Sánchez acepta la delegación de Torra pese al malestar e incorpora a Montero y Ábalos
  1. España
EL LÍDER AÑADE DOS PESOS PESADOS A LA MESA

Sánchez acepta la delegación de Torra pese al malestar e incorpora a Montero y Ábalos

El presidente recibirá a la representación catalana en la Moncloa a las 16:30 de este miércoles 26. Dirigentes del PSOE veían una "provocación" la propuesta, pero asumían que no podían romper

Foto: Sánchez acepta la delegación de Torra pese al malestar e incorpora a Montero y Ábalos
Sánchez acepta la delegación de Torra pese al malestar e incorpora a Montero y Ábalos

Es evidente que la delegación para la mesa de diálogo que ha trasladado el Govern no es la que esperaban los socialistas. Por el bajo nivel elegido, por incluir a solo dos 'consellers' como miembros permanentes, y por sentar a tres diputados autonómicos, uno de ellos el imputado por la organización del referéndum ilegal del 1-O Josep Maria Jové. No gusta, algunos en el PSOE lo ven como una "provocación" más de Quim Torra, otros como un intento del 'president' de "reventar" la interlocución entre los dos ejecutivos o de hacerla muy difícil. Pese al malestar, el Gobierno no contempla la suspensión o cancelación de la primera sesión de esa mesa entre gobiernos, porque su "voluntad" de encauzar el "conflicto político" en Cataluña es "inequívoca" y firme. Así que reunión la habrá este próximo miércoles, 26 de febrero, en la Moncloa, a partir de las 16:30. Más aún: Pedro Sánchez añade a ella a dos pesos pesados de su Gabinete y del partido, los ministros María Jesús Montero y José Luis Ábalos, según informaron fuentes oficiales al filo de las nueve de la noche de este lunes. Subió la apuesta, en lugar de bajarla.

Una vez que se cerró la fecha del 26 con la Generalitat —Pedro Sánchez había ofrecido este lunes 24, pero Torra se negó por motivos de agenda—, el Gobierno de coalición avanzó quiénes eran sus seis representantes en la mesa de diálogo: además del propio jefe del Ejecutivo, le acompañarían sus vicepresidentes primero y segundo, Carmen Calvo y Pablo Iglesias, y sus ministros Carolina Darias (Política Territorial), Salvador Illa (Sanidad) y Manuel Castells (Universidades). Todos, por tanto, miembros de su Gabinete. El Govern se tomó su tiempo para decir quién compondría su representación. Lo hizo este lunes por la mañana. Y sorprendió.

Dejó escrito, como gesto para la galería, que quienes debieran acudir a Madrid deberían ser el 'expresident' Carles Puigdemont y su 'exvicepresident' Oriol Junqueras, el exlíder de la ANC Jordi Sànchez y la secretaria general de ERC, Marta Rovira. O sea, dos presos condenados por el 'procés' y dos huidos de la justicia. Pero dada la "represión política", el Govern decidió "crear" una delegación encabezada por el 'president', Quim Torra, y el 'vicepresident', Pere Aragonès (ERC), los 'consellers' Jordi Puigneró y Alfred Bosch, los diputados autonómicos Elsa Artadi (JxCAT), Marta Vilalta y Josep Maria Jové —estos dos últimos, de la formación republicana— y Josep Rius, exjefe de Gabinete de Puigdemont y Torra. El comunicado agregó que el jefe del Govern y su número dos solo acudirían a la apertura de las negociaciones y cuando se llegase a acuerdos, pero para todas las sesiones la representación permanente sería la integrada por estos seis últimos dirigentes.

La Generalitat manda a los 'consellers' Puigneró y Bosch, a las diputadas Artadi y Vilalta, el imputado por el 1-O Jové y el exjefe de Gabinete Josep Rius


La Generalitat en absoluto deslizaba que aquello fuera una simple propuesta a debate. Eran sus elegidos y, de hecho, informaba de que el Consell Executiu de este martes los nombraría oficialmente. En Ferraz, sin embargo, optaron por dejar entrever que aún había "margen" para negociar. Quedan "dos días", recordaba la presidenta del PSOE, Cristina Narbona. "La composición de la mesa será la que veamos de aquí a dos días. Por parte del Gobierno se ha mantenido lo que está planteado en el acuerdo, es decir, que haya una mesa de diálogo entre gobiernos. El Gobierno de España, el Gobierno de Pedro Sánchez, ha hecho su propia propuesta. Bien, dejemos que llegue el momento de la celebración de la mesa y veamos cual es finalmente esa composición".

Foto: Ferraz no da por cerrada la mesa y sugiere que no le vale la delegación del Govern

"Es de gente inmadura"

La dirigente socialista, pues, venía a incidir que Sánchez había cumplido su parte del trato, el que su partido firmó con ERC y que permitió su investidura, y había elegido para la mesa a miembros de su Gabinete de los dos integrantes de la coalición. Narbona no hablaba a humo de pajas. En la dirección socialista no gustó el comunicado del Govern.

El Ejecutivo subraya que su voluntad de diálogo es "decidida", y no servirá intentar "dinamitar o reventar" la mesa, en opinión de un ministro

La elección de Torra era vista por algunos responsables de Ferraz consultados por El Confidencial como una "provocación". Por la misma concepción de su propuesta. Con solo dos 'consellers', Puigneró (muy próximo a Puigdemont) y Bosch, pese a que los independentistas reclamaron una y otra vez en las negociaciones de investidura una mesa entre gobiernos. Con dos diputadas, Artadi —'exconsellera' de Presidencia y concejala en Barcelona— y Vilalta (secretaria general adjunta de ERC), y un tercer parlamentario autonómico, Josep Maria Jové, a quien la Justicia investiga por su supuesto papel de organizador en el referéndum del 1-O. Y por incluir a un exjefe de Gabinete de Puigdemont y Torra. Vilalta y Jové, junto con el portavoz en el Congreso de los republicanos, Gabriel Rufián, formaron parte de la comisión negociadora con el PSOE.

El PSOE no aclara si la representación del Govern en la mesa cumple lo acordado

El 'president' "quiere reventar como sea el proceso", indicaba una integrante de la ejecutiva del PSOE. "Usa todo tipo de armas de destrucción masiva. Pero afortunadamente no todo el Govern está en esa posición provocadora", añadía esta misma fuente. Otros mandos de Ferraz también utilizaban ese término, el de "provocación". Igual que un alto cargo de la Moncloa. Prueba del malestar existente en la cúpula del Gobierno y del partido. "Es de gente inmadura. Niños jugando con todo un país. Y obedece más a sus líos internos que a otra cosa", valoraba otro responsable de la dirección.

"No renunciar a la bandera del diálogo"

"Entiendo la susceptibilidad de algunos compañeros —apostillaba a este periódico un peso pesado del Ejecutivo central—, pero no lo planteamos tanto en esos términos. Desde luego, Torra tiene muy difícil que este Gobierno vaya a cejar en su voluntad de diálogo. Intentar dinamitar, reventar, que no salga la reunión... puede ser una estrategia no declarada de algunos, pero la voluntad del Gobierno es decidida. El miércoles nos reuniremos porque nuestra prioridad es encauzar el conflicto. Nuestra voluntad está demostrada y lo demás lo tendrán que decir ellos. Ahora bien, este camino fácil no va a ser, y probablemente haya gente que tenga más interés en que salga mal. Pero nosotros sí queremos encontrar puntos de encuentro y aproximación".

La entrada de Ábalos y Montero se explica por el deseo de subir la apuesta por contraste al gesto de Torra. Los avances en la mesa están por ver

Cerca de las 21:00, la Secretaría de Estado de Comunicación, casi 11 horas después del comunicado de la Generalitat, confirmó que Sánchez recibirá el miércoles a "la delegación designada por el Govern, que hoy [por este lunes] se ha dado a conocer". A los integrantes ya anunciados (el presidente, Calvo, Iglesias, Darias, Illa y Castells) se sumarán, señaló, la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero, y el titular de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. La primera reunión de la mesa se celebrará a las 16:30 en la Moncloa. Es decir, que Sánchez refuerza su delegación con dos figuras muy relevantes de su Ejecutivo y de su dirección. Otra prueba más, por cierto, de su total confianza en su número tres pese a la polémica por el 'Delcygate'. La entrada de Ábalos y Montero se explica por el deseo del presidente, de nuevo, de apostar fuerte por la mesa. Aunque también opera su propia necesidad, pues necesita el apoyo de ERC para sacar adelante sus iniciativas. Sin ir más lejos, el jueves el pleno del Congreso vota el techo de gasto, primer paso de los Presupuestos de 2020.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, durante la reunión de comisión permanente de la ejecutiva federal del partido, este 24 de febrero en Ferraz. (EFE)
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, durante la reunión de comisión permanente de la ejecutiva federal del partido, este 24 de febrero en Ferraz. (EFE)

En Ferraz aseguran que "no queda otra" que tener "sangre fría" y aguantar los envites de Torra, sus "provocaciones". "No vamos a suspender un proceso de diálogo por mucho que esté intentando romper. No podemos permitirnos ese lujo". Como aseguraban fuentes muy próximas al primer secretario del PSC, Miquel Iceta: "No hay que renunciar nunca a la bandera del diálogo". Y eso que en el partido hermano afirmaron sentirse "decepcionados" con la delegación elegida por el Govern. La mesa ya tiene día, hora y componentes. Pero los avances, desde posiciones tan distantes, aún están por ver. En el Gobierno y en el PSOE insisten en que hay que comenzar por lo sencillo y no esperar frutos a corto plazo.

PSOE Carles Puigdemont Marta Rovira Pablo Iglesias Moncloa Oriol Junqueras Carmen Calvo Alfred Bosch Josep Maria Jové Cristina Narbona Quim Torra Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) José Luis Ábalos María Jesús Montero Pedro Sánchez Cataluña
El redactor recomienda