RECEPCIÓN POR LOS 41 AÑOS DE LA CONSTITUCIÓN

Guiño del PSOE a ERC: su tercera reunión negociadora será el martes en Barcelona

Sánchez desliza el dato que posteriormente confirman fuentes de los dos partidos. Se trata de un gesto de cara a los republicanos, aunque no se sabe si la cita será la definitiva para cerrar el acuerdo

Foto: Pedro Sánchez saluda a las presidentas de Congreso y Senado, Meritxell Batet y Pilar Llop, este 6 de diciembre en la Cámara Baja. (EFE)
Pedro Sánchez saluda a las presidentas de Congreso y Senado, Meritxell Batet y Pilar Llop, este 6 de diciembre en la Cámara Baja. (EFE)

Finalmente, Barcelona. La capital catalana será el escenario de la tercera reunión negociadora entre el PSOE y Esquerra Republicana de Catalunya, el próximo martes, 10 de diciembre. Será una cita "importante", pero quizá no la "definitiva" para propiciar la investidura de Pedro Sánchez.

Fue el propio presidente en funciones quien deslizó primero que ese encuentro entre las dos formaciones sería en Barcelona. Lo hizo durante una conversación informal con los periodistas durante la recepción en el Congreso con motivo del 41º aniversario de la Constitución, este 6 de diciembre. Posteriormente, fuentes oficiales tanto del PSOE como de ERC confirmaron que la cita sería allí. Falta por decidir la hora y el lugar, pero no tiene por qué ser el Parlament de Catalunya puesto que, como señalaban fuentes de la cúpula socialista, se está hablando con ERC como partido, y no con el grupo parlamentario autonómico.

Ya antes del arranque de las conversaciones entre las dos delegaciones, encabezadas por Adriana Lastra y Gabriel Rufián, se había barajado como una posibilidad que alguna de las reuniones tuviera lugar en Barcelona, también como un gesto de acercamiento de los socialistas a los republicanos. En Ferraz subrayan que, por descontado, no se trata de ninguna "cesión" a los independentistas, pues no deja de ser un encuentro en "una ciudad española como cualquier otra". Un ejemplo cercano: Lastra cerró el pacto con el Partido Regionalista de Cantabria en Oviedo, en la sede de la Federación Socialista Asturiana.

El PSOE subraya que no se trata de ninguna cesión a ERC, porque BCN es una ciudad como cualquier otra. El pacto con el PRC se cerró en Oviedo


Otro dato importante en sí mismo es que la cita se mantiene. La anterior, la del pasado martes, fijó la fecha del 10 de diciembre. Pero Sánchez, el miércoles desde Londres, aseguró que si el acuerdo llegaba, este quedaría dentro del marco de la Constitución y de la ley y sería público. Sus palabras irritaron a ERC, que interpretó que el presidente estaba dando por hecho la entente. La dirección republicana amagó con suspender la reunión del próximo martes. Pero las aguas volvieron pronto a su cauce. Lastra y Rufián hablan "todos los días" —igual que el canal de comunicación entre los dos vicepresidentes, Carmen Calvo y Pere Aragonès, es fluido— y desactivaron el pequeño malentendido.

La importancia de la discreción

Desde la dirección socialista insistían, visto lo ocurrido, en la importancia de la discreción. Ambas partes han pactado no hacer declaraciones ni adelantar posturas a través de los medios o las redes sociales, porque las dos partes quieren que se llegue a un entendimiento. De momento, están acercando posturas, aunque parten de posiciones distantes.

El presidente reivindica el "pacto entre diferentes", el "entendimiento", para hacer posible que España disponga de Gobierno "cuanto antes"

Ni Sánchez ni el núcleo duro de su Ejecutivo, ni tampoco en las alturas del PSOE se quiere arriesgar. Aunque se percibe un claro optimismo y se ve posible la investidura, no se atreven a fijarse plazos. Así, la cita del martes es "importante", pero puede que no sea la "definitiva". Los socialistas están trabajando, en la última oferta que harán a ERC. La formación de Oriol Junqueras quiere que, pasada la reelección de Sánchez, se monte una mesa entre gobiernos para hablar del futuro de Cataluña. El Ejecutivo prefiere que se circunscriba a la comisión bilateral Generalitat-Estado, pero es consciente de que le tocará ceder. Se trata de buscar los "instrumentos" para encarrilar el "conflicto político". El PSOE no se opone a una mesa de partidos, ya sea a nivel autonómico, en el Parlament —foro que ya existe, aunque está paralizado—, o bien en el Congreso o en el Senado.

Guiño del PSOE a ERC: su tercera reunión negociadora será el martes en Barcelona

El presidente no dio pistas de cuál será ese "instrumento", aunque volvió a garantizar que tendrá pleno encaje en la legalidad. También añadió que ve lejana una reforma del Estatut y mucho más de la Constitución, porque requieren de amplísimos consensos y no ve al PP por la labor, aunque sí cree que esta debe ser la legislatura en la que se encauce el "conflicto" con Cataluña. En este punto, el líder socialista defendió que no es "incompatible" hablar de "crisis de convivencia", la expresión que ha venido utilizando recurrentemente en todos estos meses, y de "conflicto político", como su partido ha abrazado ahora para acercar posturas con ERC, y se remitió a sus intervenciones pasadas en el mismo Congreso.

De hecho, eso hizo el presidente en su intervención en abierto, ante los micrófonos, antes del arranque del acto institucional. Subrayó que el Estado de las autonomías y la Constitución es el "marco" para resolver las "crisis políticas y territoriales". Y una de ellas, dijo, es Cataluña, aunque también hay otras, como el reto demográfico y la despoblación, o la emergencia climática.

Sánchez reivindicó el "pacto entre diferentes" como más necesario que "nunca", especialmente tras tres procesos electorales vividos solo en 2019. Apelar a la "responsabilidad y la generosidad, al entendimiento y el acuerdo entre diferentes es fundamental para que España tenga Gobierno cuanto antes".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios