CASO DEL EXEMBAJADOR ESPAÑOL EN VENEZUELA

PDVSA transfirió 4 millones de dólares a una cuenta suiza de los socios de Morodo

Los movimientos de una cuenta bancaria suiza usada por la petrolera estatal de Venezuela revelan nuevos pagos al entramado del exembajador español en Venezuela

Foto: El exembajador Raúl Morodo, camino de su declaración ante la Audiencia Nacional en mayo de 2019. (EFE)
El exembajador Raúl Morodo, camino de su declaración ante la Audiencia Nacional en mayo de 2019. (EFE)
Adelantado en

La sociedad panameña Welka Holdings Limited, instrumento financiero habitual de la petrolera estatal PDVSA, remitió una transferencia de cuatro millones de dólares (3,4 millones de euros) a una empresa de la trama del exembajador español en Venezuela Raúl Morodo. Ocurrió el 8 de junio de 2012 y el dinero lo recibió la firma Lakeside Overseas Limited, con sede en el paraíso fiscal de San Vicente y Granadinas y que estaba administrada por los padres del malogrado Juan Carlos Márquez, socio de Morodo, embajador entre 2004 y 2007. Así consta en documentación a la que ha tenido acceso este diario.

Márquez y Morodo son dos actores capitales en una trama para supuestamente expoliar unos 30 millones de euros de los recursos públicos de PDVSA a cambio de contratos ficticios de asesoría, según investiga la Audiencia Nacional. La transacción se llevó a cabo en el banco suizo Compagnie Bancaire Helvétique (CBH), una de las entidades usadas por PDVSA para gestionar fondos en el extranjero.

El Confidencial ha tenido acceso a los movimientos de la cuenta de CBH de esa transferencia millonaria. Los titulares instrumentales de la sociedad son el venezolano Juan Márquez y su esposa española, Carmen Cabrera, padres del exabogado de PDVSA Juan Carlos Márquez. Este apareció muerto en mayo pasado en su despacho de San Sebastián de los Reyes (Madrid). Fue socio y colaborador fundamental en las actividades ilícitas en las que están acusados también Raúl Morodo (A Coruña, 1935), su hijo Alejo, las mujeres de ambos y el venezolano Carlos Adolfo Prada. Todo ello sucedió con el beneplácito del presidente Hugo Chávez y de Rafael Ramírez, ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y presidente de la petrolera. Este último firmaba las autorizaciones para abonar las facturas a la trama.

El magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz investiga con la ayuda de la Fiscalía Anticorrupción esa red societaria urdida por chavistas y Raúl Morodo para apropiarse presuntamente de más de 30 millones de euros de los recursos públicos de Venezuela entre 2012 y 2015. El juez les imputa por los delitos de corrupción en transacciones comerciales internacionales, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda pública. Fuentes judiciales han confirmado a este diario que Lakeside Overseas Limited es una de las sociedades incluidas en la comisión rogatoria que envió España a Suiza para conocer la extensión de la red de Morodo y sus socios en otros países. También se han remitido comisiones rogatorias a Portugal y Panamá.

Raúl Morodo, en la presentación de la obra póstuma de Santiago Carrillo 'Mi testamento político', en 2012. (EFE)
Raúl Morodo, en la presentación de la obra póstuma de Santiago Carrillo 'Mi testamento político', en 2012. (EFE)

Los Márquez, los titulares de esa sociedad, se dirigieron a Ginebra para abrir una cuenta en CBH, según ha podido saber este diario. El banco les vendió Lakeside Overseas, una firma puramente instrumental registrada en el paraíso fiscal de San Vicente y Granadinas. Este sistema responde a una operación financiera habitual para ocultar el nombre de los verdaderos titulares de la cuenta. Seguidamente, PDVSA transfirió varios millones a la trama societaria a través de Lakeside Overseas. No solo fueron los 3,4 millones de euros de junio de 2012, sino que esa sociedad 'offshore' también recibió al menos otros 2,7 millones entre 2013 y 2014, según la investigación judicial.

Tras finalizar su periplo como abogado en PDVSA, Juan Carlos Márquez se había instalado en España en 2014. Aquí comenzó una nueva vida. Primero vivió en una típica urbanización de nuevo cuño del barrio de Las Tablas, al norte de Madrid. En 2017, se mudó a una lujosa casa de la exclusiva urbanización La Moraleja, ubicada en el municipio madrileño de Alcobendas.

El abogado de la esposa de Juan Carlos Márquez, Ana Korina Ulloa, declinó hablar sobre la sociedad 'offshore' Lakeside Overseas. Por su lado, Alejo Morodo no contestó a los mensajes ni a las llamas telefónicas de este medio.

Una trama engrasada para blanquear

El sistema de funcionamiento de la red seguía supuestamente un esquema típico de otros casos que afectan al blanqueo de capitales en España con dinero procedente de Venezuela. Los artífices de la trama crearon sociedades ‘offshore’ en jurisdicciones opacas como Panamá o San Vicente y Granadinas. Posteriormente, abrieron cuentas en Suiza y Portugal para luego traer poco a poco los fondos a España y comprar inmuebles, entre otros bienes. Según las investigaciones policiales y judiciales, la llegada a España del capital se camuflaba mediante préstamos, donaciones e ingresos por herencias, todos ellos ficticios, que se repartían entre los familiares y allegados de la red.

En el caso de la familia Morodo, sucesivas facturas pagadas por PDVSA fueron canalizadas a través de la sociedad panameña Furnival Barristers Corporation, creada en abril de 2008 con hombres de paja y mediante acciones al portador, una forma de ocultar a los auténticos beneficiarios de las empresas en los paraísos fiscales. Hasta octubre de 2016, no apareció en el registro público de Panamá el nombre de Alejo Morodo Cañeque, hijo del exembajador, como presidente de la sociedad. Tampoco hasta esa fecha las acciones pasaron a ser nominativas en lugar de permanecer anonimizadas al portador. En ese momento, la Fiscalía Anticorrupción ya había iniciado las indagaciones que precedieron a la judicialización del caso.

Aequitas Abogados y Consultores Asociados SL, mercantiles de las que es administrador único Alejo Morodo, también expidieron facturas de entre 80.000 y 160.000 euros mensuales a PDVSA. Según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, en 2013, Aequitas Abogados tuvo un beneficio neto de 609.480 euros; en 2012, ganó 191.000.

Los pagos librados a los Morodo llevaban la firma de Rafael Ramírez, presidente de la estatal petrolera PDVSA entre 2004 y 2013. Ramírez, el hombre más poderoso de la economía chavista en ese periodo, fue señalado ('official B') por un tribunal de Houston como colaborador necesario en la sustracción de cerca de 11.000 millones de dólares de PDVSA.

Amistad con Hugo Chávez

Raúl Morodo llegó a ser embajador (2004-2007) en Caracas propuesto por José Luis Rodríguez Zapatero y José Bono. No es diplomático de carrera. Morodo había fundado junto a Enrique Tierno Galván el Partido Socialista Popular en 1968, a cuya formación también se unió Bono.

Zapatero y Bono sabían que Morodo podía congeniar con el fundador del "socialismo del siglo XXI", Hugo Chávez. Además, Morodo conocía el país por sus continuas visitas anteriores.

Tanto llegó a congeniar Morodo con Chávez que el presidente venezolano lo veía asiduamente y lo citaba a menudo en sus discursos. En su programa 'Aló presidente' del 12 de abril de 2007, Chávez decía de Morodo: "Hace poco tuve una interesante reunión con el embajador del Reino de España en Venezuela, es un excelente amigo, es un hombre socialista Raúl Morodo, escritor, intelectual, buen amigo, y el exministro de Defensa del Gobierno de España don Pepe Bono nos visitaba, y vino también don Mário Soares, expresidente de Portugal, tuvimos una conversación maravillosa". Morodo era muy amigo del político socialista portugués, a quien frecuentó desde los años sesenta.

En otro discurso, con motivo de la inauguración de un tramo del metro de Caracas en octubre de 2006, con su habitual prosopopeya, Chávez se refirió al embajador español con estas palabras: "Acompañamos espiritualmente al embajador Raúl Morodo en el Panteón Nacional, gracias, embajador, por su ofrenda floral ante el sarcófago que guarda los restos de Bolívar en el Día de la Hispanidad. Queremos la hispanidad, queremos a España, la de García Lorca, la de Zapatero, la de Morodo, la España, nuestra madre España".

El periodista venezolano Nelson Bocaranda ha escrito sobre esa relación entre Chávez y Morodo. Cuenta Bocaranda que Morodo era el único diplomático, junto al embajador cubano, que tenía línea telefónica directa con el comandante en jefe. También ha narrado el periodista cómo un día Chávez, sin previo aviso, convocó a Morodo al palacio presidencial de Miraflores. Allí acudió el político español.

Lo que sucedió a continuación fue una sorpresa para el embajador y ofrece pistas sobre cómo se fueron labrando los vínculos entre los Morodo y la petrolera estatal hoy investigados. Escribe Bocaranda: "El caudillo lo invitó a viajar con él en su avión presidencial para 'un viajecito de ida y vuelta de unas dos horas al interior del país'. Cuando aterrizó la aeronave estaban en La Habana. Chávez le presentó a los hermanos Castro y el viaje duró hasta el otro día. Morodo no tenía más ropa con él y así terminó el viaje de unas 30 horas. Tal fue la relación que de allí vino la presentación del hijo a Rafael Ramírez, presidente de PDVSA, antes de que terminara su cargo en Venezuela en 2007. Ramírez fue en ese mismo viaje a Cuba".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios