Es noticia
Menú
PSOE y Podemos parten de los PGE fallidos y confían en que la mesa con ERC los facilite
  1. España
NO IRÁN AL CONGRESO HASTA ATAR LOS APOYOS

PSOE y Podemos parten de los PGE fallidos y confían en que la mesa con ERC los facilite

Ambas formaciones aún no se han sentado a negociar las cuentas, pero sí han acordado que lo harán sobre la base de los Presupuestos que pactaron en octubre de 2018 y tumbó el Congreso

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (dcha), conversa con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a su llegada al Senado este martes. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (dcha), conversa con el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a su llegada al Senado este martes. (EFE)

Los Presupuestos Generales del Estado y, por ende, la estabilidad del Gobierno de coalición durante una buena parte de la legislatura se juegan en la mesa de diálogo entre Gobierno y Govern, que celebra este miércoles su primera reunión. Tan solo 24 horas antes de que arranque el proceso de tramitación presupuestaria con el debate y votación en el Congreso de la senda de déficit y techo de gasto. Los plazos y los siguientes pasos dependerán principalmente de las negociaciones con ERC, que según fuentes cercanas al Gobierno no estaría poniendo las cosas fáciles, por lo que nadie se atreve a poner fechas. El proyecto de Presupuestos no llegará a la Cámara Baja hasta que se tengan atados los apoyos y la vacilante agenda catalana acabará marcando los tiempos.

PSOE y Unidas Podemos todavía no se han sentado formalmente a negociar las cuentas, pero sí han acordado que lo harán sobre la base de los Presupuestos fallidos que ambas formaciones ya pactaron en octubre de 2018 y cuyo rechazo del Congreso precipitó la convocatoria de elecciones. Un proyecto con vistas a un notorio aumento del gasto público, que alcanzó los 345.358 millones de euros, incrementando así en 17.000 millones (un 5,3% más). Entonces, el proyecto presupuestario que tumbó el Congreso dedicaba casi el 45% del gasto previsto a pensiones, seguidas de las transferencias a otras administraciones públicas (15,1%), la deuda pública (9,1%), el desempleo (5,3%) y otras prestaciones económicas (4,5%).

Foto: El presidente catalán, Quim Torra (i), recibe al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE) Opinión

Sobre esta base se deberá negociar no solo con los republicanos sino también con otras formaciones minoritarias que alcanzaron pactos de investidura con el PSOE y cuyos principales acuerdos tienen afectación presupuestaria. Esto es, deberán materializarse a través de inversiones concretas en las partidas presupuestarias correspondientes.

Los canales de comunicación están abiertos con las fuerzas del denominado 'bloque de la investidura', destacando una interlocución constante entre la portavoz de los socialistas, Adriana Lastra, y el portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, si bien todavía sin abordar los Presupuestos. Desde Unidas Podemos, también se mantienen canales abiertos "con los partidos de la España plurinacional" con vistas a los PGE. El líder de los 'comuns' y presidente del grupo confederal, Jaume Asens, es el principal responsable de mantener esta interlocución, a través de cuyos canales también se ha comenzado a sondear el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado y se han tratado diferencias como las surgidas con Bildu respecto de la desclasificación del expediente del policía jubilado y torturador franquista Antonio Gonzalez Pacheco 'Billy el Niño'.

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ya dirigió a los representantes de las formaciones minoritarias durante su intervención en la apertura de la comisión de Derechos Sociales, incluso a las que no apoyaron la investidura, como la CUP o Ciudadanos, diferentes guiños sobre la necesidad de "caminar juntos" en lo relativo a avances sociales y justicia social. Tanto es así que al final de su intervención les pidió directamente empujar de forma conjunta los Presupuestos. El presidente, Pedro Sánchez, también aprovechó para reclamar el apoyo de ERC a los Presupuestos durante su respuesta en la sesión de control en el Senado a la representante de ERC, Mirella Cortès, que lo interpeló sobre las deudas del Gobierno con Cataluña.

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante su comparecencia en la comisión de Derechos Sociales. (EFE)

"Podríamos discutir sobre la deuda, pero no sabe las ganas que tengo de pagar esa deuda, porque significaría que tendríamos Presupuestos Generales del Estado", respondía Sánchez a la senadora republicana. "Este Gobierno quiere cumplir, pero déjenos al menos", insistía, argumentando que se "necesita un marco presupuestario nuevo" para superar las últimas cuentas aprobadas, del año 2016.

El PNV mete prisa

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, pedía públicamente el pasado sábado que se acelerase el proceso para aprobar las cuentas, ya que según su opinión "no tendría sentido" ir más allá del 30 de junio. En esta línea, instó a Pedro Sánchez a presentarlos antes de que acabe el próximo mes de marzo y poder aprobarlos así antes de las vacaciones de verano. En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, Esteban lamentaba que "el Gobierno todavía no ha despejado la incógnita", en referencia a los plazos.

Un mensaje dirigido al Ejecutivo pero que también tenía como destinatario ERC, puesto que su apoyo es imprescindible para sacar los Presupuestos adelante y, como ya ocurrió con la investidura, de ellos dependen los plazos porque el Ejecutivo quiere asegurarse los apoyos antes de llevar las cuentas al Congreso. Con todo, el portavoz parlamentario de los nacionalistas vascos advertía de que "el tiempo se agota", porque, para que tengan eficacia, los Presupuestos deben estar vigentes al menos seis meses y no pueden ir mucho más allá porque a partir de agosto el Gobierno debe ponerse a preparar los del próximo año, que, conforme a la Constitución, deben presentarse en el Congreso antes del 30 de septiembre.

Los Presupuestos Generales del Estado y, por ende, la estabilidad del Gobierno de coalición durante una buena parte de la legislatura se juegan en la mesa de diálogo entre Gobierno y Govern, que celebra este miércoles su primera reunión. Tan solo 24 horas antes de que arranque el proceso de tramitación presupuestaria con el debate y votación en el Congreso de la senda de déficit y techo de gasto. Los plazos y los siguientes pasos dependerán principalmente de las negociaciones con ERC, que según fuentes cercanas al Gobierno no estaría poniendo las cosas fáciles, por lo que nadie se atreve a poner fechas. El proyecto de Presupuestos no llegará a la Cámara Baja hasta que se tengan atados los apoyos y la vacilante agenda catalana acabará marcando los tiempos.

Presupuestos Generales del Estado Gasto público Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Adriana Lastra Gabriel Rufián
El redactor recomienda