adelanto electoral para el 5 de abril

Feijóo se lanza a por el reto de Fraga de una cuarta mayoría absoluta

El presidente del PP gallego repite como candidato en el escenario más adverso para el partido desde 2005

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en un tractor de grandes dimensiones. (EFE)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en un tractor de grandes dimensiones. (EFE)

El mismo Feijóo que en 2015 veía "razonable" limitar a dos los mandatos presidenciales ha anunciado este martes que optará por cuarta vez a la presidencia de la Xunta. Lo hace, afirmó, por "responsabilidad" y "compromiso con Galicia", una Galicia a la que apeló con insistencia y que figuraba como único lema del atril desde el que se dirigió a la junta directiva del partido, en una intervención transmitida en directo por la radio y la televisión públicas. Justificó su decisión por la inestabilidad de la política española y por la necesidad de evitar rupturas en la sociedad gallega como la que a su juicio preside la política estatal. Sus correligionarios suspiraron con alivio, conscientes de que la de Feijóo es su única baza para retener el poder en Galicia.

El presidente de los populares gallegos eligió para dar a conocer su voluntad de continuar al frente de la Xunta el mismo escenario en el que irrumpió en la política gallega en 2005, cuando lanzó su candidatura a presidir el partido. Es también el lugar en el que en junio de 2018 sorprendió al renunciar a suceder a Mariano Rajoy. Recordó ese momento entre sollozos, cuando "por compromiso y por coherencia" dijo "Galicia". "Y hoy, otra vez aquí, en 2020, vuelvo a decir Galicia. Si mi partido está dispuesto, yo estoy dispuesto y a disposición de todos", anunció.

Se enfrenta así Feijóo al récord de Manuel Fraga, que impuso su mayoría absoluta en cuatro ocasiones y gobernó durante década y media. Ahora, 11 años después de su primera investidura, Feijóo ya no considera cosas "del pasado" y "difíciles de entender" para la sociedad los mandatos de "de 16 a 20 años", como defendía hace solo cinco. "Tras tres victorias electorales, muchos pueden pensar que no tengo nada que ganar, pero lo que quiero es que Galicia no tenga nada que perder", proclamaba entre aplausos de los suyos, antes de despedirse con un "Galicia, Galicia, Galicia, y por cuarta vez Galicia". "Porque Galicia… ¡es todo!".

Antes de ese emotivo cierre, se explicaba Feijóo: "Ante cualquier duda, elección y cuestión siempre dije Galicia", para añadir: "Si mi partido está dispuesto, yo estoy a disposición de Galicia. Si mi partido quiere, yo quiero ser el candidato a la presidencia de la Xunta. Si los gallegos quieren, yo seré el presidente de todos los gallegos sin excepción". "Soy Alberto Núñez Feijóo y los gallegos saben lo que pueden esperar de mí", continuó.

Aunque todo el partido daba por hecho la intención de Feijóo, la espantada a la política nacional de junio de 2018 flotaba en el ambiente, para darle el único punto de emoción a una decisión con la que el PP afronta en mejores condiciones una cita de resultado incierto, la más reñida sobre el papel en muchos años. Lo es porque el PSOE no solo le pisa los talones a los populares en su tradicional feudo gallego, como lo demostró en todas las citas electorales de 2019, en las que llegó incluso a aventajar a su gran rival por primera vez en su historia. Lo es también porque por primera vez la división no es patrimonio de la izquierda, y Feijóo deberá competir con Ciudadanos y, sobre todo, con un Vox al alza, lo que puede dejar al PP en la difícil circunstancia de necesitar un pacto con la extrema derecha para retener el Gobierno de Galicia.

(EFE)
(EFE)

Feijóo, que venía dejando avisos de que su intención era continuar, tenía poco interés en adelantar unas elecciones que tocaban para después del verano, pero en la planificación del PP gallego no estaba contemplado el adelanto electoral en Cataluña que anunció en enero Quim Torra. En solo dos semanas, primero el lehendakari Íñigo Urkullu e inmediatamente el propio Feijóo convocaron elecciones exprés, con el objetivo de evitar que sus procesos electorales se vean contaminados de la campaña catalana. Antes de que pasaran 24 horas desde el anuncio de Torra, Feijóo anunciaba la fecha del 5 de abril para las elecciones y su candidatura a la reelección.

Feijóo reivindicó ante la junta directiva su intención de ser reelegido presidente para ejercer su responsabilidad en un momento "clave para Galicia y la España de las autonomías", y así preservar la "estabilidad" gallega a la que también apeló con insistencia la víspera, cuando anunció la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones. Así, reclamó la confianza de los gallegos y transmitió a los suyos que ve posible conseguir una nueva mayoría absoluta, aunque no sea "fácil".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios