El presidente del PP en su discurso más duro

Un Casado duro y contundente hace guiños a España Suma y deja sin sitio a Abascal

El PP empieza su carrera para monopolizar la oposición y su jefe de filas aprovechó para cultivar España Suma con una defensa de Rivera frente a los ataques de Sánchez

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

Pablo Casado se estrenó en el arranque de la legislatura con un duro discurso en contra de Pedro Sánchez que convenció a sus diputados como una réplica posible a los pactos del dirigente socialista con Podemos y los independentistas, pero también por haber dejado sin margen por la derecha (a Santiago Abascal) en las denuncias de fondo.

[La investidura de Sánchez, en directo]

El PP empieza su particular carrera por monopolizar el papel de la oposición al futuro gabinete del PSOE y Podemos y su jefe de filas aprovechó para cultivar la oferta de España Suma con una improvisada defensa de Albert Rivera, atacado por Sánchez pese a su retirada. "Ojalá fuera usted la mitad de patriota que el señor Rivera", proclamó el sucesor de Mariano Rajoy entre aplausos de los suyos más algunos diputados de Cs y la aquiescencia desde el escaño Inés Arrimadas.

Los parlamentarios populares destacaban el hecho de que entre las descalificaciones de los pactos, el relato pormenorizado de las contradicciones de Sánchez con sus promesas electorales (el recurso al preguntar por su insomnio al gobernar con Iglesias) y la exigencia de medidas contra Quim Torra, Casado había cercado al candidato socialista.

Un Casado duro y contundente hace guiños a España Suma y deja sin sitio a Abascal

En el Partido Popular daban por hecho que la reacción de la Moncloa sería calificar a Casado de duro y extremista para eludir las cuestiones nucleares de la factura que su actual inquilino está dispuesto a pagar a ERC para seguir en el cargo: el referéndum de autodeterminación y la amnistía para los golpistas encarcelados y huidos, como detalló Rafael Rufián. "Sin mesa (de gobiernos) no hay legislatura", que sentenció el portavoz de los secesionistas.

Según comentaban en el Grupo Popular, en la comparación directa con el discurso de Abascal, el presidente del PP dio primero, con más claridad y capacidad dialéctica, mientras que el presidente de Vox solo pudo añadir a las denuncias de Casado sus planeamientos más populistas y conocidos para volver a sus propuestas o manías contra el feminismo oficial o los menores inmigrantes.

Ya como detalle sobre el reto que tiene fijado el PP para agrupar al centro derecha, Casado aprovechó que el partido de Miguel Ángel Revilla, escandalizado con los acuerdos de Sánchez con los independentistas, haya decidido votar en contra de su investidura para ofrecer el apoyo del PP en el gobierno autonómico de Cantabria. Como el PSOE amenaza con dejar en minoría al PRC, hasta ahora aliado fijo de los socialistas, el presidente del PP tanteó esa nueva alianza en una región electoralmente nada inclinada a la izquierda.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios