BAJO NIVEL Y CON UN IMPUTADO POR EL 1-O

Ferraz no da por cerrada la mesa y sugiere que no le vale la delegación del Govern

La presidenta del PSOE asegura que aún hay "margen" para que los equipos rematen los detalles y remarca que el Gobierno de coalición sí ha cumplido con lo pactado con Esquerra

Foto: Pedro Sánchez, con José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra y Santos Cerdán, este 24 de febrero en la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva, en la sede de Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, con José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra y Santos Cerdán, este 24 de febrero en la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva, en la sede de Ferraz. (EFE)

La Moncloa aún no ha dado su versión oficial, pero el PSOE sí ha dejado ver que la delegación del Govern en la mesa de diálogo no le sirve. De hecho, Ferraz no da por cerrada la composición de ese foro, y considera que el Ejecutivo central sí ha cumplido con su parte del acuerdo, afirmación que no extiende a la otra parte. Así que entiende la dirección socialista que hay "margen" hasta la reunión programada del miércoles 26 de febrero por la tarde para negociar quién se sentará a cada lado.

Este lunes, el Govern avanzó en un comunicado que quienes deberían formar la delegación catalana serían el 'expresident' Carles Puigdemont —huido de la Justicia—, el 'exvicepresident' Oriol Junqueras (encarcelado y condenado por el 'procés'), el exlíder de la ANC Jordi Sànchez (también en prisión) y la dos de ERC, Marta Rovira (fugada en Suiza). Pero como su situación es la de "prisión y exilio", según la terminología independentista, el Govern "ha creado" una delegación encabezada por el 'president', Quim Torra, y el 'vicepresident', Pere Aragonès (ERC), los 'consellers' Jordi Puigneró y Alfred Bosch, los diputados autonómicos Elsa Artadi (JxCAT), Marta Vilalta (ERC) y Josep Maria Jové (también republicano) y el exjefe de Gabinete de Puigdemont y Torra Josep Rius. Precisa el comunicado que Torra y Aragonès solo acudirán a las reuniones de apertura y a aquellas en las que se sellen los acuerdos. Los otros seis representantes conformarían la "delegación permanente" de la mesa. El Consell Executiu de este martes nombrará formalmente a los miembros de este foro.

El PSOE firmó con ERC un acuerdo que desbloqueó la investidura de Pedro Sánchez y en el que se hablaba de la creación de una mesa de gobiernos. Pero el Govern ha bajado el nivel, al advertir de que Torra y Aragonès no irán siempre a las distintas sesiones y sentar en ella a tres diputados y un exjefe de Gabinete. Jové, que ya formó parte de la comisión negociadora de PSOE y ERC (con Vilalta y el portavoz republicano en el Congreso, Gabriel Rufián), está además imputado por el 1-O. Sánchez, en cambio, liderará su delegación, junto a los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias, más los ministros Carolina Darias, Salvador Illa y Manuel Castells. Todos, por tanto, forman parte de su Gabinete.

"No entramos a valorar algo que entendemos que todavía hay margen para que quede resuelto", dice Narbona, preguntada por la delegación catalana


Este lunes se reunió la comisión permanente de la ejecutiva federal del PSOE, capitaneada por su secretario general, y tras la cita en Ferraz compareció la presidenta del PSOE, Cristina Narbona. Ya su primera respuesta a los periodistas, a la pregunta de si estaba conforme el partido con los emisarios elegidos por el Govern, daba a entender que la cúpula no daba todo por cerrado: "Desde el PSOE confiamos plenamente en el liderazgo que va a ejercer el Gobierno de Pedro Sánchez en el desarrollo de la mesa de diálogo y no entramos a valorar algo que entendemos que todavía hay margen para que quede resuelto".

Una pugna entre JxCAT y ERC

A partir de ahí llovieron varias preguntas de los medios de comunicación en ese mismo sentido. Narbona, aunque insistía en que el partido no se pronunciaba sobre la composición —no quiso valorar, por ejemplo, el hecho de que el Govern incluyera en su cupo a un investigado por la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre, el republicano Josep Maria Jové—, sí que vino a sugerir que los socialistas no dan por hecha y liquidada la propuesta llegada desde Barcelona. "La composición de la mesa será la que veamos de aquí a dos días. Por parte del Gobierno, se ha mantenido lo que está planteado en el acuerdo, es decir, que haya una mesa de diálogo entre gobiernos. El Gobierno de España, el Gobierno de Pedro Sánchez, ha hecho su propia propuesta. Bien, dejemos que llegue el momento de la celebración de la mesa y veamos cual es finalmente esa composición", respondió.

"La composición de la mesa será la que veamos de aquí a dos días. Por parte del Gobierno, se ha mantenido lo que está en el acuerdo", explica

Sin embargo, el Govern dio por hecha su delegación, hasta el punto de que mañana martes la nombrará el Consell Executiu. "Veremos si alguna de las cuestiones que se han puesto sobre la mesa se mantienen. Hay dos días por delante", remachó tras varias cuestiones de los periodistas en el mismo sentido.

Ferraz no da por cerrada la mesa y sugiere que no le vale la delegación del Govern

Las palabras de Narbona caminaban en la misma dirección que las de Eva Granados, vicesecretaria general del PSC y portavoz parlamentaria, desde Barcelona. El partido hermano está "decepcionado" con la composición comunicada por el Govern, dijo con total claridad, y la cúpula de Miquel Iceta siempre acostumbrada a estar sintonizada con Ferraz.

Es más, el PSC ve en el listado trasladado este lunes la plasmación de la pugna entre JxCAT y ERC: "Al lado de la decepción, también hay un ruego de que el Govern de Cataluña actúe pensando en el interés general, y no en las familias del independentismo". Granados lamentó que se traslade la "lucha" entre los socios de la Generalitat a la mesa, porque no se puede perder más tiempo y no habrá otra oportunidad para el diálogo, informa Europa Press. La dirigente valoró que el Gobierno de coalición "se toma más en serio" la apuesta por la distensión y el entendimiento "que el de Cataluña".

También Calviño

También la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, también dio a entender ese malestar del Ejecutivo tras el comunicado del Govern. "Tratándose de una mesa de diálogo entre gobiernos, lo lógico es que los representantes formen parte de los gobiernos respectivos y no creo que haya más comentarios al respecto", indicó, informa EFE.

La dirigente avanza que el presidente "no va a poner" sobre la mesa otra cosa distinta a la 'Agenda para el reencuentro' que ya entregó a Torra

Narbona, como ya hizo Sánchez desde Bruselas el jueves pasado, insistió en que el diálogo ha de comenzar por lo sencillo, por aquellas "cuestionen que susciten menos discrepancias". Sin embargo, el Govern ha venido insistiendo en que someterá a debate el ejercicio del derecho de autodeterminación y la petición de amnistía para los presos del 'procés'.

Es más, el jefe del Ejecutivo no llevará al foro que se reunirá el miércoles en la Moncloa una propuesta propia de resolución del "conflicto político" en Cataluña. "No se va a poner" sobre la mesa un documento distinto al que ya entregó a Torra en su reunión en el Palau de la Generalitat el pasado 6 de febrero. Es la 'Agenda para el reencuentro', de 44 puntos, que recogen cuestiones como inversiones o traspasos. Está "muy alejado" el momento de hablar del "final de un eventual acuerdo sobre el futuro de Cataluña dentro de España". La presidenta del PSOE señaló que tras una década de "desencuentros", la situación no se resuelve en una reunión. Además, hay procesos electorales por delante que pueden hacer "más compleja" la discusión. El partido espera que una legislatura sea "el tiempo suficiente" para dar una salida a Cataluña, aunque no descarta que el proceso se alargue. La voluntad del Gobierno, no obstante, es avanzar "rápido", pero también siendo consciente de las "dificultades".

Ferraz no da por cerrada la mesa y sugiere que no le vale la delegación del Govern

La rueda de prensa de este lunes en Ferraz estuvo protagonizada, como la anterior, del 27 de enero, por Narbona, y no por el secretario de Organización, José Luis Ábalos, habitual portavoz de las ejecutivas del PSOE. La dirigente, como era de prever, explicó que la ausencia del número tres no se debe al 'Delcygate': "El ministro Ábalos tiene muchísimas tareas y es posible que algunas veces me tengan con ustedes, y yo encantada de acudir cuando así se me solicito. No hay ninguna otra razón y nada que ver" con su polémico encuentro en Barajas con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez.

Carlos Iturgaiz, un "regreso al pasado"

Cristina Narbona, durante su intervención inicial ante la prensa, ya valoró el nombramiento de Carlos Iturgaiz como candidato a lendakari tras la destitución fulminante del presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, por parte de Pablo Casado. El PSOE lamenta "profundamente" que la formación conservadora "regrese al pasado" con la designación de un dirigente, que ya lideró el PP vasco entre 1996 y 2004, y que es un "personaje" que se posiciona en el "extremismo de derechas". 

Narbona recordó la vinculación de Iturgaiz con su mentor, el exministro Jaime Mayor Oreja, y con el expresidente José María Aznar, y subrayó cómo el candidato, en sus primeras entrevistas, ha llamado al voto útil de los de Vox.

Casado, para Ferraz, no se coloca en la "moderación", sino en el "extremismo de derechas", y ubica a su partido en una posición "radical" que no es "positiva" para España. La presidenta del PSOE aconsejó al jefe del PP que mire a Alemania, donde la CDU de Angela Merkel aísla a la ultraderecha. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios