GALICIA, EL GRAN ESCOLLO PARA MEJOR UNIDOS

Cs empieza a negociar con el PP con la idea de que Casado doble el brazo a Feijóo

García Egea y Espejo mantuvieron ayer en el Congreso el primer encuentro para intentar una alianza preelectoral y Ciudadanos avisa: "O será en las tres autonomías o no será"

Foto: Alberto Núñez Feijóo y Pablo Casado, en una imagen de archivo. (EFE)
Alberto Núñez Feijóo y Pablo Casado, en una imagen de archivo. (EFE)
Adelantado en

Ciudadanos y el PP han comenzado oficialmente en el Congreso la negociación para buscar una alianza preelectoral a las elecciones de Galicia y País Vasco del 5 de abril y para las catalanas... cuando toquen. Teodoro García Egea y José María Espejo han abierto el fuego cara a cara. Fuentes de la gestora naranja aseguran que "es demasiado pronto" para que haya acuerdo alguno, pero que negocian con una premisa clara: o se llega a un acuerdo "en pack" para las tres comunidades o no habrá candidatura constitucionalista. "Casado tendrá que doblar el pulso a Feijóo o se demostrará que el PP no quería realmente el acuerdo".

Los tiempos se están precipitando desde que Iñigo Urkullu convocara este lunes las elecciones vascas y Alberto Núñez Feijóo le replicara horas más tarde. Poco después, Ciudadanos enviaba al PP su propuesta para negociar Mejor Unidos en "una situación excepcional". Ciudadanos entiende que "el nacionalismo es igual de malo en Cataluña que en Galicia o el País Vasco", y que por ello el acuerdo "tiene que ser en las tres comunidades". El PP, por su parte, quiere el acuerdo para Cataluña, donde está por debajo de los 'naranjas' pese al descalabro de estos en las encuestas, pero también para unas generales.

Esta primera reunión, "cordial y productiva" según fuentes del PP, ha servido para "avanzar en la necesidad de que el centroderecha vaya unido a las elecciones, como siempre ha defendido el presidente Casado, en País Vasco y Cataluña". Curiosamente, se obvia Galicia al hablar de los territorios en los que "el centroderecha debe ir unido para que la izquierda/radicales/independentistas no aprovechen la fragmentación de voto".

En el País Vasco, la presencia de Ciudadanos es residual: apenas obtuvo en las generales pasadas 13.000 votos en las tres provincias. El PP, con 103.000 votos, logró un escaño a última hora en Vizcaya. Vox tampoco es una preocupación con sus 28.000 votos. No habría problema en llegar a un acuerdo de listas conjuntas, integrando a figuras procedentes del entorno de Ciudadanos y, tras la resistencia del PP vasco a otros planes, con Alfonso Alonso como cabeza de cartel.

Galicia, el verdadero problema

El verdadero problema es en Galicia. Feijóo busca igualar a Manuel Fraga y revalidar una cuarta mayoría absoluta, y no está dispuesto a sacrificar ni sus listas ni las siglas. Como mucho, "integrar a políticos de Cs en algunos lugares de las candidaturas del PP", algo que fuentes de la gestora naranja rechazan categóricamente. "El acuerdo es para las tres autonomías o no será", insisten. El problema es que "Feijóo le abre un frente interno a Casado: que se retrate y le doble el pulso".

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

Al contrario de lo que sucede en Cataluña -donde una candidatura conjunta de PP y Cs sumaría un escaño menos que si acuden por separado, según la última encuesta de GAD3 para 'La Vanguardia'-, en Galicia la fórmula Galicia Suma o Mejor Unidos, la marca que ha registrado ya Ciudadanos, puede ser decisiva para que Feijóo conserve la mayoría absoluta. Las encuestas le sitúan justo en los 38 escaños necesarios, por lo que ir en coalición con Cs le podría dar el colchón para garantizársela.

Pero es que, además, en Galicia se necesita que un partido supere el 5% para tener representación en el Parlamento autonómico: Ciudadanos se quedó con el 3,4% en las autonómicas de 2016, las últimas celebradas. Yendo solo parece imposible que los 'naranjas' puedan entrar en la Cámara gallega, teniendo en cuenta su desplome en el último año. Además, y para complicar el panorama a PP y Cs, esta vez Vox sí puede irrumpir: en 2016 no existían, pero en las pasadas elecciones generales el 10-N obtuvieron más de 114.000 votos y un 7,8%.

Feijóo y Cs se necesitan

Es decir, que a Feijóo le conviene la alianza con Ciudadanos para intentar asegurar la mayoría absoluta que ahora mismo pende de un hilo y Ciudadanos la necesita para que alguno de sus políticos entre en la Cámara, aunque sea bajo el paraguas del PP, porque en solitario están muy lejos de superar el 5% necesario para tener representación. Para la gestora, "la pelota está ahora en el tejado de Pablo Casado: que demuestre que la oferta de España Suma no era solo una trampa electoral".

Para el PP, según varias fuentes del partido en Cataluña y el País Vasco, hay que negociar sin prisa (aunque las candidaturas deben estar inscritas antes de ocho días). "De arriba a abajo y sin olvidar las generales. Cataluña Suma, Euskadi Suma, Galicia Suma... y también España Suma", insiste una de ellas. La negociación no ha hecho más que comenzar. Y los pulsos y los actores son muchos: desde Casado a Feijóo pasando por Alfonso Alonso y Alejandro Fernández, en el PP, a Arrimadas o las luchas intestinas en Cataluña entre Roldán, Carrizosa o Martín Blanco por ver quién será finalmente el candidato naranja.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios