capacidad de evaluar la gestión del presidente del Gobierno.

Santiago Abascal, líder de Vox, no ocultó tampoco las duras críticas, personalizadas en Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Fernando Simón. Por eso habló de "negligencia de los gobernantes", dijo que se ha hecho "todo tarde y mal" y se ha actuado con "sectarismo", "mentiras" y "ocultación de información". Abascal echó contra el presidente del Gobierno casos concretos de falta de material y situaciones dramáticas en residencias de ancianos. "Dejen de protegerse ustedes y protejan a los españoles", aseguró.

Antes, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, dijo que su obligación es ejercer la oposición, denunciar que el Gobierno "actuó tarde y mal" y defender el Estado de derecho, según explicó. Pero aun así, Vox apoyó el decreto de prórroga de la alarma y dos de los tres decretos de medidas económicas aprobados por el Gobierno del PSOE y de Podemos, aunque pidiera medidas complementarias como bajar impuestos, salvaguardar a pequeñas y medianas empresas con moratorias de impuestos, dar liquidez al sistema y recortar "gasto superfluo" como las subvenciones de los partidos, entre otras medidas.

Tanto PP, como Vox y Ciudadanos criticaron con dureza que Sánchez utilizara uno de los decretos del estado de alarma para blindar a Pablo Iglesias en la comisión del CNI en una disposición final ajena a la crisis. "Una anomalía democrática y una ofensa pública", según el PP; "uso partidista que ahonda en una brecha perjudicial no conveniente", para Ciudadanos, y un obstáculo insalvable para Vox, que llevó a los de Santiago Abascal a rechazar ese decreto de medidas económicas.

"Estamos a tiempo"

La portavoz de Ciudadanos, María Muñoz, celebró que haya medidas similares a algunas que propusieron, aunque aseguró que "es evidente que se podía haber actuado antes y vamos tarde, pero estamos a tiempo". El partido de Inés Arrimadas propuso "un plan de choque para las residencias de ancianos, evitar aglomeraciones innecesarias, el uso del superávit de ayuntamientos y más medios materiales para sanitarios", entre otras medidas.

Sánchez, que salió tocado políticamente del pleno, defendió su decreto con la idea de que las medidas buscan "ganar tiempo" para "salir de esta pesadilla", además de relatar con detalle las medidas económicas para evitar el impacto de la crisis. "Lealtad y unidad", pidió el presidente del Gobierno, sin aportar novedades en su discurso. En la réplica, se defendió comparando su gestión con la de otros gobiernos europeos y la actuación de las oposiciones de esos países apoyando a los respectivos ejecutivos.

Y su vicepresidenta económica, Nadia Calviño, que limita y frena estas semanas algunas de las peticiones de ministros de Podemos, defendió las medidas económicas sobre la idea de que es preciso primero luchar contra la epidemia, apoyar a los trabajadores y a los más vulnerables y salvaguardar la actividad económica y de las empresas. Con ese objetivo, explicó, se han aprobado medidas convalidadas ayer, aunque no hayan sido consensuadas previamente con el resto de partidos y aunque la mayoría de los partidos las consideran insuficientes.

UP plantea ir más allá

Pero hasta su socio de Gobierno, Unidas Podemos, planteó abiertamente ir más allá de esas medidas. Pablo Echenique y Txema Guijarro, diputados de uno de los dos partidos que forman parte del Gobierno, explicaron abiertamente en la tribuna que los ministros de su formación pugnan dentro del Ejecutivo por lograr otras medidas, como la renta mínima o las moratorias al alquiler, a las que se opone Calviño. Echenique ha pedido expresamente que si se va a un escenario peor, se endurezca la alarma, como piden también ministros de Podemos.

Y Gabriel Rufián, portavoz de ERC, partido con cuya abstención Sánchez pudo ser presidente, criticó la gestión de Sanchez y le repitió: "Hay que parar. O paramos el país o nos quedamos sin país", es decir, frenar todas las actividades no esenciales, por ser "terriblemente irresponsable".

La oposición da tiempo a Sánchez pero avisa de que le pasará la factura en el futuro

Habló de apartar las "miserias partidistas" y dejó claro que las medidas económicas le parecen insuficientes. Expuso un catálogo que incluye moratoria para el alquiler, suspensión del pago de servicios básicos como agua, luz y gas, prohibición de despidos, moratoria de pagos de cotizaciones a la Seguridad Social, autónomos e IVA, renta de confinamiento, renta de ciudadanía para vulnerables, impuesto solidario de confinamiento sobre compañías digitales y distribución y reparto que "aumentan su volumen de negocio", y donación obligada para grandes fortunas, entre otras.

ERC, PDeCAT y CUP se abstuvieron

Desde la izquierda, también Íñigo Errejón, de Más Madrid, votó a favor a todo, pero fue crítico al pedir "una política más ambiciosa", exigir que "se pare todo, incluida la producción no esencial, porque han muerto dos conductores de autobuses de Madrid" y un plan Marshall. "Toca que el Gobierno esté a la altura de sus ciudadanos", concluyó.

El socialista Rafael Simancas concentró en su discurso la esencia contradictoria del debate y del momento con las invocaciones a la unidad y las críticas a los otros: pidió unidad porque "no es momento de reproches" y, al tiempo, lanzó al PP la acusación de la falta de material por haber gestionado durante 20 años la sanidad madrileña.

"Solos vamos más rápidos, pero juntos vamos más lejos", aseguró Mikel Legarda, portavoz del PNV, el más condescendiente de los partidos ajenos al Gobierno.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios